Enfermedades hematológicas: todo lo que debes saber

03 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Hay diferentes tipos de enfermedades hematológicas, así como distintas clasificaciones de las mismas. Todas estas patologías son importantes y requieren de la mayor atención. La ciencia avanza cada vez más en su tratamiento.
 

Hay una gran cantidad de enfermedades hematológicas, algunas de las cuales son relativamente frecuentes, mientras que otras son muy raras. En todas ellas hay algún tipo de anomalía en la producción de la sangre o de algunos de sus componentes.

La mayoría de ellas pueden aparecer a cualquier edad, y también casi todas llegan a convertirse en graves problemas de salud si no se atienden a tiempo. Veremos enseguida cuáles son las principales enfermedades hematológicas, según su clasificación más convencional.

Anemias

Una de las enfermedades hematológicas más comunes es la anemia, aunque en realidad deberíamos hablar de las anemias, ya que existen varios tipos. Lo común en todas ellas es que existe una concentración de hemoglobina por debajo de lo normal.

Los principales tipos de anemia, son:

  • Ferropénica: es un tipo de anemia que se produce por la deficiencia de hierro, el cual es necesario para la formación de la hemoglobina. Es la modalidad más común.
  • Megaloblástica: también se le llama «anemia por falta de vitaminas» y es una enfermedad que consiste en la deformidad y aumento de tamaño de los glóbulos rojos. Se origina porque el nivel de algunas vitaminas están por debajo de lo normal.
  • Hemolítica: es un grupo de trastornos en los cuales los glóbulos rojos se degradan a un ritmo más rápido que la velocidad de producción de nuevas células de este tipo.
 
  • Aplásica: es una de las enfermedades hematológicas poco comunes, en la que el organismo no es capaz de producir la cantidad necesaria de glóbulos rojos desde la médula ósea.
  • Anemia de Fanconi: es una enfermedad hereditaria y rara que se caracteriza por insuficiencia en la médula ósea, malformaciones congénitas y tendencia a desarrollar tumores sólidos o de sangre.

    anemia como enfermedad hematológica
    El cansancio y la fatiga son los síntomas primordiales de la anemia

Leucemia: una de las enfermedades hematológicas más grave

La leucemia es una de las enfermedades hematológicas más graves, ya que se trata de un tipo de cáncer de la sangre. Este se forma en la médula ósea y lleva a un aumento incontrolable de los glóbulos blancos. Las células cancerosas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos saludables.

Los principales tipos de leucemia son:

  • Leucemia linfocítica aguda (LLA): es un tipo de leucemia de progresión rápida en el que hay proliferación de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos o linfoblastos. Es el tipo más común en niños.
 
  • Leucemia mielógena aguda (LMA): es una leucemia de progresión acelerada que afecta a las células mieloides, las cuales son un tipo de glóbulos blancos que deben convertirse en glóbulos blancos maduros, glóbulos rojos o plaquetas.
  • Leucemia linfocítica crónica (LLC): tiene, básicamente, las mismas características de la leucemia linfocítica aguda, pero su progresión es lenta. Es más frecuente en los adultos mayores.
  • Leucemia mielógena crónica (LMC): similar a la leucemia mielógena aguda, pero de progresión muy lenta. Es la forma de leucemia con mejor pronóstico.
  • Leucemia de células pilosas: se caracteriza por una producción excesiva de células B, las cuales se ven al microscopio como si tuviesen pelos.

Sigue leyendo: Tratamiento de la leucemia: presente y futuro

Linfomas

Los linfomas son un tipo de cáncer en el que hay una proliferación indiscriminada de linfocitos. Es decir que aumentan las células defensivas del sistema inmunitario. También surge si los linfocitos no mueren cuando deberían hacerlo. Esto generalmente ocurre en los ganglios linfáticos, pero también puede suceder en el hígado o en el bazo.

Hay más de 60 variedades de este tipo de enfermedades hematológicas, pero para efectos prácticos se han clasificado principalmente en dos grupos:

 
  • Linfoma de Hodgkin: es un cáncer del sistema linfático en el que hay un crecimiento y diseminación anormal de las células. Corresponde al 22 % de los casos totales de linfoma y es más común en personas de 20 a 40 años.
  • Linfoma no Hodgkin: es un cáncer linfático en el que los tumores se forman a partir de los linfocitos, que son un tipo de glóbulos blancos. Corresponde al grupo de linfomas más frecuentes.

Mieloma múltiple

Este es un tipo de tumor del sistema linfático que se caracteriza por la proliferación de células plasmáticas. Estas células son las encargadas de producir los anticuerpos que protegen al organismo de infecciones y cuerpos extraños.

Las células plasmáticas se encuentran en la médula ósea. Lo normal es que se multipliquen para combatir a un agente extraño y cuando este desaparece, la proliferación cesa. Cuando hay mieloma múltiple, las células siguen creciendo y se acumulan, produciendo continuamente el mismo anticuerpo en un volumen superior a lo normal.

El mieloma puede ser sintomático o asintomático. Afecta principalmente a los adultos mayores, pero puede aparecer a partir de los 40 años. Se desconoce su causa.

Glóbulos blancos
Algunas enfermedades hematológicas se caracterizan por la sobreproducción de glóbulos
 

Descubre más: ¿Qué es el mieloma múltiple?

Otras enfermedades hematológicas

Hay otras enfermedades hematológicas con una prevalencia menor que las ya expuestas. Dentro de ellas encontramos las siguientes:

  • Hemocromatosis: hay una excesiva absorción de hierro que da lugar a varias enfermedades graves.
  • Trastornos protrómbicos de la coagulación: es un trastorno de las plaquetas que genera exceso de coagulación.
  • Hemorragias por trastornos: hay anomalías en la coagulación, lo que lleva a hemorragias continuas.
  • Síndromes mieloproliferativos crónicos: comprende varias enfermedades en las que hay crecimiento incontrolado de las células de la médula ósea.
  • Síndromes mielodisplásicos: corresponden a un grupo de cánceres en los que las células sanguíneas de la médula ósea no logran madurar o no producen células sanguíneas sanas.
  • Porfirias: un grupo de enfermedades en las que hay una acumulación de diversas sustancias que producen porfirina.

¿Cómo detectar una enfermedad hematológica?

Las enfermedades hematológicas son detectables. Es importante que acudas a un médico si tienes síntomas sospechosos o antecedentes familiares. También es fundamental realizarse los chequeos de rutina que se indican en la niñez y en la adultez para encontrar alteraciones antes de que se instalen las enfermedades.

 
  • Sosa, H., Fernández-Calleja, V., Hernández, P., Schvartzman, J. B. S., Krimer, D. B., & Fernández-Nestosa, M. J. (2019). Análisis de líneas celulares eritroleucémicas con deleciones de genes implicados en el desarrollo de enfermedades hematológicas severas. Revista Científica Estudios e Investigaciones, 8, 19-20.
  • Xu, Weixian, Tracy Y. Wang, and Richard C. Becker. "Enfermedades hematológicas: desde dentro del corazón." Revista espanola de cardiologia 64.7 (2011): 606-613.
  • Rojas, Alicia, et al. "Anomalías cromosómicas en enfermedades hematológicas malignas." Acta Científica Venezolana 51.2 (2000): 109-114.
  • Pérez, J., J. C. Gómez, and D. Almaguer. "La sangre y sus enfermedades." Hematología 3 (2016): 118-128.
  • Medina Córdoba, Camila Alejandra, and Marjorie Pérez Villa. "Medidas no farmacológicas implementadas por las enfermeras para el dolor de niños con Leucemia Linfocítica Aguda." Index de Enfermería 28.1-2 (2019): 46-50.