3 modos de equilibrar la química cerebral para afrontar la depresión

Valeria Sabater 19 noviembre, 2017
Salir a caminar media hora al día puede ser una forma ideal de equilibrar la química cerebral y favorecer la producción de serotonina para sentirnos mucho mejor

La química cerebral nos predispone hacia determinados estados de ánimo.

Es un proceso fascinante, a la vez que complejo, donde cualquier desequilibrio, cualquier alteración en nuestros neurotransmisores, puede hacernos experimentar desde la más elevada motivación, la más desesperante tristeza o una alegría radiante.

Estas alteraciones bioquímicas dependen a su vez de múltiples factores. Por ejemplo, existen depresiones de origen endógeno donde un nivel bajo de serotonina nos aboca de forma irremediable a un estado de indefensión, anhedonia y abatimiento permanente.

Las depresiones exógenas, por su parte, dependen de otras dimensiones relacionadas no solo con aquello que nos rodea, sino con el modo en que afrontamos nuestra cotidianidad y sus adversidades, grandes y pequeñas.

Se sabe, además, que, a su vez, la depresión se vincula a determinados aminoácidos y a la conjunción de determinados neurotransmisores como la serotonina, la norepinefrina y la dopamina.

La química cerebral determina por tanto nuestro estado emocional y, si bien sabemos que en muchos casos no hay más opción que recurrir a los psicofármacos para su tratamiento, hoy en nuestro espacio queremos hablarte de algunas estrategias complementarias.

Hay modos naturales con los que poder regular muchos de esos neurotransmisores. Te explicamos cómo.

1. Déficit de dopamina y depresión

Síntomas de la depresión

Un nivel bajo de dopamina se traduce en todo un abanico de síntomas muy evidentes: cansancio, apatía, cambios de humor, pérdida de interés por lo que nos rodea y tendencia a la depresión.

La dopamina es uno de los neurotransmisores más importantes para el cerebro: media en la comunicación de las neuronas y las células nerviosas.

Asimismo, se sabe que tiene una función esencial a la hora de generar nuestros movimientos, nuestra motricidad y la energía (o motivación) para relacionarnos con nuestro entorno.

Descubre cómo mejorar nuestro ánimo con remedios naturales

¿Cómo puedo aumentar de forma natural los niveles de dopamina?

  • Hay un aminoácido esencial para aumentar la dopamina. Se trata de la L-fenilalanina. 
  • Nuestro cuerpo no puede sintetizar L-fenilalanina de forma natural y, por tanto, debemos obtenerla de los alimentos.
  • Es entonces cuando la L-fenilalanina se convierte en tirosina y, a su vez, genera la producción de dopamina.

Podemos obtener este aminoácido con los siguientes alimentos:

  • Carne
  • Productos lácteos
  • Frutos secos como las almendras y las nueces
  • Semillas (sésamo, girasol y calabaza)
  • Plátanos
  • Remolachas
  • Chocolate
  • Té verde
  • Jugo de arándanos
  • Jugo de noni
  • Té verde

Asimismo, prácticas como la meditación o el deporte moderado también nos permiten equilibrar la química cerebral.

2. Serotonina, la hormona de la felicidad

mujer-feliz

La gran parte de los antidepresivos actúan del siguiente modo: evitando que una serie de inhibidores frenen la producción de serotonina.

  • Un nivel bajo de serotonina se traduce en estrés, en abatimiento, en aparición de pensamientos negativos y desesperanza.
  • Por ello, parte de los psicofármacos tiene como finalidad favorecer la adecuada producción de este neurotransmisor.
  • No obstante, es importante saber que también nosotros, de modo natural, podemos potenciar su producción.

Cómo elevar nuestros niveles de serotonina

  • Mejora tu alimentación aumentando el consumo de bananas, de chocolate negro, aguacates, pollo, sandía, arándanos, leche, plátano… (los mismos que usamos para aumentar el nivel de dopamina).
  • Practica una nueva afición, algo nuevo: apúntate a clases de pintura, de baile, de yoga
  • Escucha música: las emociones positivas que nos genera favorece el buen equilibrio de la química cerebral.
  • Sal de casa, conoce gente nueva.

3. Para equilibrar la química cerebral debes dormir de forma adecuada

gif-cerebro

Un mal descanso, el sufrir muchos despertares nocturnos o tardar muchas horas en conciliar el sueño tiene serias consecuencias.

Una de ellas es el descenso de la serotonina, lo cual deriva, como ya sabemos, en fatiga, mayor sensibilidad al estrés y riesgo de depresión.

Dormir bien es salud y es un modo de equilibrar la química cerebral, algo básico para que los neurotransmisores se regulen y favorezcan un estado emocional más fuerte, positivo, resistente.

Descubre 9 hábitos que te producen ansiedad

Cómo dormir mejor para cuidar de nuestra salud cerebral

  • Sigue unos mismos horarios, come, cena y ve a la cama a la misma hora.
  • Dos horas antes de acostarte, reduce la exposición a los aparatos electrónicos, es decir, cierra el ordenador, el teléfono, la tableta…
  • Realiza ejercicio por la tarde, pero nunca antes de acostarte.
  • Sigue un mismo ritual a la hora de ir a la cama: una ducha caliente, un vaso de leche con miel, un libro y a relajarnos en la cama.
  • Procura que la temperatura de la habitación sea la adecuada. Tanto el calor como los olores fuertes afectan a nuestro descanso.

Para concluir, regular y equilibrar nuestra química cerebral para tratar una depresión no depende solo de los fármacos.

Si deseamos salir de este túnel necesitamos más estrategias, más recursos psicológicos, personales y unos hábitos de vida adecuados como los aquí sugeridos con estos consejos.

¿Los ponemos en práctica?

Te puede gustar