Eribulina: qué es y cómo actúa

La eribulina es utilizada para tratar el cáncer de mama en su fase más avanzada. Hoy descubriremos cómo se suministra y qué debemos tener en cuenta si nos sometemos a este tratamiento.

La eribulina es un fármaco que se utiliza para tratar el cáncer de mama, uno de los tipos de cáncer en los que más se ha avanzado hasta el momento. En la actualidad, la manera de suministrar este tipo de medicamento es por medio de la vía intravenosa.

Sin embargo, la eribulina tiene un nombre mucho más comercial por el que seguro muchas personas lo conocen: Halaven. Pero, tan solo se suministra cuando una persona tiene un cáncer de mama que está en un estado avanzado, específicamente, cuando ha dado lugar a metástasis.

Cuando hablamos de que un cáncer está en estado de metástasis es que ha empezado a diseminarse por otras partes del cuerpo afectando a otros órganos. Por ejemplo, aunque el cáncer se haya originado en la mama puede afectar al hígado, al páncreas o al cerebro.

La eficacia del eribulina

Cáncer de mama eribulina

La utilización de la eribulina como tratamiento para el cáncer de mama en fase de metástasis, en la actualidad, tiene una gran eficacia. Esto es lo que confirma un estudio que realizó el Instituto de Oncología del Vall d’hebron que demostró qué tras la quimioterapia el uso del eribulina era capaz de dar muy buenos resultados en el cáncer de mama en estado avanzado.

No obstante, aunque la eribulina es eficaz, se están probando otras alternativas para lidiar con la metástasis. Recordemos el caso de una mujer con cáncer de mama que se sometió a un tratamiento con inmunoterapia cuando su diagnóstico no le auguraba más de 2 o 3 meses de vida.

El resultado del tratamiento al que se sometió fue muy revelador, ya que la metástasis fue mejorando lentamente hasta su completa desaparición. Hasta el día de hoy, no ha dado muestras de volver a aparecer.

Cómo actúa la eribulina

Las células cancerosas, como el resto de células, se dividen. Sin embargo, presentan la peculiaridad de la inmortalidad, es decir, siempre y cuando dispongan de recursos nutricionales para poder dividirse, lo harán. Al contrario que el resto de células del organismo, que tras una determinada cantidad de divisiones mueren.

Para detener este proceso, y cuando la quimioterapia convencional es eficaz, la eribulina es la mejor opción. Este fármaco inhibe el alargamiento de los microtúbulos, estructuras esenciales para una correcta división celular. La cantidad o dosis adecuadas dependerán de la gravedad de la metástasis y de lo que considere oportuno el médico.

Cuando se le inyecta a una persona la eribulina, debe permanecer con la vía unos 3 o 5 minutos. De esta manera, se le permite al cuerpo recibir la dosis adecuada para que el fármaco empiece a actuar.

Quizá te interese: Avance médico podría eliminar las células cancerosas

Efectos secundarios

Perder cabello cáncer

Como todo fármaco, y al igual que la quimioterapia, es posible que aparezcan algunos efectos secundarios. Estos pueden verse agravados dependiendo de si la dosis es muy alta o no. Algunos de estos efectos son los siguientes:

  • Recuento bajo de glóbulos blancos y rojos.
  • Las células sanguíneas también pueden presentar un recuento más bajo de lo normal. Este efecto secundario puede durar 13 días.
  • Pueden entumecerse las manos y los pies y en raras ocasiones también las piernas.
  • Es posible que haya pérdida de cabello y fatiga, efectos secundarios que también aparecen después de someterse a la quimioterapia.

Estos son los efectos secundarios que suelen darse en algunas ocasiones tras el tratamiento con eribulina. Sin embargo pueden aparecer otros como llagas en la boca, diarrea, pérdida de apetito, estreñimiento o dolor en los huesos.

En caso de que exista fiebre, sangre en la orina o que las llagas bucales sean demasiado graves se debe comunicar al médico inmediatamente o ir a urgencias.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Mientras estemos sometiéndonos a un tratamiento de eribulina debemos tener en cuenta algunas precauciones para evitar algunas consecuencias negativas del tratamiento:

  • Beber mucha agua, ya que mantenerse hidratado es fundamental.
  • Evitar estar en contacto con personas enfermas, pues nuestro sistema inmunitario está debilitado y cualquier contacto con una persona enferma nos hace susceptibles de contagiarnos.
  • No amamantar si se está embarazada, pues la eribulina podría pasar al bebé.
  • Evitar la concepción mientras se recibe el fármaco por el mismo motivo que el anterior.
  • Utilizar cepillos de cerdas suaves para evitar las llagas en la boca.
  • Alimentarse de manera saludable y mantenerse activo caminando un poco cada día para sentirse mejor.

¿Conocías la eribulina? Este fármaco es un gran aliado en los procesos de cáncer con metástasis permitiendo que las personas tengan esperanza.