¿Eres intolerante al gluten? Descubre los cereales y granos que puedes consumir

Daniela Castro 21 febrero, 2017
Las harinas con gluten se pueden sustituir. Hay alternativas muy saludables y que no entrañan ningún riesgo para personas que sufren intolerancia al gluten o la enfermedad celiaca. Te explicamos cuáles son.

El gluten es una glicoproteína que está presente en varios tipos de cereales, principalmente en el trigo y, de hecho, representa un 80% de las proteínas de este alimento.

Es el responsable de brindar elasticidad a las masas de harina y, en conjunto con la fermentación, permite que los productos de panadería adquieran una consistencia esponjosa.

Es un agente gelificante y emulgente que se ha valorado desde la antigüedad en la gastronomía, dado que liga las moléculas de agua para estructurar los alimentos de harina.

No obstante, hace algunas décadas se encontró que, por las dificultades que ocasiona en la digestión, muchas personas presentan alergia e intolerancia al mismo. De hecho, hoy se distingue una condición conocida como celiaquía que causa inflamación crónica en el intestino debido a la exposición a esta proteína vegetal.

Su desarrollo se manifiesta de múltiples formas en cada caso. Sin embargo, a nivel general es un conjunto de síntomas digestivos derivados de las dificultades para asimilar esta sustancia.

Debido a esto, los pacientes con intolerancia se ven en la obligación de buscar alternativas, dado que deben excluir por completo las fuentes de esta proteína. Por suerte, hay algunos cereales y granos que por su composición son aptos para las personas que padecen este trastorno.

¿Te interesa conocerlos?

Harina de arroz

harina-de-arroz

La harina de arroz es un alimento sin gluten que, por su alto contenido de almidón, es ideal como espesante de las salsas y otras recetas similares.

No es muy buena para elaborar pan o preparados con masas que necesiten levar, dado que no contiene las proteínas que se encargan de ese efecto esponjoso.

Sin embargo, se puede combinar con otras harinas, o bien, preparar recetas alternativas que no requieran aumentar de volumen.

Con su ingesta obtendrás una cantidad interesante de vitaminas del complejo B y minerales esenciales.

Ver también: ¿Sabías que puedes adelgazar con el arroz con leche?

Mijo

El mijo es un grano de tamaño pequeño que se ha valorado desde hace cientos de años por su alto contenido de nutrientes esenciales y su versatilidad a la hora de preparar platos. No contiene gluten en ninguna de sus variedades y se puede consumir del mismo modo que el arroz o la avena.

Su textura es un poco más suelta y cremosa, por lo que también sirve en la preparación de sopas y guisos. Por sus características también conviene agregarlo en masas de pan o bollería, sobre todo cuando se combina con otros cereales y semillas.

Quinoa

quinoa

La quinoa es un alimento de alto valor nutricional que se ha hecho muy popular en todo el mundo por ser una fuente baja en calorías pero con proteínas de alta calidad, sustancias antioxidantes y otros nutrientes esenciales que brindan múltiples beneficios al organismo.

Este pseudocereal, que es más bien una semilla, es una excelente fuente de aminoácidos, fibra y vitaminas que, tras ser absorbidos, brindan un impulso de energía al cuerpo.

Se puede preparar de forma similar al arroz, pero además sirve como aderezo de sopas, guisos y otras recetas con vegetales. También es posible adquirirlo en copos y harina, siendo útil para elaborar recetas al horno.

Harina de garbanzo

La harina de garbanzos cuenta con una textura muy similar a la de la harina de trigo y, dado que no contiene gluten, es una de las mejores opciones para las personas que sufren de intolerancia.

Suele utilizarse para la elaboración de masas, aunque también son útiles para los rebozados y los guisos.

Aporta cantidades significativas de aminoácidos esenciales, antioxidantes y minerales cuya absorción mejora el gasto energético y la salud.

Te recomendamos leer: Garbanzos, fuente de energía natural

Harina de almendras

Harina de almendra

Obtenida de los restos de almendras que quedan tras preparar la leche, esta harina es un alimento delicioso que se puede utilizar en la elaboración de galletas, panes y muchas otras recetas similares.

Cuenta con un alto nivel de potasio y poco sodio, lo cual contribuye a regular la presión arterial y los niveles de colesterol. Su bajo índice glucémico ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, mejorando la salud de los pacientes con diabetes.

Está libre de gluten y aporta una pequeña cantidad de aminoácidos esenciales que aumentan el rendimiento físico y mental del organismo.

Como puedes notar, son muchas las opciones para remplazar los alimentos que contienen gluten en caso de tener algún tipo de intolerancia. Su consumo brinda muchos nutrientes al organismo sin causar molestias inflamatorias o digestivas.

Te puede gustar