¿Cómo enseñar a tu hijo a dormir toda la noche?

Thady Carabaño·
24 Julio, 2020
Es natural que el sueño de un bebé sea bastante ligero en sus primeros meses de vida. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para ayudarlo a dormir mejor.

La idea de hacer que un bebé consiga dormir toda la noche es más bien un decir, pues en la práctica, no es así. Lo normal es que un bebé se despierte varias veces durante la noche. Y aunque no lo parezca, los adultos también lo hacen.

Un adulto no duerme “toda la noche” a diferencia de lo que se suele pensar. El ciclo del sueño de un adulto normal incluye varios despertares en una noche, después de los cuales vuelve a conciliar el sueño.

Un bebé puede pasar 17 horas del día durmiendo, con varios despertares incluidos. Así que no hay mucho que enseñarles sobre dormir bien, sino al contrario, pues saben hacerlo estupendamente.

¿Qué debemos saber sobre el sueño de los niños?

El sueño es un proceso natural en todo ser humano. En el cerebro del recién nacido, los ciclos de sueño duran de 3 a 4 horas. Y así lo señala este estudio publicado en el Boletín de la Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantábria, Castilla y León. La cuestión es que, una vez despierto, el pequeño no halla cómo conciliar nuevamente el sueño y llora.

En los 9 meses que estuvo dentro del vientre de su madre pasaba buena parte del tiempo dormido, alternando el sueño con la alimentación a través del cordón umbilical. Cuando despertaba, oía el corazón y la voz de su madre. Luego, se volvía a dormir. Cuando nace, entonces, se puede decir que, literalmente, despierta.

El recién nacido se despierta, llora y después de comer se vuelve a dormir. Así, suele pasar el día todo bebé recién nacido. Si el pequeño es amamantado, a los 20 minutos, aproximadamente, ya habrá digerido la leche. Si toma fórmula láctea, tardará un par de horas en digerirla. Después, se despertará y, de nuevo, buscará a su madre para comenzar nuevamente el ciclo.

Ver también: Trastornos del sueño infantil: exámenes y tratamientos

Mi bebé dormía, pero ya no…

En los dos primeros meses de vida del bebé, el sueño tiende a ser tranquilo; pero a partir del tercero o cuarto mes, se hace más ligero. Es entonces cuando el pequeño se despierta más veces. A muchas madres se les reprocha esto, aludiendo que no han enseñado bien a sus bebés cuando, realmente, este patrón de sueño es normal en todo bebé que está madurando sus ciclos del sueño.

madre sujetando a su bebé llorando

En los 6 y  los 8 meses, el sueño del bebé alcanza todas las fases del sueño (las 4 fases del sueño lento y la fase de sueño rápido). Sin embargo, en algunos pequeños, todavía no tiene la duración ni la periodicidad de los adultos, como muestra este artículo publicado en Pediatría Atención Primaria.

A los 3 años, el sueño del niño es como el del adulto, pero no es  hasta los 5 o 6 años cuando el niño ha superado todas las dificultades para dormir toda la noche.

¿Qué hacer para que logre dormir toda la noche?

Es normal que los padres se pregunten si lo están haciendo bien, si al bebé le estará ocurriendo algo “anormal” porque no concilia el sueño y llora… Sin embargo, una atmósfera cargada de preocupación, ansiedad y tensión es el peor escenario para dormir toda la noche.

Existen métodos como el Estivill y el Ferber que recomiendan dejar al niño llorando hasta que se calme. Efectivamente, después de tanto llorar, en algún momento, se dormirá por el cansancio de esperar que alguien lo atienda. Evalúa si esa es la opción para ti y tu hijo.

Para la doctora Rosa Jove, autora del famoso libro Dormir sin lágrimas, dejar llorando a un bebé genera un shock emocional. Se alteran las hormonas que regulan las emociones y se enseña al bebé que no tiene sentido quejarse porque su madre no atenderá su llamado.

El pediatra Carlos González, conocido por libros como Bésame Mucho. Cómo criar a tus hijos con amor, explica que, cuando el bebé se despierta y llora por su madre, espera que atienda su llamado. Si mamá acude, el bebé aprende a tener respuestas a sus pedidos.

Sin embargo, se les pide a los padres que limiten el contacto con sus hijos y no se esfuercen por consolarlos, ya que esto los “malcría”. Cuando es completamente normal que los niños despierten durante la noche y quieran ser consolados para conciliar de nuevo el sueño.

Bebé durmiendo con sus peluches y chupete.

Te recomendamos leer: ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a dormir mejor?

¿Cómo ayudar a tu hijo?

Después de muchas noches con muchos despertares, estás cansada y quieres algo que te ayude a ti y a tu pequeño a dormir toda la noche. Sabemos que no es fácil apelar a la calma pero, si estás de acuerdo con la crianza respetuosa, sabes que la opción no es dejar llorar al bebé.

La recomendación básica es tener paciencia hasta que tu hijo madure y regule sus ciclos. Aunque te digan que determinado método funcionó para tal bebé, no necesariamente tiene que ser igual con tu hijo. En la dinámica diaria que tienes con tu bebé descubrirás qué es lo que funciona para vosotros.

Sin embargo, establecer algunas rutinas podría ayudar a propiciar la calma que necesita tu niño antes de dormir.

  • Dale un baño con agua tibia antes de irse a dormir.
  • Evita los juguetes o móviles luminosos en la cuna o cama, ya que despiertan su atención.
  • Si tiene más de 2 años y ya ve la televisión o juega con la tablet, que su uso no exceda una hora al día.
  • Cuando un niño se siente muy cansado, le cuesta más conciliar el sueño, por ello, la siesta es un recurso valioso.
  • Si la oscuridad no le gusta o es uno de sus temores, deja una luz tenue encendida.
  • Evita alterarte y reprenderlo o castigarlo con irse a dormir. Asociar dormir con castigo es una idea muy desafortunada.
  • Estableced un ritual para irse a dormir. Puede ser cantar una misma canción de cuna, leer un cuento, conversar un rato…

Sobre cómo dormir toda la noche…

Bebé durmiendo plácidamente.

El estilo y métodos de crianza que cada madre decida para su hijo son su decisión. No obstante, insistimos en que es importante respetar los ciclos y las particularidades de cada niño. Igualmente, es necesario comprender que la fórmula que sirve con un bebé no necesariamente ayudará a otro.

Tu bebé no será bebé por siempre. Las noches de cansancio que hoy brinda a sus padres son parte de su maduración y su crecimiento. Ten paciencia, muy pronto dejará de ser bebé, y lo que hoy parece un problema, mañana quedará atrás. Ya habrá tiempo para dormir más.