Eritropoyetina: qué es y cuál es su función

Edith Sánchez 9 enero, 2018
La eritropoyetina o EPO es una sustancia prohibida en las competiciones deportivas. Su uso incrementa artificialmente las capacidades deportivas al aumentar los niveles de glóbulos rojos en sangre.

La eritropoyetina es una hormona cuya principal función es la de hacer que se mantenga constante la concentración de glóbulos rojos en la sangre. Lo normal es que los glóbulos rojos se destruyan y se creen a un ritmo constante y equilibrado. Sin embargo, si hay un descenso en sus niveles, el cuerpo libera eritropoyetina. Esta hormona estimula a la médula ósea para que produzca más glóbulos rojos.

Su nombre deriva de las raíces griegas erythros, que significa rojo;  y poiein, que significa hacer. Por lo tanto, su significado etimológico vendría a ser algo así como “hacer el rojo”, es decir, los eritrocitos o glóbulos rojos.

A la eritropoyetina también se le conoce comúnmente con el nombre de EPO. También se le llama epoetina. Antiguamente se le conocía como hematopoyetina.  Entre el 85 y el 90% de la misma es producida por el riñón. El resto, es decir, entre un 10 y un 15%, se genera en el hígado y en las glándulas salivares.

Descubrimiento e historia de la eritropoyetina

Descubrimiento e historia de la eritropoyetina

Aunque la sangre era objeto de estudio desde la antigüedad, fue hasta el Siglo XIX cuando se comprendió su origen y su función. El descubridor de la hemoglobina fue Felix Hoppe-Seyler. Por su parte, Ernst Neumann encontró que la sangre se formaba en la médula.

En 1893, Friedrich Miescher indicó que los glóbulos rojos se formaban cuando había una disminución de oxígeno en la médula. Solo hasta 1905, Paul Carnot y su asistente Clotilde Deflandre, formularon la hipótesis de que una hormona regulaba la producción de eritrocitos o glóbulos rojos.

Más adelante, K. R. Reissman y Allan J. Ersle corroboraron la existencia de tal hormona. A partir de esta comenzaron a implementar un nuevo tratamiento contra la anemia. John Adamson y Joseph W. Eschbach confirmaron el mecanismo de producción de la hormona. A mediados de los años ochenta, la eritropoyetina logró sintetizarse en laboratorio.

Ver también: Tips para aumentar los glóbulos rojos naturalmente

Producción y función

Producción y función

La principal función de la eritropoyetina es la de acelerar el proceso de producción y maduración de los glóbulos rojos. Logran aumentar el porcentaje de estos en la sangre. Los glóbulos rojos son las células que se encargan fundamentalmente de transportar oxígeno a las demás células del organismo.

Cuando el aporte de oxígeno se reduce unos sensores estimulan la producción de eritropoyetina por parte de los riñones. Concretamente en las células peritubulares de la corteza renal. Una pequeña parte también se produce desde el hígado. Este proceso hace que el volumen de glóbulos rojos vuelva a su estado normal. De este modo, siempre hay una relación inversa entre los valores de EPO y los de hemoglobina.

Diariamente se generan alrededor de doscientos mil millones de glóbulos rojos. Sin embargo, la producción de estos no es la única función de la eritropoyetina. También se ha encontrado esta hormona en las neuronas, en las células del miocardio, en los astrocitos y en células de la microglía. En el Sistema Nervioso Central previene la muerte de las neuronas. El tema todavía se encuentra en investigación.

Te recomendamos leer: Leucopenia: causas y consecuencias

Usos médicos y dopaje

Usos médicos y dopaje

La eritropoyetina se fabrica de forma biotecnológica. Generalmente se emplea para tratar la anemia en pacientes que hacen diálisis. En ellos, hay una alteración en la formación de la sangre, debido a la falla en sus riñones. También es frecuente su uso después de ciclos de quimioterapia muy agresivos, en pacientes que padecen cáncer.

Uno de los usos más controvertidos de la eritropoyetina es el que hacen los deportistas. Esta sustancia está prohibida en las competiciones deportivas. Se considera una forma de dopaje. Esto se debe a que si el deportista recibe inyecciones de eritropoyetina, inmediatamente aumenta la concentración de sus glóbulos rojos.

El efecto es que los músculos reciben más oxígeno, a partir de la misma cantidad de sangre. De este modo, se aumenta el rendimiento de una manera artificial. Los músculos trabajan de manera más eficaz y se ralentiza la aparición de la fatiga. En los deportes que exigen un alto nivel de resistencia, el consumo la eritropoyetina incrementa las capacidades de los deportistas.

Hasta después del año 2000 no se creó un método para detectar la presencia anormal de EPO en sangre. Cabe aclarar que unos niveles muy elevados de glóbulos rojos también ocasionan graves riesgos. Eventualmente podrían ocasionar trombosis, accidentes cerebro vasculares, obstrucción de arterias coronarias o hipertensión.

Te puede gustar