Envueltos de repollo con zanahoria para enfermedades inflamatorias

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 28 enero, 2019
Es posible ayudar a evitar los síntomas y prevenir el problema manteniendo una dieta equilibrada y un modo de vida saludable. 

Los alimentos antiinflamatorios, como el azafrán y el ajo macerado, actúan previniendo o disminuyendo la producción de sustancias en el organismo que estimulan la inflamación de los tejidos.

Además, por norma general, este tipo de alimentos ayudan a fortalecer el sistema inmune. Esto provoca que el organismo sea más resistente contra enfermedades como gripes, resfriados y otras enfermedades.

Está demostrado que uno de los beneficios del repollo y de la zanahoria en el organismo consiste en ayudar a evitar la inflamación. Aprovechando esas propiedades, a continuación, proponemos una receta que incluye los dos ingredientes; envueltos de repollo con zanahoria.

pollo con cerveza

Por si quieres saber más: Pollo relleno con queso crema, ajo y cebolleta

 Relación entre la alimentación y las enfermedades inflamatorias

La respuesta inflamatoria es un mecanismo de autodefensa del organismo. Cuando esta se vuelve crónica, puede convertirse en un grave problema de salud. Entre las enfermedades inflamatorias podemos mencionar la artritis, la fibromialgia, trastornos de la tiroides y las vinculadas con la candidiasis; una infección por hongos.

Es muy importante acudir a un especialista para tratar adecuadamente la enfermedad. Solamente un buen diagnóstico y tratamiento solventaran adecuadamente las dolencias.

Además, es posible ayudar a evitar los síntomas y prevenir el problema manteniendo una dieta equilibrada y un modo de vida saludable. Existen determinados alimentos que pueden ayudar al organismo en este sentido. Su efecto antiinflamatorio ocurre debido a que contienen sustancias como omega-3, vitamina C, alicina, antioxidantes naturales y polifenoles.

Las personas que se alimentan de esta manera presentan riesgos elevados de que se generen procesos inflamatorios en su sangre. En ese sentido, una de las mejores dietas para protegerse es la mediterránea. Entre otros ingredientes, esta es rica en verduras, frutas, cereales y grasas mono y poliinsaturadas.

Beneficios del repollo y la zanahoria

El repollo es un vegetal crucífero que contiene muchos nutrientes. Aparte de la proteína y fibra que incluye, es rico en minerales como el calcio, el magnesio, el potasio y manganeso. Su consumo provee vitaminas C, K y del complejo B.

La zanahoria, por su parte, es un tubérculo que tiene un alto porcentaje de vitamina A, entre otros nutrientes. Esta hortaliza protege en gran medida al hígado de los procesos inflamatorios, así como al sistema digestivo en general.

Estos alimentos también son importantes en el tratamiento de enfermedades pro-inflamatorias y crónicas. Principalmente porque ayudan a prevenir y a reducir el dolor producido como consecuencia de esta enfermedad.

Una buena manera de comer estos beneficiosos vegetales es esta deliciosa receta de envueltos de repollo con zanahoria. Es una elaboración sana, nutritiva y de un exquisito sabor natural. 

Envueltos de repollo con zanahoria y carne picada

Una manera de incluir el repollo en la dieta es usarlo para envolver diversos rellenos, como proteína u otros vegetales. Sus hojas grandes se prestan para ello.

Ingredientes para 6 personas

  • 1 repollo mediano y 1 pechuga de pollo desmenuzada.
  • 2 tazas de caldo de huesos y verduras y 1 cebolla picada finamente.
  • 1 pimiento rojo troceado y 3 dientes de ajo majados.
  • 1 coliflor y ½ taza de pan rallado.
  • 2 cucharadas de perejil finamente picado.
  • 4 cucharadas de eneldo finamente picado.
  • ½ taza de zanahorias ralladas y ½ taza de tomate frito.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta. 

Preparación del producto

Primero hay que cocinar el repollo en suficiente agua con sal, durante aproximadamente ocho minutos. El tiempo exacto dependerá de la dureza de las hojas del repollo. Tras ello, se debe retirar el repollo, dejar enfriar y separar las hojas.

Entonces, en una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y sofreír el ajo. A continuación, añade la cebolla y el pimiento. Hay que agregar el pollo al sofrito y continuar revolviendo un rato. Tras ello, añade el tomate frito a la carne y cocina cinco minutos más.

Después hay que incorporar el perejil, el eneldo, el coliflor, la zanahoria y el pan. Para obtener una mezcla muy espesa y manejable debes dejar que se consuma el líquido. Dispón las hojas de repollo abiertas y vierte en cada una dos cucharadas del guiso de pollo. Se puede comenzar doblando los lados y por último enrollar sobre sí las hojas.

Entonces, coloca los envueltos en una bandeja y cúbrelos con el caldo de hueso. Tras ello, hornea a 175 °C durante aproximadamente 20 minutos.

Otras alternativas de relleno son carne magra preparada de la misma manera, queso ligero, atún u otro pescado, legumbres o vegetales cocidos. Una buena idea es preparar una salsa con alguna verdura para bañar los envueltos antes de introducirlos en el horno.

Con esta receta se une el repollo con zanahoria, una combinación muy agradable para satisfacer los requerimientos nutricionales diarios. Además, gracias a sus propiedades, sirve para evitar o controlar las enfermedades inflamatorias.