¿Eres muy sensible? Conoce a qué se debe

Todo lo que ocurre a nuestro alrededor nos afecta como si fuera algo personal, somos muy exigentes como nosotros mismos y llegamos a tener reacciones desmedidas ante situaciones desagradables

Si sueles llorar por cada cosa que pasa a tu alrededor, si te preocupas por lo que le sucede a quienes más quieres o si prefieres los ambientes más tranquilos, quizás tengas una sensibilidad muy acentuada. Pero ser muy sensible no tiene nada de malo, es una de las tantas maneras de ver el mundo.

La sensibilidad es un rasgo de nuestra personalidad y una de cada cinco personas lo experimenta en demasía. Hay muchos libros que hablan sobre el tema, e incluso de cómo superarlo si lo deseamos. En este artículo te contaremos cuáles son los rasgos distintivos de ser hipersensible.

Pero hay que se consciente de que ser una minoría en la población no es sinónimo de debilidad o de algo malo. ¡Si en el mundo no hubiera gente sensible todo sería más caótico! Presta mucha atención para saber si te encuentras dentro de este grupo:

Tus sentimientos son siempre intensos

Tus sentimientos son siempre intensos

No solo cuando te enamoras, sino también cuando estás deprimido, decepcionado o molesto. Las personas muy sensibles procesan lo que sienten de una manera más profunda, mucho más que el resto.

Por ello amas como si no hubiera nadie más en el mundo, te involucras al máximo en cada situación y probablemente eres más intuitivo que todos los que te rodean. Eso te permite llegar hasta el fondo de cualquier situación y hallar lo que buscas.

Sueles llorar con mucha facilidad y seguramente esto te avergüenza. El llanto fácil puede parecer un signo de debilidad, pero no debes sentirte de esta manera. Es bueno expresar los sentimientos y sacar lo que nos molesta.

Ver también: Quien mucho traga, al final se ahoga: el peligro de silenciar los sentimientos

Tus reacciones son más sentimentales

El llanto está a flor de piel y aparece casi todos los días. No siempre por las mismas razones. Quizás hoy se deba a una película de amor y mañana a un vídeo de un perrito jugando con un minino. Eres de reaccionar más frente a cualquier situación.

Por ejemplo, si tu mejor amigo tiene un problema mostrarás preocupación y empatía para ayudarlo en todo lo que esté a tu alcance. Esta reacción también se produce en lo referente a las cosas negativas que pueden decir sobre ti. Sueles tomar las cosas bastante personales y sufrir sobremanera.

Te suelen preguntar por qué eres tan sensible

Mujer muy sensible llorando

Esa es la consulta del millón y la escuchas bastante seguido. Esto se debe a que en la sociedad no está bien visto el llanto, algunas demostraciones de cariño o ciertas características que nos dejan en evidencia o nos hacen ver débiles. La sensibilidad (más aún la hipersensibilidad) está vista como algo negativo.

La gente se burla si ve a un hombre sensible. También es probable que los miembros de la familia y personas allegadas no comprendan su personalidad y pregunten con frecuencia por qué es de esa manera.

Prefieres practicar ejercicio solo

La gente que es muy sensible no es de hacer actividades de equipo, sobre todo en lo que se refiere al deporte. En este tipo de disciplinas, si bien hay más personas, se observan los aciertos y los errores de cada uno. Lo mismo se aplica en el trabajo, al elegir cubículos independientes o empleos individuales.

Si la sensibilidad es lo tuyo probablemente elijas deportes como salir a correr, hacer senderismo o andar en bicicleta. También puede que prefieras ir al gimnasio con un amigo o con tu pareja para no tener que entablar conversación con otras personas.

Si eres muy sensible te cuesta tomar decisiones

Te cuesta tomar decisiones

Las personas hipersensibles están pendientes de todos los detalles y sutilezas. Esto puede ser bueno o malo. Si bien en muchos casos tardar en decidir no tiene nada de negativo (por ejemplo, qué comer en el restaurante o que ropa ponerse) en otros sí puede incidir en la vida cotidiana.

La tardanza en la toma de decisiones está relacionada con que se sopesan muchas de las consecuencias posibles. Esto puede ser bueno para evitar los impulsos o arrepentirse después.

Te sientes muy decepcionado cuando te equivocas

En relación a lo dicho anteriormente, si eres muy sensible quizás el sentimiento que experimentes cuando tomas una decisión no del todo correcta sea muy profunda y te cueste olvidarlo.

Al descubrir que has cometido un error es probable que no te lo perdones con facilidad y que el tema ronde en tu cabeza mucho tiempo. La reacción emocional al fracaso es muy alta.

Eres más propenso a la ansiedad y la depresión

Si cuando eras pequeño has pasado por momentos traumáticos (por ejemplo, falta de seguridad en la escuela o padres superprotectores) tu sistema nervioso se ha preparado para sentir más ansiedad.

En ese caso, se recomienda al entorno familiar ayudar a la persona y comprenderla para que se sienta apoyado y disminuyan sus niveles de estrés.

Te recomendamos leer: Dile adiós a la depresión preparando el batido de la felicidad

Los sonidos fuertes son más desagradables para ti

Los sonidos fuertes son más desagradables para ti

El golpe de la ventana por el viento, un trueno o la bocina de un coche te hacen saltar de tu asiento. El caos y el ruido te ponen mal y sueles sentirte mareado, fatigado o con dolor de cabeza.

Cualquier sonido imprevisto te asusta. Además, no te gustan para nada las películas o noticias violentas, así como tampoco los filmes de terror.

No soportas las críticas

Esto no se debe a que seas fanfarrón o narcisista, sino que tu reacción ante las críticas es más intensa que la de los demás. Puedes emplear algunas técnicas para evitarlo como, por ejemplo, hacer oídos sordos a lo que dice el resto.

Todos estos aspectos te pondrán sobre la pista de si eres una persona muy sensible, mucho más que los demás. Pero recuerda que es un rasgo más de tu personalidad, que aunque te sientas diferente, también tiene su aspecto positivo. Ser muy sensible es un don con el que, al fin y al cabo, tienes que aprender a vivir.

REFERENCIAS:

http://www.huffingtonpost.es/2014/03/05/personas-altamente-sensibles_n_4902755.html