Ensalada crujiente de gambas y hortalizas

La ensalada crujiente es una opción deliciosamente sana de alimentarnos. Podemos incluir gran cantidad de variaciones y hacer que sea un plato completo sin excedernos con las calorías

Os mostramos algunas recetas para preparar una deliciosa ensalada crujiente de gambas y hortalizas. Este plato combina el delicioso e intenso sabor del marisco con las propiedades nutricionales tan beneficiosas de las hortalizas.

Ensalada crujiente con angulas

Con esta primera ensalada podremos disfrutar de una interesante mezcla de ingredientes, con el sabor del marisco, el crujiente de la pasta y la frescura de las verduras.

Ingredientes

  • 1 ¼ tazas de brotes de lechuga (200 g)
  • ½ taza de angulas, frescas o congeladas (160 g)
  • ½ taza de gambas peladas, frescas o congeladas (100 g)
  • 4 hojas de masa filo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón (5 g)
  • 1 cucharada de mantequilla (20 g)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (60 ml)
  • 1 cucharada de vinagre de manzana (15 g)
  • Vinagre balsámico de Módena
  • Sal (al gusto)

Preparación de la ensalada crujiente

  1. Para empezar, debemos separar las láminas de masa y untarlas con un poco de mantequilla, previamente derretida con unos segundos en el microondas. Tras esto, cortaremos la masa para formas tulipas, que colocaremos sobre un molde de aluminio. Para ello, debemos recortar también las puntas con unas tijeras sin puntas.
  2. A continuación, debemos precalentar el horno a una temperatura de 165 ºC y hornear la masa durante unos 7 minutos, hasta que esté suficientemente dorada. Después, la retiraremos del horno y la dejaremos enfriar al aire. En este estado, podrá conservarse crujiente durante varios días, siempre que esté en un ambiente fresco y seco.
  3. Una vez lista la masa, debemos laminar los ajos y freírlos en aceite de oliva bien caliente. Eso sí, habrá que tener cuidado de que no se quemen, sino que simplemente se doren. Cuando estén listos, añadiremos un poco de sal para que queden más crujientes y los sacaremos de la sartén para reservarlos.
  4. Después, y empleando el mismo aceite, podemos sofreír las gambas y las gulas. Tan solo harán falta unos minutos para que estos ingredientes absorban adecuadamente el sabor del aceite y los restos del ajo.
  5. A parte de estos preparados, elaboraremos la vinagreta. Para ello, mezclaremos unas cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra con una pizca de pimentón dulce, un chorrito de vinagre de manzana y sal al gusto. Una vez mezclados todos estos ingredientes, removeremos bien el conjunto para emulsionar el aceite y conseguir un aspecto homogéneo y sin grumos.
  6. Por último, lavaremos y secaremos correctamente los brotes de lechuga. Una vez listos, partiremos las hojas más grandes hasta conseguir un tamaño adecuado.

Montaje y preparación de la ensalada

  1. Cuando hayamos dejado listos todos los pasos anteriores, montaremos la ensalada en el momento de ser servida. Para ello, rellenaremos la masa con los brotes de lechuga y la mezcla de gambas y gulas. Tras esto, sazonaremos al gusto el conjunto. Por último, aliñaremos el total con unas cucharadas de vinagreta.
  2. En lo referente a la presentación del plato, podemos servir los crujientes de masa en un plato llano, con una pizca de vinagre balsámico en el centro.

Ensalada crujiente con zanahorias y calabacín

Como segunda opción, podemos dar más protagonismo a las verduras dentro del plato con esta receta de ensalada crujiente.

Ingredientes

  • 1 taza de gambas frescas (200 g)
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 1 taza de judías verdes (150 g)
  • ½ taza de hojas de espinaca (30 g)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (60 ml)
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico (30 ml)
  • Sal y pimienta negra (al gusto)

Elaboración de la ensalada

  1. Para empezar a preparar esta ensalada, mezclaremos el vinagre con la mitad de la cantidad de aceite y un poco de sal, además de la pimienta molida. Después. pelaremos las gambas y retiraremos las puntas a las judías verdes, cortadas por la mitad longitudinalmente. A continuación, pelaremos las zanahorias, cortándolas en forma de bastones.
  2. Tras esto, pasaremos a retirar las puntas del calabación y lo cortaremos también en bastones. Una vez listos, coceremos las judías verdes durante unos 5 minutos, la  zanahoria durante unos 2 minutos y el calabacín solo durante 30 segundos.
  3. Después de esta cocción, escurriremos las verduras y las enfriaremos poniéndolas bajo un chorro de agua helada. A continuación, saltearemos las gambas con el resto del aceite durante un minuto, y desglasaremos la sartén con la mitad de la vinagreta preparada.
  4. Por último, tan solo debemos poner las hojas tiernas de espinaca en una ensaladera grande y añadir las verduras adecuadamente escurridas. Añadiremos el resto de la vinagreta y mezclaremos bien todo el conjunto.