7 enfermedades más comunes en el embarazo

Thady Carabaño · 27 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 13 diciembre, 2018
Nuestro cuerpo se transforma y se prepara para el desarrollo de una nueva vida. Estos cambios pueden provocar ciertas enfermedades muy comunes durante el embarazo. Evitarlas es posible con una vida sana y algunos consejos.

Embarazo y enfermedad son palabras contrarias al milagro de la vida que se va creando en el cuerpo y espíritu de la mujer. Sin embargo, lamentablemente, hay enfermedades más comunes en el embarazo que en otros períodos de la vida. Aunque se pueden evitar con un estilo de vida saludable, no está de más conocerlas y estar prevenida.

Un embarazo ideal es aquel que mantiene intactas la expectativa y alegre emoción que trae la llegada de un hijo. Imaginar al bebé, darle un nombre, planificar su espacio en el hogar, son de las principales ocupaciones de la madre.

Padecer alguna de las enfermedades gestacionales puede trastocar la experiencia, porque nos exige desviar la atención de la ilusión hacia cuidar y conservar la propia salud. Pero sobre todo, para evitar posibles riesgos al nuevo ser que está en formación.

7 enfermedades más comunes en el embarazo

Las enfermedades más comunes en el embarazo son típicas del estado de gravidez. Generalmente pueden mantenerse a raya con alimentación equilibrada, ejercicio físico y paz mental.

Hay otras que pueden requerir medicación y un estrecho seguimiento médico. Vamos a revisar las complicaciones más frecuentes que pueden surgir mientras esperas al bebé.

 1. Hiperémesis gravídica

Mujer embarazada siente náuseas en el baño.
Las naúseas y los vómitos es una de las enfermedades más comunes en el embarazo.

Es un nombre rimbombante y casi impronunciable. Resulta gracioso saber que a lo que se refiere es a las clásicas náuseas y vómitos que acompañan los despertares de prácticamente toda embarazada durante sus tres primeros y últimos meses.

Solo que esta enfermedad se refiere a lo que viven las madres que pueden llegar a vomitar de forma intensa y persistente, hasta 30 veces o más en un solo día.

“Al consultorio llegó una chica embarazada que vomitaba con tanta frecuencia que llevaba consigo un envase de plástico donde recogía el escaso líquido que le provocaban las nauseas”, relata una mamá impresionada con el caso.

“Estaba pálida y casi sin barriga”, comenta, “como resignada a escupir a cada momento, mientras esperaba su turno en la consulta”.

Se cree que la causa de las náuseas y los vómitos durante el embarazo es el aumento rápido de los niveles sanguíneos de una hormona llamada HCG (gonadotropina coriónica humana), que es liberada por la placenta.

Esta es de las enfermedades más comunes en el embarazo. Puede ocasionar una severa pérdida de peso y deshidratación, por lo cual puede requerir un tratamiento intensivo.

2. Diabetes gestacional (GDM)

Resulta increíble que podamos activar síntomas de diabetes durante nuestro proceso de gestación, pero así es. Se trata de otra de las enfermedades más comunes durante el embarazo.  Afortunadamente, es muy probable que desaparezca con el nacimiento del bebé.

Igualmente, hay que mantener a raya esta incapacidad del cuerpo para  procesar el azúcar. Una diabetes mal controlada aumenta el riesgo de provocar algunas de las enfermedades graves, como la preeclampsia.

También puede afectar el desarrollo del bebé, quien podría nacer extremadamente grande, presentar problemas respiratorios y, contrario a la madre, con niveles de azúcar insuficientes para su salud.

Leer más: Dieta para prevenir la diabetes gestacional.

3. Obesidad

Es muy probable que durante el embarazo no solo crezca el abdomen, sino cada una de las partes de nuestro cuerpo.

Si bien se estima que en promedio podemos aumentar entre 9 y 14 kilos durante la gestación, hay mujeres que descuidan su alimentación y aumentan su peso de forma extrema. Ello puede ser grave para su salud y la del feto.

Las mujeres con sobrepeso pueden hacer de su embarazo una enfermedad. Incluso, quienes ya presentan obesidad antes de quedar embarazadas pueden aumentar los riesgos de padecer complicaciones como preeclampsia, DMG (tipo de diabetes) e, inclusive, la muerte fetal.

4. Anemia

Tripa de embarazada siendo auscultada por un médico.
Los suplementos de hierro ayudan a evitar una de las enfermedades más comunes en el embarazo: la anemia.

Tomar suplementos de hierro es un clásico durante el embarazo. Así como recibir indicaciones específicas de consumir alimentos ricos en este mineral, como las carnes rojas y el berro.

Su consumo obligatorio es consecuencia de tener bajos los niveles de hierro en la sangre, es decir, de padecer anemia.

Si durante el embarazo padeces síntomas graves de cansancio, debilidad, palidez y hasta taquicardia, es probable que tu cuerpo no esté produciendo la cantidad de glóbulos rojos necesaria para llevar a término la gestación.

Pon mucho cuidado a la anemia. En casos severos, la falta de hierro puede exigir medidas extremas como transfusiones de sangre.

 5. Hipertensión

La preeclampsia es un padecimiento muy temido por las embarazadas. Es de las enfermedades más comunes en el embarazo, consecuencia de una presión arterial alta y mal controlada, bien sea antes o durante el embarazo.

Pueden ocurrir complicaciones como el desprendimiento de la placenta, al quedar ésta separada de la pared del útero. También puede sobrevenir una diabetes gestacional.

Quienes se descuidan con las consecuencias de la hipertensión pueden enfrentar parto prematuro, tener un niño con tamaño no correspondiente a su edad gestacional y la fatal muerte del bebé. Mantener un estricto control médico es lo indicado para evitar esta complicación.

6. Infecciones

Las infecciones urinarias están registradas como una de las enfermedades más comunes en el embarazo. También lo está la gripe o influenza. Aparecen otras más complejas como la hepatitis B. Conoce un poco sus síntomas para que se lo comentes al médico si llegaras a padecer alguna.

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Puedes tener una ITU si sientes algunos de los síntomas que describimos a continuación. Hacerte un examen de orina es lo habitual en estos casos.

  • Dolor o ardor cuando orinas.
  • Fiebre, cansancio o temblores.
  • Impulsos seguidos de orinar.
  • Presión en el vientre inferior.
  • Orina con fuerte olor, turbia o rojiza.
  • Náuseas o dolor de espalda.

Vaginosis bacteriana (VB)

Se trata de una infección vaginal. La vaginosis bacteriana ha sido relacionada con bebés prematuros y de bajo peso al nacer. Tienes que acudir de forma inmediata al médico si notas alguno de los siguientes síntomas:

  • Descarga de fluidos grises o blanquecinos con fuerte y desagradable olor.
  • Ardor al orinar o picazón.

Virus de la hepatitis B (VHB)

Tripa de embarazada.
Las infecciones también son enfermedades más comunes en el embarazo.

Si llegaras a contraer esta enfermedad, corres el riesgo de transmitírsela a tu bebé.  Con pruebas de laboratorio puedes descubrir si eres portadora de hepatitis B.

Es una infección viral que puede que no te provoque síntomas, pero su presencia puede ser real cuando aparecen estas condiciones:

  • Piel y blanco de los ojos de color amarillento.
  • Orina oscura y heces pálidas.
  • Náuseas, vómitos y diarrea.

7. Problemas de salud mental

No todo es felicidad durante el embarazo. Si bien la depresión postparto es frecuente entre las madres que ya tienen al bebé en sus brazos, durante el crecimiento del vientre también pueden hacerse presentes estados de desánimo, con emociones como tristeza, ansiedad y nerviosismo.

Estas sensaciones suelen ser transitorias, pero cuando ocurren durante semanas, probablemente se trate de un severo trastorno emocional.

La depresión que persiste durante el embarazo puede dificultar que una mujer cuide de sí misma y de su bebé. De hecho, hay estudios que confirman que ser una madre deprimida afecta al desarrollo del hijo y le trae consecuencias que alteran su vida adulta.

Quizá te interese: Depresión posparto: qué es y cómo tratarla.

Cuidar cuerpo y mente

La vida del bebé es la prioridad durante el embarazo. Es como una pequeña joya que brilla y a la vez una semilla que crece sin detenerse. La madre, que es el albergue del nuevo ser, debe cuidar su cuerpo, pero también su mente.

Hábitos como comer abundantes frutas y vegetales y evitar el exceso de azúcar sin sacrificar los impulsivos antojos que nos asaltan durante el embarazo, son acciones que mantendrán a raya los riesgos para la futura mamá y su bebé.

Obviamente, no consumir drogas ni alcohol, y mantener medidas básicas de higiene también es fundamental para tener un embarazo sano.

Rodearse de un entorno tranquilo y seguro, alejar las preocupaciones por el futuro y disfrutar del presente es el ambiente ideal para disfrutar de la gestación.

En esta etapa, procuremos cuidarnos con mayor dedicación, por nosotras y por la nueva vida que nos crece dentro.

  • Burrow, Gerard N., and Thomas P. DuffyComplicaciones médicas durante el embarazo. Médica Panamericana,, 2001.
  • González, José Alberto Méndez, and Wilfredo Armesto Coll. “Enfermedad periodontal y embarazo.(revisión bibliográfica).” Rev haban cienc méd 7.1 (2008).
  • Regitz-Zagrosek, Vera, et al. “Guía de práctica clínica de la ESC para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares durante el embarazo: Grupo de Trabajo sobre el Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares durante el Embarazo de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).” Revista Española de Cardiología 65.2 (2012).
  • Rosell Juarte, Ernesto, Raquel Brown Bonora, and Alejandro Pedro Hernández. “Factores de riesgo de la enfermedad hipertensiva del embarazo.” Revista Archivo Médico de Camagüey 10.5 (2006): 53-61.
  • Valdés Dacal, Sigfrido, et al. “Embarazo en la adolescencia: incidencia, riesgos y complicaciones.” Revista Cubana de Obstetricia y ginecología 28.2 (2002).