Errores que debes evitar si vas a pintar tu casa

Si vas a pintar tu casa tú mismo procura elegir materiales de calidad y no escatimar en gastos. Asimismo, es fundamental respetar los tiempos de secado para no arruinar el acabado.

Con el paso del tiempo las paredes pueden llegar a pedir a gritos una mano de pintura. Por tanto, es importante saber pintar si lo que queremos es hacerlo nosotros mismos y que no nos suponga un gran desembolso de dinero.

Existen muchas técnicas para conseguir un buen acabado. Hay que tener en cuenta unas pautas antes de desempeñar esta labor, así como unos pasos previos y durante el proceso de pintura.

Pintar puede ser una actividad lúdica e incluso relajante. Podemos encontrar en ella una oportunidad de evadirnos o de hacer algo en familia, porque tanto niños como mayores puedes echar una mano.

Si no sabemos o si no tenemos en cuenta algunas cuestiones es probable que se convierta en una pesadilla, porque no hay nada más molesto como intentar hacer algo por ti mismo y que el resultado sea nefasto. Queremos ayudarte y no queremos que desistas en tu intento. Por ello, te contamos cómo puedes pintar tu casa y en qué cosas te tienes que centrar para tener un buen resultado.

 

Errores que debes evitar a la hora de pintar tu casa

A continuación te contamos los errores más comunes que cometen las personas a la hora de ponerse a pintar las paredes de su casa.

No realizar una lista de materiales

Lanzarte a pintar tu casa sin ninguna planificación puede resultar muy mal porque, seguramente, cuando estés en plena actividad te falte alguna herramienta o material importante.

Por ello, te dejamos un listado estándar de lo que podrías necesitar:

  • Pintura, calcula los metros y pide consejo en la tienda para comprar la pintura necesaria.
  • Rodillos adecuados para el tipo de pared.
  • Un mango extensible.
  • Una escalera segura o cualquier taburete que te sirva para llegar a cualquier parte.
  • Cinta de carrocero o cinta de pintor.
  • Una cubeta grande.
  • Una brocha específica para las esquinas.
  • Protección para suelos y puertas, no papel de periódico.
  • Ropa vieja que no te importe que se manche.

Lee este artículo: Trucos para gastar menos en la remodelaciones

Escatimar en gastos

Aunque veas una oferta o una pintura mucho más barata, no compres de mala calidad. Intenta siempre apuntar y comprar calidad para tus pinturas, los acabados serán mucho mejores y, si optas por una baja calidad, puede que no consigas el efecto deseado.

Si buscas ahorrar en la cantidad de pintura, puedes optar por alternativas más baratas, como pintar una pared y en otra colocar papel pintado.

Utilizar plásticos o periódico para el suelo

Si al pintar tu casa buscas proteger el suelo, no te aconsejamos colocar plásticos o papeles de periódico. Estos se pueden mover a la primera de cambio y, posteriormente, podemos pisar las manchas de pintura que caen en el suelo sin darnos cuenta y ensuciar otras zonas.

Para proteger la superficie lo ideal es cubrir el suelo con mantas y trapos viejos y fijarlos bien a las esquinas.

No pensar en los muebles

Puede que tu intención de pintar una pared sea sencilla y, por ello, al tratarse de una sola pared no te preocupes por cubrir un mueble cercano. Sin embargo, tienes que proteger los muebles de posibles manchas, por lo que conviene cubrirlos con plásticos. No escatimes en estos detalles.

De igual modo, cubre ventanas y puertas. En definitiva, cualquier objeto y superficie que pueda mancharse. Hay que tener en mente que no somos profesionales.

Elegir los colores que nos gustan

Pintar las paredes de la casa requiere unos conocimientos previos.

Puede que tu color favorito sea el rojo o el fucsia, sin embargo, no serían una buena opción para pintar nuestro dormitorio o el comedor. Lo ideal es hacer una prueba de color y buscar el tono que mejor quede con nuestra decoración y con nuestros muebles.

Lo ideal es tomar siempre una muestra y hacer pruebas para no errar con la elección. No hay problema en equivocarse y cambiar de opinión, tan solo tenemos que estar seguros cuando tomemos la decisión.

Elegir el blanco como única opción

Suele ocurrir que las personas no se arriesgan y directamente deciden pintar su casa con el color blanco. Puede que esta sea una buena elección cuando no somos profesionales, porque con la pintura blanca no necesitamos grandes acabados.

El color blanco ayuda a sumarle luz a las estancias de tu casa, aunque puede ser una opción pobre y poco arriesgada. Intenta buscar un ocre, un amarillo claro o alguno que le de un toque más personal a tu hogar.

Pensar que la pared se arreglará

Muchas veces pensamos que con una mano de pintura las humedades de nuestra casa desaparecerán o la grieta se recuperará. Sin embargo, es una falsa creencia; en primer lugar, tendríamos que arreglar desde dentro la pared y, una vez lista, pintarla.

Es recomendable dar una mano primera de pintura de imprimación, aunque nos parezca una tarea más costosa o nos de pereza.

Empezar a pintar por el medio

Si es tu primera vez, no cometas el error de empezar a pintar por el medio. La pintura siempre gotea, por lo que lo ideal es empezar desde la esquina superior y detenerse en los zócalos. Una vez secos, podemos continuar por la pared con movimientos de arriba y abajo.

No respetar los tiempos

No es lo mismo pintar una pared blanca y cambiarla de color que transformar una pared de color en otro tono mucho más claro. Lo ideal es respetar los tiempos de secado y no tener prisa ya que, si no esperamos lo suficiente o si no tenemos paciencia, puede que el acabado sea muy malo.

Es mejor no correr y tener un buen trabajo hecho. De igual modo ocurre con la cinta de carrocero: se suele quitar una vez hemos terminado y muchas veces, al despegarlo, salta la pintura y se quedan muchas imperfecciones. Por esta razón, hay que arrancarlo al menos 24 horas después y de forma paralela.

Pintar el techo de blanco

Existe la falsa creencia de que el techo tiene que ser de color blanco. Es posible que ayude a que la estancia sea o parezca más amplia, pero puedes utilizar otro tono que combine a la perfección con el de la pared y así darle un toque personal y original al techo.

Descubre: Decoración con accesorios de colores vibrantes

Pintar cada habitación de un color diferente

Es posible que, si tienes niños pequeños y les da a elegir un color, pidan azules, verdes, morados o rosas. Sin embargo, una buena idea es dejarles que su imaginación salga a la luz y otra distinta, pintar toda la casa de un color diferente.

Digamos que las habitaciones de los niños son una excepción. Por su parte, sería conveniente que el resto de la casa tuviera una armonía para así mantener una decoración acogedora y pulcra.

Estos son algunos de los fallos que se suelen cometer a la hora de ponernos a pintar tu casa. A partir de ahora presta atención a los detalles, tiempos y sobre todo, a los materiales: una pintura de calidad nos asegurará el 80 % del trabajo.

No dudes en compartir con tus conocidos estos consejos para que ellos tampoco fallen.