Enfermedades de la glándula pituitaria

Katherine Flórez 20 enero, 2018
Pese a su reducido tamaño, la glándula pituitaria desempeña una imprescindible función endocrina para el correcto funcionamiento del organismo. Entre las hormonas que dependen de esta glándula encontramos la oxitocina y la tirotropina.

Hipófisis, glándula maestra o pituitaria, estos son los nombres por los que se conoce a una de las glándulas endocrinas más importantes de todo el organismo; su función principal consiste en regular la homeostasis corporal, además de otras funciones relativas al sistema endocrino.

No sólo es importante, sino compleja; parece increíble dado a su tamaño tan reducido, similar al de un guisante. Según los profesionales de la salud, esta glándula posee un tamaño de 22 milímetros cúbicos y pesa, aproximadamente, 500 miligramos en un adulto.

Está situada en la base del cráneo, donde dos huesos conocidos como silla turca y esfenoides se encargan de protegerla. Por otro lado, está conectada con el hipotálamo por medio del tallo pituitario.

Estructura de la glándula pituitaria

División de la glándula pituitaria

Podemos diferenciar tres partes:

  • Neurohipófisis (lóbulo posterior). Su origen y funcionamiento son distintos al del resto de la hipófisis. La función principal del lóbulo posterior es el almacenamiento hormonal, especialmente de la hormona antidiurética (ADH) y la oxitocina.
  • Hipófisis media. Su trabajo se centra en los tejidos cutáneos del organismo; induce la secreción de melanotropinas, polipéptidos encargados de la estimulación de los melanocitos. De este modo, la hipófisis media propicia la síntesis de melanina en la piel.
  • Adenohipófisis (lóbulo anterior). Se considera la parte más relevante de la glándula pituitaria, teniendo en cuenta su alta actividad hormonal. Se encarga de la síntesis y liberación de seis hormonas diferentes vitales para el correcto funcionamiento de todo el organismo. Destacan: hormona del crecimiento (GH), prolactina (PRL), tirotropina (TSH) y hormona luteinizante (LH).

Te recomendamos leer: 5 claves para regular las hormonas que nos hacen subir de peso

Enfermedades relativas a la glándula pituitaria

Como hemos mencionado anteriormente, la glándula pituitaria es imprescindible para el correcto funcionamiento de todo el organismo. Se encarga de la síntesis y liberación de numerosas hormonas que participan en procesos vitales. Si en algún caso la glándula falla, puede suponer multitud de perjuicios, los cuales variarán en función de la hormona que se vea afectada.

Acromegalia

Acromegalia

Se trata de una enfermedad endocrina, producida por un exceso de producción de la hormona del crecimiento (GH). Aunque se trata de una enfermedad compleja, los profesionales de la salud sólo la diagnostican pasados 10 o 15 años tras la aparición de los primeros síntomas.

Para el correcto diagnóstico de esta enfermedad, el médico ha de tener en cuenta la historia clínica del paciente además de evaluar las características morfológicas de la glándula empleando técnicas de resonancia magnética.

¿No lo sabías? 8 trucos naturales para fortalecer tus huesos

Gigantismo

Dicho padecimiento se encuentra ligado de manera íntima con la ya mencionada acromegalia; sin embargo, el gigantismo manifiesta únicamente en la etapa de la niñez.

Su relación se centra en el exceso de la hormona del crecimiento (GH) en edades tempranas; esto, justo antes de ocurrir el cierre de placas óseas, las cuales determinan el crecimiento. La segregación desmedida de esta hormona se presenta, en la mayoría de los casos, debido a tumores no cancerígenos en la zona de la glándula pituitaria.

Diabetes insípida

Dormir poco causa diabetes tipo II

Se presenta debido al déficit absoluto o parcial de vasopresina u hormona antidiurética, la cual se encarga de regular la excreción de agua a la altura de los riñones.

Esta afección se relaciona con la glándula pituitaria, especialmente con la hipófisis posterior, donde se almacena la hormona mencionada de forma previa. La diabetes insípida se divide en dos tipos: central y nefrogénica; siento la primera, la más común en el ser humano.

Síndrome de Sheehan

Cuenta con una característica única y bastante particular, sólo afecta a mujeres; puesto que se da por una hemorragia posterior al parto. Afecta a los procesos hormonales de gestación; la lactancia y la actividad progestacional disminuyen.

El síndrome de Sheehan es un infarto ocurrido en la glándula pituitaria, dando pie al hipopituitarismo, un mal que aqueja los niveles de la hormona adrenocorticotrópica.

Te puede gustar