Artrosis: enfermedad común en la tercera edad

María Enriquez 9 noviembre, 2013
Aunque suele ser común cuando llegamos a cierta edad, el sedentarismo y el exceso de peso pueden favorecer la aparición de artrosis también en personas más jóvenes.

En nuestra familia de seguro tenemos la alegría de seguir compartiendo con nuestros queridos abuelos, padres, tíos que ya se encuentren en una edad avanzada.

Son ellos quienes nos nutren con las más variadas historias de un tiempo pasado recordándonos como era la vida varios años atrás.

Durante la tercera edad se ven afectados por diversas enfermedades y condiciones físicas que los vuelven vulnerables y necesitados de cuidados especiales.

Esto es culpa de un sistema inmunitario ya debilitado y desgastado, o también de condiciones que predispone la herencia genética.

Seguidamente iremos describiendo una de las principales dolencias que sufren las personas que transitan por esta etapa.

También mencionaremos algunos consejos que, por supuesto, no sustituyen la consulta médica ni una medicación oportuna.

Se recomiendan para ayudar a paliar sus efectos haciendo de esta fase de nuestra vida lo más digna posible.

Dentro de las enfermedades degenerativas que los afectan podemos incluir:

La artrosis

Es una de las enfermedades degenerativas más comunes. El paso del tiempo puede ocasionar el desgaste del cartílago articular que, en su estado normal, permite el libre movimiento de las articulaciones.

Ese desgaste produce el roce de los huesos, que produce dolor e incapacita a los adultos mayores para desplazarse libremente.

Esta enfermedad afecta en mayor medida a las siguientes zonas del cuerpo:

  •  Caderas
  • Rodillas
  • Cuello
  • Espalda
  • Manos
  • Pies
Artrosis columna

Llevar una vida sedentaria y el exceso de peso hace que las personas sean más propensas a padecer esta enfermedad, incluso a edades más tempranas.

De momento no se ha encontrado la cura a este mal. Los tratamientos médicos van desde la prescripción de medicinas para el dolor e inflamación hasta infiltraciones aplicadas directamente a la región afectada.

En casos más graves, donde el desgaste y los dolores son muy severos, se realizan cirugías para retirar los componentes dañados de la articulación y reemplazarlos por prótesis.

El dolor desaparece pero, al colocarse la prótesis, la articulación pierde movilidad.

¿Qué medidas paliativas podemos utilizar?

Dentro de las medidas paliativas podemos mencionar la hidroterapia y los masajes.

Los pacientes que sufren de artrosis se ven muy beneficiados con los tratamientos de rehabilitación.

Si bien estos no llegarán a eliminar el problema, darán al paciente un importante alivio de los síntomas, evitando mayor desgaste, con la consecuente mejora en su calidad de vida.

Hidroterapia

Será el médico quien, luego de evaluar al paciente y proveer la medicación necesaria para tratar los síntomas de la artrosis, se encargue de indicar la rehabilitación correspondiente.

La hidroterapia es una herramienta de la fisioterapia utilizada como medida paliativa en estos casos.

Consiste en realizar ejercicios terapéuticos en una piscina acondicionada y climatizada; en todo momento esta rutina será guiada por un fisioterapeuta.

Esta terapia ayuda a mantener y a no seguir perdiendo la movilidad de las articulaciones. Como no existe gravedad en el agua, la articulación no se sobrecarga al realizar una rutina de ejercicios en ella.

De esa manera evitamos los daños que se siguen produciendo cuando el cuerpo no se mantiene en movimiento. A menor actividad física mayor será el deterioro y la degeneración.

Masajes

Otra herramienta con la que contamos son los masajes. La persona que sufre esta dolencia presenta la musculatura periarticular bastante contracturada y adolorida.

Los masajes realizados por un profesional ayudan a relajar y aflojar esos músculos afligidos por el deterioro de la articulación, de modo que disminuyen las molestias en los pacientes.

Remedios naturales

manzanilla

Dentro de la variedad de plantas que nos pueden ayudar elegimos en este caso a la manzanilla, por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Se puede aplicar un poco de aceite de manzanilla mediante suaves masajes en la articulación afectada (adquirir el aceite en su farmacia de confianza o herbolarios) para aliviar el dolor.

Conclusión

Si invertimos en nuestra salud hoy nuestro cuerpo nos lo agradecerá mañana.

Una vida saludable, sin excesos, con buenos hábitos alimenticios y, por supuesto, con actividad física constante nos puede ayudar a disminuir la gravedad de las consecuencias propias de la tercera edad.

Te puede gustar