Entiende el funcionamiento de las cremas antiarrugas

El envejecimiento de la piel es un problema que cada vez preocupa a más personas. El auge de las cremas antiarrugas intenta frenar este deterioro.

El cuidado de la piel es un aspecto que cada vez nos preocupa más, sobre todo, cuando empiezan a aparecer las líneas de expresión. Pero ¿sabemos cómo funcionan las cremas antiarrugas?

El auge de este tipo de cremas es patente, así como la publicidad que se hace de las mismas. La misión que tienen es retrasar el envejecimiento de la piel, evitando que las arrugas sigan formándose.

Así, disfrutaremos de una piel más lisa durante más tiempo. No obstante, a pesar de toda la información con la que contamos, poco sabemos sobre cómo funcionan las cremas antiarrugas. Por eso, hoy lo descubriremos.

¿Cómo funcionan las cremas antiarrugas?

Para entender cómo funcionan las cremas antiarrugas, es importante que comprendamos cuáles son sus funciones principales. A continuación, exponemos algunas de ellas.

  • Hidratan la piel: este tipo de cremas hidratan y ayudan a la regeneración cutánea, lo que consigue ralentizar el envejecimiento prematuro de la piel. De esta manera, consigue mejorar su apariencia.
  • Reparan la piel: las cremas antiarrugas revitalizan la piel, disminuyen la aparición de arrugas y aumentan su elasticidad. Esto lo consiguen gracias a sus altas concentraciones de colágeno que da firmeza al tejido y ayuda a conservarlo terso y suave.
  • Eliminan las arrugas: dicha acción se debe al colágeno mencionado anteriormente que ayuda, además, a eliminar las marcas de expresión y detiene la atrofia de la piel.
  • Acción exfoliante: las cremas antiarrugas ayudan a eliminar las células muertas, proporcionando brillo al cutis y mejorando la textura de la piel.

Te recomendamos leer: ¿Por qué algunas mujeres tienen arrugas a los 20 años?

¿Cuáles son los componentes principales de las cremas antiarrugas?

piel artificial “antienvejecimiento” para quitar las arrugas y las manchas

Una correcta hidratación y exfoliación de la piel nos permite protegerla. Esto es fundamental para que esta pueda lucir suave y cuidada, libre de imperfecciones y descamaciones.

Si ya nos han empezado a salir las primeras arrugas y deseamos elegir una, debemos tener muy en cuenta su composición. Aunque, podemos utilizar una crema antiarrugas antes de que estas aparezcan, desde la juventud, para prevenirlas.

Sin embargo, debemos atender a la alimentación y a determinados agentes externos que también influirán en la aparición de las arrugas. Algunos aspectos a los que les deberíamos prestar atención son los siguientes:

  • Exponer la piel al sol sin precaución.
  • Consumir alcohol con frecuencia.
  • Ser fumadores activos.
  • No proteger la piel cuando sufre sequedad debido al frío.

Colágeno y elastina

Dos de las sustancias que suelen formar parte de las cremas antiarrugas son el colágeno y la elastina. El colágeno es muy útil para el fortalecimiento de la piel, pues ejerce una acción reafirmante de la misma.

Otros ingredientes, a menudo, utilizados en este tipo de cremas son:

  • Antioxidantes que ralentizan el envejecimiento celular.
  • Diversos tipos de vitaminas.
  • Retinol.
  • Ácido hialurónico.
  • Sustancias fotoprotectoras.
  • Hidroxiácidos que ejercen una acción exfoliante.

Ver también: 4 sencillas mascarillas para tratar las arrugas

¿Influye tu tipo de piel en la elección de la crema?

Las cremas pueden borrar las arrugas

Un factor vital en la elección de una crema antiarrugas es el tipo de piel que tengamos. Pues no es lo mismo que nuestra piel tienda a la sequedad o que esté bien hidratada.

  • Si tenemos la piel seca: es mejor que optemos por una crema antiarrugas untuosa. No nos preocupemos porque nuestra piel absorberá la crema.
  • Si se tiene la piel con tendencia grasa: en este caso es mejor una crema más ligera, incluso un sérum, para evitar brillos en la piel.

Ahora que ya sabemos qué tipo de crema antiarrugas necesitemos debemos aplicarla con constancia para que surta efecto. Si tan solo la utilizamos de vez en cuando, las arrugas continuarán apareciendo y creando surcos más profundos en nuestro cutis.

Es posible atenuar las arrugas que ya han salido, aunque es más sencillo retrasar su aparición. Por eso, recalcamos tanto la importancia de prevenir en lugar de combatir las arrugas.

Ahora que ya sabes cómo funcionan las cremas antiarrugas y qué tipo de crema debes utilizar, esperamos que puedas disfrutar de un cutis mucho más terso y firme.

Te recomendamos que antes de que aparezcan las primeras arrugas utilices algún producto para prevenirlas. No obstante, no te olvides de alimentarte adecuadamente y de evitar los hábitos nocivos que pueden hacer que cualquier crema pierda su eficacia.

  • Kaczvinsky, J. R., Griffiths, C. E., Schnicker, M. S., & Li, J. (2009). Efficacy of anti‐aging products for periorbital wrinkles as measured by 3‐D imaging. Journal of cosmetic dermatology8(3), 228-233.
  • Lodén, M., Buraczewska, I., & Halvarsson, K. (2007). Facial anti‐wrinkle cream: influence of product presentation on effectiveness: a randomized and controlled study. Skin research and technology13(2), 189-194.
  • Ravichandran, G., Bharadwaj, V. S., & Kolhapure, S. A. (2005). Evaluation of the efficacy and safety of “Anti-Wrinkle cream” in the treatment of facial skin wrinkles: A prospective, open, phase III clinical trial. Antiseptic102(2), 65-70.
  • Ruiz Martínez, Mª Adolfina, & Morales Hernández, Mª Encarnación. (2015). Aproximación al tratamiento del envejecimiento cutáneo. Ars Pharmaceutica (Internet)56(4), 183-191. https://dx.doi.org/10.4321/S2340-98942015000400001