Enfermedades respiratorias del recién nacido

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 4 febrero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 12 febrero, 2019
Las enfermedades respiratorias en los bebés pueden poner en riesgo su vida. Un diagnóstico temprano puede evitar que esto suceda.

Los bebés son especialmente vulnerables a determinadas enfermedades. Por eso, una atención temprana permitirá un diagnóstico y un tratamiento eficaz para controlar problemas como las enfermedades respiratorias del recién nacido.

Según el estudio Trastornos respiratorios en el recién nacido, los problemas respiratorios son bastante frecuentes en los bebés recién nacidos. Algo que nos puede sorprender en un primer momento.

Estas enfermedades respiratorias del recién nacido necesitan una atención temprana, ya que pueden ser potencialmente mortales. Hoy descubriremos algunas de las más frecuentes y cómo se pueden tratar.

Enfermedades respiratorias

Bebé siendo auscultado
Los recién nacidos son proclives a desarrollar enfermedades respiratorias frecuentes.

Las enfermedades respiratorias del recién nacido son conocidas, a veces, con el nombre de distrés respiratorio en el neonato. Algunas pueden tener su origen en causas infecciosas o en anomalías congénitas.

Para poder tratar algunas de las enfermedades respiratorias más frecuentes en los bebés recién nacidos, nos apoyaremos en el estudio realizado por el doctor César Alberto Orozco: Enfermedades respiratorias en los neonatos.

Enfermedad pulmonar intersticial

Esta primera de las enfermedades respiratorias del recién nacido puede afectar a todo un pulmón o solo a una parte. El problema es que se produce una ruptura irreversible de los tabiques alveolares, provocando que el aire se disperse.

Esto se produce de manera espontánea, normalmente en recién nacidos que reciben una terapia ventilatoria. En ocasiones aparece en bebés que tienen un peso muy inferior al recomendado para su salud.

El tratamiento más utilizado es colocar al recién nacido de lado (el que tiene el pulmón afectado) para colapsarlo y favorecer su curación. También se puede introducir un tubo endotraqueal en el pulmón no afectado para que el otro pueda curarse.

Lee también: 7 cuidados que necesita un bebé prematuro

Neumotórax

Esta segunda de las enfermedades respiratorias del recién nacido suele tener mayor incidencia en los recién nacidos prematuros. El problema es que el aire queda atrapado en los espacios peribronquiales, comprimiendo las vías respiratorias.

Ese aire atrapado suele escapar hacia la zona que está entre el pulmón y la pared torácica, lo que se conoce como espacio pleural. Ante esto, el recién nacido suele presentar un color de piel azulado, denominado cianosis.

Esta enfermedad es una emergencia, ya que las probabilidades de que el recién nacido muera son bastante altas. La solución suele estar en introducir un catéter en el pecho del bebé para extraer el aire que se ha escapado hacia el espacio pleural.

Taquipnea transitoria

Bebé al que le colocan respiración artificial
Si al nacer el bebé no expulsa el líquido pulmonar puede tener complicaciones posteriores.

Esta tercera de las enfermedades respiratorias de los recién nacidos dura poco, menos de 24 horas. Al igual que en el caso anterior, el bebé puede tener la piel azul y esto es debido al líquido que aún está en sus pulmones.

A pesar de que al respirar el bebé elimina una gran parte de ese líquido, en ocasiones los recién nacidos por cesárea o prematuros pueden tener dificultades para eliminarlo rápidamente.

El tratamiento suele ser monitorización constante y suministrar oxígeno al recién nacido. La respiración rápida será una característica presente en esta enfermedad. Durante el tratamiento, el bebé deberá recibir líquidos y nutrientes por vía intravenosa.

Sigue leyendo: 5 enfermedades comunes en los bebés

Otras enfermedades respiratorias del recién nacido

Hemos hablado de tres enfermedades respiratorias del recién nacido bastante diferentes entre sí. Sin embargo, debido a la cantidad de problemas de este tipo que puede haber vamos a resumir otras enfermedades que pueden estar presentes en el recién nacido.

  • Traqueomalacia congénita: la tráquea no se desarrolla de manera apropiada y presenta debilidad y flacidez. Los bebés suelen hacer ruidos respiratorios. Suele mejorar a los 18 meses.
  • Bronquiectasia congénita: las vías respiratorias se ensanchan debido a una infección o por inhalar un cuerpo extraño. Suele complicarse y el tratamiento se destina a tratar las infecciones que suelen ser recurrentes. En la mayoría de los casos, esta lesión es irreversible.
  • Hipoplasia pulmonar: altera el desarrollo pulmonar inhibiendo la ramificación de las vías respiratorias y arterias. Esto hace que exista una dificultad respiratoria que, muchas veces, causa la muerte del bebé. Es una enfermedad bastante rara.
  • Neumonía congénita: el tejido pulmonar se inflama y hace que la tasa de mortandad sea bastante alta. No obstante, con un tratamiento temprano a base de antibióticos puede evitarse la muerte del bebé.

Estas son algunas de las enfermedades respiratorias que los recién nacidos puedan padecer. Los diagnósticos tempranos siempre serán importantes para una acción rápida. El equipo médico realizará las pruebas pertinentes para evaluar el tratamiento más adecuado.

  • Bancalari, M. (2003). Ventilación de alta frecuencia en el recién nacido: Un soporte respiratorio necesario. Revista chilena de pediatría74(5), 475-486.
  • Castro López, F. W., Labarrere Cruz, Y., González Hernández, G., & Barrios Rentería, Y. (2007). Factores de riesgo del Síndrome Dificultad Respiratoria de origen pulmonar en el recién nacido. Revista Cubana de Enfermería23(3), 0-0.
  • Cotallo, G. C., Sastre, J. L., Colomer, B. F., López, N. G., & Martín, S. C. (2002). Recién nacido a término con dificultad respiratoria: enfoque diagnóstico y terapéutico. Junta Directiva de la Asociación Española de Pediatría, 257.