Enuresis infantil: ¿cómo tratarla?

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
10 Enero, 2019
¿Conoces la enuresis infantil? Es una forma frecuente de incontinencia urinaria en menores de entre 4 y 6 años. Afortunadamente, tiene tratamiento.
 

La enuresis infantil es una forma de incontinencia urinaria que suele afectar a los menores entre cuatro y seis años. Se caracteriza por la expulsión repetida de orina, ya sea durante las actividades del día (incontinencia diurna) o en la cama durante la noche (enuresis).

Para que se considere una enfermedad, las pérdidas de orina deben ocurrir por lo menos dos veces a la semana durante un periodo mínimo de tres meses consecutivos, como señala este trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de MéxicoSi bien rara vez alerta de una enfermedad, puede conducir a problemas de conducta en los niños.

La buena noticia es que hay varias maneras de apoyar al niño para que aprenda a establecer hábitos de orina regulares y apropiados. En esta oportunidad queremos repasar los síntomas principales de esta condición y varias medidas que apoyan su control.

Síntomas de enuresis infantil

Niño durmiendo
 

El síntoma principal de la enuresis infantil es la pérdida de orina involuntaria, como muestra este estudio publicado en la revista de ciencias médicas de Mayabeque MediMay. Esta puede ocurrir varias veces durante la noche y, en menor medida, durante el día.

Los niños que la padecen suelen tener más dificultades para despertarse y pueden sufrir estreñimiento. Y así lo evidencia esta investigación publicada en Pediatría Atención Primaria en 2009, pues muchos autores señalan una gran relación entre los trastornos miccionales y el estreñimiento, pues el estancamiento de las heces en el recto perjudica el funcionamiento del suelo pélvico mientras se micciona.

Criterios para su diagnóstico

Para dar el diagnóstico de enuresis infantil, el pediatra o médico encargado tiene en cuenta la edad, la frecuencia y los antecedentes. También evalúa la actitud de los padres frente al problema y sugiere algunas pruebas complementarias para descartar otras enfermedades.

 

El diagnóstico es positivo si:

  • El niño o niña tiene entre cuatro y seis años.
  • Los escapes involuntarios de orina ocurren varias veces a la semana, por un periodo mínimo de tres meses.
  • La incontinencia es más frecuente en la noche (mojan la cama).
  • La pérdida de orina ocurre, normalmente, entre los 30 minutos y las 3 horas después de acostarse.

Lee este artículo: Vejiga hiperactiva en niños: causas y tratamiento

Tratamientos para la enuresis infantil

Muchos padres no consultan al pediatra por el problema de enuresis infantil e ignorar que este requiere un tratamiento específico. Si bien es cierto que el problema va disminuyendo conforme el niño crece, a veces, puede complicarse por no darle una atención adecuada.

Es importante realizar un diagnóstico oportuno, pues, en ocasiones, la condición tiene una causa subyacente. Además, la intervención apropiada impide que dicha condición afecte a la vida social del niño. ¿Qué incluye el tratamiento?

Tratamientos no farmacológicos

 
Niño en el médico

Gran parte del tratamiento contra la enuresis infantil va centrado en corregir las conductas del niño. Por eso, antes que sugerir un medicamento, el médico tiene la responsabilidad de explicar la enfermedad y algunas recomendaciones para contrarrestarla. Esto puede incluir:

  • Informar al niño y a su familia sobre el funcionamiento del sistema urinario, así como los mecanismos básicos implicados en la enuresis.
  • Exponer al propio menor y a sus padres que este no tiene ninguna culpa del problema, sino que es ajeno a su voluntad.
  • Insistir a los familiares en que no se debe regañar o avergonzar al niño. Al contrario, se le debe apoyar para que el problema se solucione.
  • Solicitar a los familiares que tengan una actitud positiva durante el tratamiento, pero que no tomen una parte activa en el mismo. Por lo tanto, los padres no deben despertar al niño en la noche para orinar.
 
  • Explicar al niño que debe consumir abundante líquido durante el día y menos cantidad después de las 7 de la tarde.
  • Proporcionar al menor un diario en el que pueda anotar sus “noches secas” y todos los progresos.
  • Ayudar a establecer hábitos de micción regulares, que faciliten el control de la vejiga.
  • Fomentar la higiene y cambio de la ropa húmeda.
  • Contraindicar el uso de pañales, excepto en situaciones especiales.

Tratamiento farmacológico

Cuando el médico opta por recomendar medicamentos contra la enuresis infantil, la receta suele incluir desmopresina. Es un fármaco que disminuye el volumen de líquido durante el periodo nocturno, con una eficacia entre el 40 y el 80 %, como señala este estudio publicado en la Revista española de pediatría: clínica e investigación.

En ocasiones, también se sugiere el uso de oxibutinina, que actúa incrementando la capacidad de la vejiga. En última instancia podría recomendar la imipramina, que tiene un efecto antidiurético. Esta opción solo es para casos puntuales debido a sus efectos secundarios.

 

No te pierdas: Controlar la incontinencia urinaria: 5 hábitos saludables

Recomendaciones finales para los padres

Niño inseguridad enuresis

La enuresis infantil es un trastorno benigno que va despareciendo a medida que el niño crece. Sin embargo, dado que para algunos padres es difícil su manejo, vale la pena dejar algunas recomendaciones finales:

  • No proporcionar líquidos antes de ir a la cama.
  • Evitar regañar o castigar al menor cuando se orine en la cama.
  • Reforzar la autoestima del niño y motivarlo a superar el problema.
  • Enseñar al niño a orinar antes de ir a la cama.
  • Asegurarse de que el niño vaya al baño varias veces al día.

Así pues, la enuresis infantil es un problema frecuente entre los niños de 4 y 6 años. Aunque no suele afectar su salud como tal, es primordial prestarle atención para que no afecte su autoestima. Su tratamiento depende en gran medida de enseñar buenas conductas al niño.