Enfisema pulmonar

El enfisema pulmonar es una forma de manifestación de la EPOC, caracterizada por la destrucción de la pared de los alveolos respiratorios

El enfisema pulmonar se produce debido a la destrucción de la pared de los alveolos, lo que lleva al agrandamiento permanente de los espacios aéreos. Esta afección puede cursar tanto con fibrosis como sin ella. El síntoma característico del enfisema pulmonar es la disnea (en distintos niveles de gravedad según el caso): una sensación de falta de aire.

El enfisema pulmonar se engloba dentro de los fenotipos de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Por lo tanto, junto con la bronquitis crónica, se trata de una de las dos formas en las que puede presentarse una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La destrucción de las paredes alveolares se debe principalmente a lo siguiente:

  • Tabaquismo (en el 99% de los casos).
  • Un déficit de alfa 1 antitripsina (en el 1% de los casos en los que este trastorno tiene carácter hereditario).

¿Cómo se produce el enfisema pulmonar?

purificar los pulmones

Ante todo, resulta necesario recordar la existencia de la alfa 1 antitripsina (AAT), una enzima cuya principal función es proteger a los tejidos de la acción de las proteasas. Las proteasas son otro tipo de enzimas encargadas de “romper” y separar las proteínas.

El déficit de alfa 1 antitripsina ocasiona que los pulmones queden desprotegidos y, por lo tanto, permite que las proteasas dañen el tejido pulmonar. De esta forma, se produce el efisema pulmonar. Ahora bien, este déficit puede deberse a: 

  1. Un rasgo congénito, o lo que es lo mismo, heredado. Aunque es muy infrecuente (1-2% de los casos). En estos casos, no hay AAT de manera natural.
  2. Déficit por adquisición, como consecuencia del humo del tabaco y otros gases nocivos. Por un lado, se produce un exceso de proteasas. Y, por otro lado, se inactiva la AAT. Con ello, el tejido pulmonar queda expuesto al daño.

De interés: 4 vitaminas que te ayudarán a sanar tus pulmones después de fumar

¿Qué ocurre cuando se destruyen los alveolos?

Cuando se destruyen los alveolos, el aire que se inspira entra fácilmente pero no puede expulsarse igual debido a la pérdida de elasticidad pulmonar. Por tanto, el aire queda retenido en los pulmones y en consecuencia, la respiración se le dificulta al paciente.

  • Los pacientes con enfisema pulmonar no están cianóticos, debido a que la oxigenación de la hemoglobina se mantiene dentro de los límites fisiológicos.
  • Estos pacientes tienen un volumen residual mayor (más aire dentro de los pulmones cuando estos están “vacíos” que el resto de personas).

Manifestaciones clínicas

Qué es lo que ocurre cuando se destruyen los alveolos

  • El enfisema pulmonar suele acompañarse de tos seca.
  • Es frecuente que los pacientes presenten una frecuencia respiratoria elevada (taquipnea). Esto se debe a que dichos pacientes respiran “más rápido” que las personas sanas.
  • Tras muchos años de evolución del cuadro de enfisema pulmonar, se puede desarrollar un “tórax en tonel”; es decir, el tórax se ensancha “hacia delante” como consecuencia de la hiperinsuflación.
  • Lo más característico del enfisema pulmonar es la disnea, o sensación de falta de aliento. La intensidad varía en función de la gravedad del cuadro.
    • De esta forma, habrá pacientes que sientan dificultad para respirar al realizar grandes esfuerzos (como subir una cuesta o unas escaleras), y otros que sientan que les falta el aliento tan solo con incorporarse o tumbarse.

Ver también: 10 señales de que tus pulmones pueden estar fallando

Diagnóstico

El diagnóstico del enfisema pulmonar se brinda a partir de la exploración física del paciente por parte del médico. Al igual que en otros padecimientos, se realiza una entrevista al paciente y se evalúa su respectivo historial clínico, en especial, los antecedentes familiares. Así, si han habido casos de enfisema pulmonar en la familia del paciente, esto constituirá un dato relevante a la hora de la evaluación de la sintomatología del paciente.

Por otra parte, resulta muy importante preguntarle al paciente si es fumador o si se encuentra en un ambiente de fumadores con frecuencia. Cabe destacar que los agentes irritantes como el humo del tabaco y la marihuana, y agentes contaminantes como el carbón y el polvo de sílice, entre otros, son causas comunes de enfisema pulmonar que deben tenerse en cuenta a la hora de brindar un diagnóstico.

Prevención

No-fumar

La mejor medida preventiva que se puede tomar es no fumar ni exponerse a agentes contaminantes, como los mencionados anteriormente. En el caso de que la persona sea fumadora, se recomienda que abandone el hábito en la brevedad posible para evitar que la enfermedad se desarrolle o avance, según sea el caso.

Pronóstico

El daño producido en los pulmones es irreversible, o al menos, no totalmente reversible. Por tanto, la evolución del enfisema pulmonar no tiene un pronóstico del todo favorable. La disnea tiende a aumentar y hasta el momento, no existe un tratamiento que erradique la enfermedad definitivamente.

Tan solo se pueden aplicar medidas para ayudar al paciente día a día; una de ellas es la rehabilitación pulmonar y el uso de ciertos fármacos (broncodilatadores y antibióticos, principalmente). Algunos estudios recientes han comprobado la eficacia del empleo de terapia de ozono en estos pacientes.

Por otra parte, cabe destacar que solo se realiza trasplante de pulmón en casos de gravedad extrema.

María José

Estudiante de 5º de Medicina y Alumna Interna del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Salamanca. Con la nariz siempre metida en averiguar cómo y por qué ocurren las cosas.

Ver perfil
Te puede gustar