3 ensaladas con huevo que te encantarán

Hay muchas ensaladas que tienen la capacidad de saciar el apetito en poco tiempo dado los ingredientes implicados. Por esta razón, una buena ensalada con huevo puede ser una comida no solo nutritiva sino satisfactoria.

Cuando nos mencionan las ensaladas con huevo, por lo general, tendemos a pensar siempre en preparaciones que incluyen huevos duros. Pocas veces nos acordamos de que las ensaladas admiten otras formas de preparar e incluir el huevo. Para ayudarte con ello, a continuación te presentamos algunas opciones muy variadas que te resultarán deliciosas.

Un aspecto importante que conviene destacar acerca de las ensaladas con huevo duro es que estas deben consumirse el mismo día de su preparación y, como máximo, al día siguiente si ya se les ha retirado la cáscara. Si se almacenan en el refrigerador una vez cocidos, con su cáscara, pueden aguantar hasta cuatro días, como máximo. Evidentemente, esto se debe a que el huevo es un ingrediente que una vez que se cuece, comienza a perder su capacidad de  conservación.

Ensaladas con huevo

1. Sardinas y huevo (4 comensales)

Ingredientes

  • 2 mandarinas 
  • ½ pimiento rojo (25 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 2 cucharadas de mostaza (30 g)
  • 1 bolsa de rúcula (300 g)
  • 1 lata de sardinas en escabeche (125 g)
  • Harina (la cantidad necesaria)
  • 2 huevos batidos
  • Aceite de oliva (la cantidad necesaria)
  • Condimentos: sal y pimienta rosa

¿Lo sabías? El huevo y su aporte nutricional

Preparación

  1. En primer lugar, debemos asar el pimiento entero.
  2. Mientras tanto, limpiamos las hojas de rúcula y las escurrimos bien.
  3. A continuación, pelamos las mandarinas y separamos los gajos (sin quitarle la piel). Reservamos.
  4. Aparte, picamos en dados pequeños el pimiento asado. 
  5. Precalentamos una sartén ligeramente engrasada con un poco de aceite de oliva.
  6. Abrimos la lata de sardinas, escurrimos y procedemos a picarlas en dos, justo por la línea del medio. Seguidamente, las rebozamos con un poco de harina, las remojamos en el huevo batido y freímos.
  7. Una vez estén listas las sardinas, las colocamos en un plato con papel absorbente para escurrir un poco el exceso de grasa, y procedemos a preparar el aderezo.
  8. En un recipiente, colocamos la mostaza y la miel junto con un chorrito de aceite de oliva. Una vez que la mezcla emulsione, agregamos sal y pimienta y mezclamos con ayuda de una cuchara con movimientos lentos.
  9. Integramos la rúcula, los pimientos y las sardinas en un bol y distribuimos los gajos de mandarina de manera equitativa. Servimos aparte el aderezo y ¡listo!

2. Mezcla de verdes y huevo

Ingredientes (para 2 comensales)

  • ½ aguacate 
  • 1 taza de quinoa (160 g)
  • 2 huevos medianos
  • ½ brócoli (100 g)
  • 1 bolsa de espinacas (500 g)
  • Aceite de oliva (la cantidad necesaria)
  • Opcional: coles de Bruselas.

Preparación

  1. En primer lugar, debemos preparar la quinoa. Recordemos que por cada taza de quinoa corresponden dos de agua.
  2. Mientras se cocina la quinoa, colocamos a cocer tanto los huevos como el brócoli (este debe hacerse al vapor, preferiblemente, para que quede al dente en poco tiempo).
  3. Lavamos y escurrimos bien las espinacas.
  4. Una vez tengamos los huevos listos, les retiramos la cáscara y los cortamos en rodajas.
  5. Sacamos la pulpa del aguacate y la condimentamos con un poco de sal y pimienta negra. Seguidamente le añadimos un poco de aceite de oliva y reservamos. Otra opción viable para esta ensalada es preparar un guacamole ligero.
  6. Integramos todos los ingredientes en un recipiente y servimos con el aderezo de aguacate aparte.

No te lo pierdas: Deliciosa receta casera de guacamole

3. Zanahoria y huevo duro (para 2 comensales)

Ingredientes

  • El zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de azúcar (15 g)
  • 4 huevos medianos 
  • 3 zanahorias grandes
  • 2 cucharadas de leche desnatada (30 ml)
  • Aceite de oliva (la cantidad necesaria)
  • Condimentos: sal, pimienta negra

Preparación

  1. Lavamos, pelamos y rallamos las zanahorias. El rallado debe ser preferiblemente grueso, para que sea más fácil de manipular.
  2. Espolvoreamos el azúcar sobre las zanahorias y reservamos.
  3. Aparte, cascamos y batimos los huevos. Cuando hayamos conseguido integrar del todo las yemas y las claras, agregamos la leche y volvemos a batir todo.
  4. Luego, añadimos una pizca de sal y pimienta negra a los huevos.
  5. Engrasamos ligeramente una sartén y vertemos allí los huevos para cocer la tortilla.
  6. Una vez tengamos lista la tortilla, la dejamos enfriar un poco a temperatura ambiente y la cortamos en tiras finas.
  7. En un recipiente, colocamos la zanahoria rallada y le agregamos un poco de aceite, zumo de limón y sal. Removemos para integrar bien los ingredientes y por último, añadimos las tiras de tortilla antes de servir.

Las ensaladas con huevo son muy fáciles de preparar y, dado que este ingrediente admite múltiples combinaciones, resulta muy sencillo incorporarlo a distintas recetas. Recordemos que no siempre es necesario recurrir a los huevos duros: también los podemos preparar en forma de tortillas, escalfados, etcétera. Ahora bien, en caso de que deseemos mantener el plato bajo en calorías, la mejor opción será, evidentemente, los huevos duros.

En lo que respecta a los aderezos para las ensaladas con huevo, estos dependerán sobre todo del tipo de hoja verde que incorporemos, puesto que unas tienen un gusto más amargo que otras, y pueden potenciar o disimular un determinado sabor.

Por ejemplo, si la ensalada tiene zanahorias y manzanas, lo mejor será optar por un aderezo agridulce para reforzar el gusto, sin empalagar. En cambio, para una ensalada de lechuga, tomate y huevo es preferible añadir una vinagreta para darle un sabor más intenso.