Entérate de la magnífica terapia del agua para bajar de peso

¿Bajar de peso sin dolor, fácil y sin morir de hambre? Sí es posible. Gracias a la terapia del agua, además de estar saciado, depurarás el exceso de toxinas

¿Qué tal llevas el esfuerzo por perder los kilos extra? ¿Te está costando demasiado y ya te aburriste de probar una y otra dieta? Es común que, al hacer los primeros intentos, te sientas agobiado por los resultados. Además, luego de algunas semanas podrías dejar de ver los efectos que deseas porque el cuerpo se adapta a los cambios.

Ya sea que estés buscando nuevas opciones o que busques algo más sencillos, deberías conocer la terapia del agua para bajar de peso. ¿Has escuchado hablar sobre ellas? Si no es así o si aún tienes dudas, sigue leyendo, que te daremos un acercamiento a la misma.

Verás que tiene varios beneficios y es muy sencilla. Además, no requieres de cambios severos ni límites extremos.

¿De dónde viene la terapia del agua para bajar de peso?

Aunque esta terapia del agua para bajar de peso ha comenzado a hacerse conocida en el mundo occidental en los últimos años, es bien conocida en Japón.

En dicho país es utilizada para limpiar el estómago y mejorar el funcionamiento del sistema digestivo. Además, se ha descubierto que ayuda a ganar energía además de facilitar la pérdida de peso.

Tradicionalmente se recomienda beber suficiente agua a los pocos minutos de levantarse. En Japón conocen a las primeras horas de la mañana como las “horas doradas”. Se cree que es en ese momento cuando beber agua mejora considerablemente el funcionamiento del sistema digestivo y la salud en general.

Ver también: Cansancio emocional: cómo recuperar tu energía.

¿En qué consiste la terapia del agua para bajar de peso?

El agua permite que no nos deshidratemos.

Si bien el nombre de la terapia puede sonar complicado o dar la idea de que será muy restrictiva, es todo lo contrario. La terapia del agua para bajar de peso tiene algunas reglas o pasos muy específicos que son sencillos de aplicar. Estos son:

  • Apenas te despiertes, toma unos 400 o 600 ml de agua natural. Es importante que lo hagas antes de consumir cualquier alimento. En total, esta cantidad de agua puede contabilizarse en unos 4 a 6 vasos de agua, dependiendo de la capacidad de estos.

Lo ideal es que el agua esté a temperatura ambiente o tibia si hace mucho frío. Si quieres un poco de sabor, puedes añadir el jugo fresco de un limón, pero ningún endulzante.

  • Lávate los dientes y espera entre 45 minutos y una hora para consumir cualquier alimento. No te preocupes si has despertado con mucha hambre: la cantidad de agua que debes tomar seguro te ayuda a sentir cierta saciedad y podrás esperar hasta que pasen los 45 minutos.
  • Toma un desayuno ligero. Aunque debe ser un desayuno completo que te aporte nutrientes, es importante que te fijes bien en incluir alimentos naturales, orgánicos y de buena calidad. Evita alimentos muy procesados, carnes y grasas.

Una buena opción son los batidos o las ensaladas. aunque una mezcla de avena con nueces y leche también funciona.

  • El resto de tus comidas deben ser ligeras para que la terapia del agua para bajar de peso realmente funcione.
  • Dos horas después de consumir alimentos debes evitar beber cualquier líquido. No obstante, debes asegurarte de consumir los dos litros de agua diarios recomendados.

Te recomendamos leer: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría.

Recomendaciones generales al seguir la terapia del agua para bajar de peso

Beber agua es bueno para controlar el peso.

  • Puedes añadir una pizca de sal al agua para facilitar la hidratación de tu cuerpo. En este caso, solo debes considerar si la sal es un problema particular para tu salud.

En general, si tu médico te ha indicado una dieta baja en sodio, evita este truco. Verás que tu cuerpo absorbe toda el agua que requiere de forma natural.

  • Evita las bebidas con café, alcohol o irritantes de cualquier tipo. Debido a que la terapia del agua para bajar de peso busca sanar tu cuerpo, este quedará más receptivo a los daños que dichas bebidas. Para asegurarte de que no habrá daños, deja de lado estas bebidas por algún tiempo.

Si quieres algo con sabor, opta en todo caso por batidos verdes o jugos de frutas naturales y en cantidades pequeñas.

Si  tienes alguna condición médica que requiere cierta vigilancia y control de alimentos, aplica esta terapia solo después de consultar con tu especialista.

Cuéntanos, ¿ya conocías esta terapia? ¿La has aplicado? ¿Qué tal te ha funcionado?