Cómo enseñar a perder a un niño

En ocasiones los fracasos son inevitables causando muchas molestias y tristezas en los niños. Por este motivo, los padres deben enseñarlos a ser fuertes ante las derrotas.

Cuando los niños comienzan a interactuar con la sociedad se encuentran con actividades en donde las únicas opciones son ganar o perder. Y es inevitable que en algún momento pierdan. Debes enseñar a perder a tu hijo para que esto no se convierta en un problema.

Generalmente los padres no saben qué hacer cuando esto ocurre y se preocupan por las emociones que su pequeño pueda sentir por haber perdido. Debido a esto, es muy importante enseñar a perder a tu hijo para que cuando pase no se preocupe ni se sienta frustrado.

Por otro lado, los adultos también son propensos a no saber perder, y quizás una de las razones sea porque cuando eran pequeños no aprendieron qué debían hacer cuando no ganaban. Por eso, antes de enseñar a los hijos a perder debemos identificar si como padres aceptamos perder.

Algunas recomendaciones para enseñar a perder

Juega con el niño

Además de compartir tiempo en familia, podrás utilizar los juegos para enseñarle a perder. Sin embargo, es bueno que el niño tenga un equilibrio y experimente qué se siente al ganar y perder. Por este motivo, si consideras que a tu pequeño se le hace muy difícil el juego lo puedes dejar ganar algunas veces.

Juega con los niños.

Leer también: Cómo ser un buen padre

Edúcalo siendo un buen ejemplo a seguir

Los niños imitan el comportamiento de sus padres porque pasan el mayor tiempo junto a ellos. Por eso, es importante que cuando realicen actividades competitivas tengan una actitud positiva tanto si ganan o pierden.

También se debe inculcar en los valores familiares el respeto hacia las personas que pierden. Así cuando el niño pierda no tendrá vergüenza por no haber ganado y se evitará un comportamiento negativo por parte del pequeño.

Muéstrale que el objetivo es disfrutar durante el juego

Para enseñarle que el objetivo es disfrutar mientras juegan puedes reírte cuando te equivoques o pierdas. También puedes insistir en lo mucho que te divierte pasar el rato juntos. De esta manera el niño aprenderá a valorar el momento de diversión y a no preocuparse por quién fue el ganador.

Deja que exprese su frustración al perder

Una de las maneras de enseñar a perder es a través de la experiencia. Cada vez que tu hijo pierda en algún juego debes dejar que exprese sus sentimientos. Así entenderás qué siente y lo podrás aconsejar de la mejor manera. Y poco a poco irá aprendiendo a identificar y controlar sus emociones.

Niña enfadada.

Sé comprensivo

Debes entender que todas las emociones que siente tu hijo por haber perdido son normales y a veces es inevitable sentir mucha furia. Por esto, no debes molestarte con tu hijo si actúa de mala manera al no ganar. Espera unos minutos hasta que la molestia se le pase y explícale que no puede reaccionar de esa manera.

Enséñale a ser perseverante

Es fundamental explicarle que no se debe rendir simplemente porque ha perdido. También hay que motivarlo a seguir trabajando para intentarlo en la siguiente oportunidad. Y que la única manera de tener éxito en lo que sea es siendo perseverante y determinado.

Beneficios de perder

Familia jugando juntos.

Al perder no todo es negativo, al contrario, gracias a esto se tienen grandes aprendizajes que ayudarán al niño a ser más fuerte. A continuación te mostraremos algunos beneficios de perder:

  • Al sentirse apoyado, por el amor y comprensión de sus padres aumenta su autoestima y motivación para seguir adelante.
  • Fortalece su desarrollo personal al aprender a tomar decisiones y resolver conflictos.
  • Aprende a valorar los momentos dejando a un lado la competencia.
  • Gracias a lo anterior, puede mejorar su interacción con la sociedad ya que podrá participar en actividades donde lo más importante sea compartir y divertirse con los demás.
  • Mejora la comunicación con sus padres ya que se siente apoyado.
  • El niño aprende a asumir una actitud positiva ante cualquier fracaso.

Te interesa leer: La autoestima, clave para nuestra felicidad

Los fracasos a veces son inevitables, pero los malos comportamientos a causa de la derrota sí se pueden evitar. Es importante recordar que la actitud de los padres ante estas situaciones son esenciales para que el niño sepa cómo actuar en un futuro.

No dejes de enseñar a perder a tu hijo a través de juegos y cuentos. De esta manera comprenderá que todas las personas en algún momento de sus vidas pierden, pero que lo más importante es levantarse y seguir intentándolo hasta tener éxito.