Ensalada de calabacín y pollo

Excepto por el aceite de oliva, esta receta no contiene elementos calóricos, por lo que es baja en grasa y puede ayudarte en tu plan de pérdida de peso.

La ensalada de calabacín y pollo es una propuesta que se puede volver habitual en tu mesa. La principal sorpresa que guarda esta receta es la de presentar el calabacín crudo.

En general es una receta muy sencilla de preparar. Además puedes montarla con los ingredientes que usualmente tienes en tu cocina.

Igualmente esta receta es muy baja en grasa, pues a excepción del aceite de oliva, no contiene ningún elemento que se las aporte.

También puedes enriquecer este plato añadiendo tocino o jamón serrano, todo dependerá de tu gusto.

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Albahaca (2 ramas)
  • Sal y vinagre
  • 2 pechugas de pollo

También visita: Dieta de desintoxicación con vinagre de manzana

Ensalada pollo piña

Preparación

Nuestra ensalada de calabacín y pollo tiene un tiempo corto de preparación. No te tomará más de 30 minutos entre el periodo de cocción y de montaje. Recuerda lavar bien las verduras y hierbas, preferiblemente en  agua un poco tibia.

Limpia las pechugas eliminando la piel y los cúmulos de grasa que hayan quedado bajo la misma. Deshuésalas y salpimenta el pollo a tu gusto. Asa las pechugas a la plancha y cuando estén doradas, retíralas y córtalas en lonchas finas.

Luego, procede a limpiar las hojas de albahaca. Sécalas con papel absorbente para evitar que le agregue líquido a la receta, después puedes picarlas finamente y reservarlas.

Quítale la piel a los ajos y córtalos en rodajas muy finas. Agrega en una sartén a fuego medio dos cucharadas de aceite de oliva. Debes sofreir los ajos hasta que tomen un color dorado.

Una vez estén dorados, retíralos del fuego y déjalos escurriendo sobre una servilleta de papel, para que absorban el exceso de grasa.

Lava muy bien los calabacines, sécalos con una servilleta de papel y quítale los extremos. Luego rállalos por la parte donde están los agujeros más gruesos del rallador. En un bol grande, mezcla el calabacín con las hojas de albahaca picadas, hasta que estén bien incorporadas.

Ahora bine, para preparar la vinagreta, mezcla en un recipiente aparte, 4 cucharadas de aceite de oliva con 2 de vinagre.

Ahora todo es cuestión de emplatar. Distribuye en los platos la albahaca y el calabacín, haciendo una cama para el pollo. Después rocía la ensalada con la vinagreta y espolvorea como un toque final con los ajos dorados que tenías reservados.

No olvides leer: Descubre las propiedades anticoagulantes y saludables del ajo

Calabacines

Consejos adicionales

  • Si vas a añadirle tocino a tu preparación te sugerimos fritarlo en el mismo aceite y sartén en que sofreíste los ajos. De esta manera reciclarás esos sabores.
  • Para evitar los desperdicios, puedes usar los huesos, piel y grasa de pollo para realizar un caldo base de pollo para utilizar en otras preparaciones.
  • Puedes remplazar la vinagreta por alguna que te guste, incluso las dulces son una buena opción para esta ensalada.

Esperamos que esta receta haya sido de tu agrado. Es ideal para cuando estamos intentando bajar de peso. Gracias a su bajo contenido en carbohidratos y al ser alta en proteínas, te dejará saciado y sin haber pecado en lo absoluto.