Epididimitis: síntomas, causas y tratamiento

Edith Sánchez · 18 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 17 septiembre, 2019
La mayoría de los casos de epididimitis son el resultado de una infección bacteriana, generalmente ocasionada por enfermedades de transmisión sexual. Se trata de una condición dolorosa, que casi siempre puede ser combatida con antibióticos y medidas caseras.

La epididimitis es la inflamación del epidídimo. Este es una estructura tubular que se encuentra en la parte posterior del testículo. Se encarga de almacenar los espermatozoides para su maduración y luego los transporta, pues conecta el testículo con los conductos deferentes.

Los varones pueden padecer de esta enfermedad a cualquier edad de la vida. Se trata de una condición dolorosa, que frecuentemente va acompañada por una inflamación y enrojecimiento del los testículos. En esos casos recibe el nombre de orquiepididimitis.

Por lo general, la epididimitis logra superarse con un tratamiento convencional de tipo farmacólogico. Es muy raro que deje secuelas, aunque en muy contados casos puede afectar la fecundidad. Asimismo, solo en una minoría de los casos se convierte en un problema crónico.

Causas de la epididimitis

La epididimitis es causada por infecciones bacterianas, en la mayoría de los casos. La enfermedad es más frecuente en hombres jóvenes, en el rango de los 19 y los 35 años de edad. Es muy frecuente que la infección que da origen a la epididimitis comience en la próstata o en las vías urinarias.

De este modo, las principales causas de la epididimitis son:

  • Infecciones de transmisión sexual. Es la causa más frecuente de la epididimitis en hombres jóvenes y sexualmente activos. La gonorrea y la clamidia son los orígenes más habituales.
  • Coli. La bacteria E. Coli, y otras similares, son la causa más frecuente de epididimitis en los niños y hombres mayores. Así mismo, en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.
  • Otras bacterias y virus. Las bacterias que originan infección en las vías urinarias o la próstata pueden diseminarse e infectar el epidídimo. Así mismo, algunas infecciones virales, como las paperas, eventualmente causan epididimitis. En raras ocasiones la tuberculosis también propicia este mal.
  • Epididimitis química. Tiene lugar cuando la orina se retrotrae hacia el epidídimo. Esto sucede habitualmente cuando se han levantado objetos pesados o se ha realizado un gran esfuerzo físico.
  • Traumatismo. Algunas lesiones en la ingle pueden provocar epididimitis.

Te puede interesar: Astenozoospermia: ¿qué es y cómo detectarla?

Hombre preocupado por la epididimitis
La epididimitis aparece principalmente como consecuencia de las enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, también se da por traumatismos u otros tipos de infecciones.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo es sostener relaciones sexuales inseguras, es decir, sin preservativo. Son más vulnerables a la enfermedad quienes hayan tenido enfermedades de transmisión sexual en el pasado. Hay otras condiciones que se convierten en factores de riesgo. Son las siguientes:

  • Tener antecedentes de infecciones urinarias o de próstata.
  • Portar sonda urinaria o haber sido sometido a algún examen que implique la introducción de una sonda o un endoscopio en el pene.
  • Tener anomalías anatómicas en las vías urinarias.
  • No haberse circuncidado.
  • Presentar agrandamiento de próstata.

Síntomas de la epididimitis

Con frecuencia la epididimitis comienza con síntomas leves como fiebre baja, escalofríos y sensación de pesadez en los testículos. Estos se vuelven cada vez más sensibles a la presión y, a medida que la enfermedad progresa, aparece un dolor agudo.

No es raro que aparezcan otros síntomas como secreciones en la uretra, que es el orificio que está al extremo del pene. Asimismo, puede haber sangre en el semen, molestias en la parte baja del abdomen o en la ingle, o un bulto cerca del testículo.

Solo en algunas ocasiones se presenta también dolor al eyacular o al orinar, así como inflamación en el escroto o en la ingle y dolor en el testículo, que empeora durante una deposición. El diagnóstico se hace, en principio, con una exploración física. Es posible que el médico ordene algunos exámenes como:

  • Ultrasonido Doppler.
  • Conteo sanguíneo completo.
  • Gammagrafía testicular
  • Urocultivo
  • Análisis de orina
  • Pruebas para establecer si hay gonorrea o clamidia.

Lee también: Torsión del cordón espermático: síntomas y causas

Síntomas de la epididimitis
En un principio, los hombres con epididimitis experimentan una sensación de pesadez en los testículos. Más tarde, cuando el problema avanza, pueden sentir dolor.

Tratamiento

El tratamiento de la epididimitis consiste básicamente en la administración de fármacos y en la aplicación de medidas sintomáticas. Por lo general se ordena la ingestión de un antibiótico de amplio espectro, así como de analgésicos y antiinflamatorios. El tratamiento farmacológico suele mantenerse por un lapso de entre 21 y 30 días.

Así mismo, la persona afectada debe guardar reposo y mantener elevado el escroto cuando esté de pie. Esto se consigue mediante un suspensorio, por ejemplo. También es aconsejable la aplicación de compresas de hielo para disminuir el dolor y la inflamación.

Rara vez se recomienda la extirpación quirúrgica del epidídimo, ya que esta solo alivia el dolor en el 50 % de los casos, y genera infertilidad. Solo se acude a la cirugía en casos en los que haya epididimitis aguda con supuración, o en casos refractarios al tratamiento. En contadas ocasiones es necesario extirpar los testículos.

  • Trojian, T. H., Lishnak, T. S., & Heiman, D. (2009, April 1). Epididymitis and orchitis: An overview. American Family Physician. American Academy of Family Physicians.
  • Taylor, S. N. (2015). Epididymitis. Clinical Infectious Diseases61, S770–S773. https://doi.org/10.1093/cid/civ812
  • Tracy, C. R., Steers, W. D., & Costabile, R. (2008, February). Diagnosis and Management of Epididymitis. Urologic Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.ucl.2007.09.013
  • Michel, V., Pilatz, A., Hedger, M. P., & Meinhardt, A. (2015). Epididymitis: Revelations at the convergence of clinical and basic sciences. In Asian Journal of Andrology (Vol. 17, pp. 756–763). Medknow Publications. https://doi.org/10.4103/1008-682X.155770
  • Lai Y, Yu Z, Shi B, Ni L, Liu Y, Yang S. Chronic scrotal pain caused by Mild Epididymitis:Report of a series of 44 cases. Pak J Med Sci. 2014;30(3):638–641. doi:10.12669/pjms.303.4256