Enfermedades autoinmunes, ¿cuál es su origen?

En ocasiones el sistema inmunitario deja de reconocer determinadas sustancias o tejidos propios del organismo y, al considerarlos una amenaza, los ataca para neutralizarlos

En los últimos años, el término enfermedad autoinmune se ha hecho más habitual en las consultas médicas, pues se ha descubierto que muchos trastornos o enfermedades que no se sabían catalogar correctamente, se deben a alteraciones del sistema inmunitario.

Nuestro sistema inmunitario es el encargado de la defensa del cuerpo, mediante diferentes mecanismos ataca y neutraliza a las sustancias extrañas a nuestro organismo como pueden ser bacterias, virus, tóxicos, células cancerígenas, etc.

Pues bien, por causas aún desconocidas, hay ocasiones en que el sistema inmunitario deja de reconocer como propios uno o varios tejidos o órganos y crea anticuerpos y una reacción inmune que ataca a células, tejidos y órganos del propio organismo. Este proceso genera inflamación y lesión, dando lugar a una enfermedad autoinmune.

Se podría decir que es un proceso similar al que ocurre en una alergia. En la alergia, el sistema inmune ataca a una sustancia que, aún siendo extraña al cuerpo, en condiciones normales no debería atacar (por ejemplo, polen); y en las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario ataca a células del propio cuerpo que, en condiciones normales, tampoco debería atacar.

Causas de las enfermedades autoinmunes

Actualmente, la causa es desconocida, aunque se postulan diferentes hipótesis. Las teorías que tienen más adeptos son la predisposición genética, la influencia de ciertos medicamentos, la infección por determinadas bacterias o virus o la exposición a algunos factores ambientales. Incluso hay corrientes científicas, cada vez con más seguidores, que sugieren que la interacción de varios de estos factores lleva al desarrollo de las enfermedades autoinmunes. Una prueba de ello sería que no es raro que una persona sufra más de una enfermedad de este tipo.

Síntomas comunes

Hay diferentes enfermedades autoinmunes con síntomas muy distintos pero casi todos comparten algunos como son la fatiga, mareos, malestar crónico, fiebre e incluso depresión, que suele deberse a que el paciente no asume sufrir una enfermedad crónica, que asocia a que no tiene curación. Pero hoy en día las enfermedades crónicas, concretamente las enfermedades autoinmunes, se pueden tratar, minimizar sus síntomas y evitar su progresión.

El diagnóstico se basa en la sintomatología que presente el paciente y en algunas pruebas de análisis que no son determinantes.

Enfermedades autoinmunes más comunes

A grandes rasgos, podemos distinguir dos grupos de enfermedades autoinmunes.

Las enfermedades autoinmunes específicas de órgano, que son aquellas en que sólo se ve afectado un órgano o tejido. Las más conocidas y comunes son: Anemia
Perniciosa, Celiaquía, Diabetes mellitus tipo I, enfermedad de Graves, enfermedad de Addison, Esclerosis Múltiple, tiroiditis de Hashimoto, Miastenia Gravis, síndrome de Goodpasture, enfermedad de Crohn, etc.

Las enfermedades autoinmunes sistémicas son aquellas que afectan a más de un órgano o tejido. Las más habituales son Lupus Eritematoso Sistémico, Artritis Reumatoide, síndrome de Sjogren, Psoriasis, Sarcoidosis, etc.

En las próximas semanas os hablaremos de aquellas más habituales.

Imagen cortesía de Adrian

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar