Enfermedades más comunes en primavera

Andrea Flores 27 mayo, 2018
No son pocas las enfermedades que se asocian con esta época del año. El aumento de las temperaturas, la luz solar y los alérgenos propician su aparición.

En el siguiente artículo presentaremos las enfermedades más comunes que se presentan en esta estación del año.

Asma bronquial o bronquitis alérgica

Por norma general este tipo de crisis aparecen con más frecuencia en estas fechas. Esto se debe a una mayor presencia de ácaros, polvo, polen, etc. que pueden desencadenar este trastorno.

Se trata de una enfermedad respiratoria crónica en la que el paciente posee una serie de síntomas molestos debido a la inflamación de los bronquios. Por ejemplo, tos, dificultad para respirar (o disnea) e incluso sibilancias (silbidos en el pecho).

Infecciones gastrointestinales de origen bacteriano

Asimismo, el aumento gradual de temperatura y de humedad permiten el desarrollo de este tipo de infecciones fácilmente. Entre las enfermedades más comunes encontramos las producidas por la bacteria Salmonella (salmonelosis) o el cólera.

Por otra parte, su propagación se debe a una mala higiene, tanto en el ámbito personal como en la manipulación de alimentos. Los síntomas más frecuentes son náuseas y vómitos, diarrea, dolor abdominal, fiebre y malestar general.

Varicela

Se trata de una infección viral producida por la invasión del virus zóster que aumenta durante estos meses. Normalmente aparece en niños aunque puede presentarse a cualquier edad si los sujetos no la han padecido anteriormente. Esto se debe a que nuestro organismo es capaz de inmunizarse tras un primer contacto con el patógeno.

Asimismo, los efectos más usuales son fiebre moderada, cefalea, falta de apetito y cansancio general. También aparecen por todo el cuerpo una serie de manchas rojizas que producen un intenso picor en la persona. Sin embargo, la enfermedad desaparece a los pocos días sin cicatrices (si no se han infectado las lesiones dérmicas).

Conjuntivitis alérgica

Esta enfermedad se produce por la inflamación de la conjuntiva de nuestros ojos por exposición a agentes extraños. Por otra parte, existen una serie de señales o alteraciones que podemos asociar a esta patología. Normalmente aparecen el enrojecimiento, incomodidad por debajo del párpado, lagrimeo, picor, fotofobia (sensibilidad a la luz) y secreción conjuntival.

Úlceras gástricas

En esta temporada del año se produce un aumento natural del metabolismo. Esta condición puede aumentar la producción de ácido gástrico, provocando acidez e incluso reflujos. Si no se tratan correctamente el paciente puede desarrollar también úlceras gástricas, es decir, una alteración grave en la mucosa que recubre al estómago por dentro.

Los sujetos pueden sentir un fuerte dolor abdominal (sobre todo dos o tres horas después de la ingesta de comida), distensión abdominal, náuseas y vómitos, eructos, flatulencias y pérdida de peso (sin proponérselo).

Deshidratación

Se produce cuando nuestro cuerpo no posee los suficientes líquidos y electrolitos para realizar sus funciones. Por norma general se presenta con más frecuencia en los ancianos aunque puede afectar a cualquier persona.

Esta alteración médica normalmente se produce por la estancia en un lugar caluroso o la realización de ejercicio físico sin la preparación adecuada. Tener sed, orinar con menos frecuencia y con una tonalidad más oscura, sentirse cansado y los mareos son señales frecuentes.

Insolación

Se trata de una enfermedad que afecta al sistema servioso por la exposición excesiva de calor en la cabeza. Algunos síntomas comunes con las náuseas y vómitos, cefalea, aumento de la temperatura en la piel y  cansancio o somnolencia.

Por otra parte, los golpes de calor son similares a la insolación pero con una gravedad menor y pueden aparecer también en esta época.

Parasitosis

Aparece un mayor número de artrópodos como chinches, garrapatas, pulgas, etc. Esto se debe a que las condiciones ambientales son más aptas para su propagación. Sin embargo, en humanos sus efectos secundarios son reducidos, por ejemplo, pequeños granos en el lugar de la parasitación.

Faringitis, rinitis u otros tipos de alergia

Pueden producirse a partir de una reacción alérgica a los distintos tipos de polen u otros elementos ambientales. Pueden producir lagrimeo, moqueo, malestar general, tos, estornudos frecuentes, etc.

En general, los pacientes alérgicos presentan estas enfermedades de manera repetitiva ya que es típico que durante esta época del año los niveles de polen en el ambiente se incrementen de manera considerable. Además, es muy frecuente la existencia de varias asociaciones (ejemplo: rinitis junto a asma bronquial).

Bibliografía

Te puede gustar