¿Es buena la sal marina?

Yamila Papa 5 agosto, 2013
Al incluir sal marina en nuestra dieta diaria le proporcionamos a nuestro organismo minerales esenciales, combatimos la retención de líquidos y propiciamos el buen funcionamiento de los riñones y las glándulas suprarrenales

Muchas son las dudas que surgen en torno a la sal y a si es o no posible consumirla en las comidas. Por su menor contenido en sodio y su refinado, la sal marina se recomienda a personas con problemas cardíacos, obesidad, retención de líquidos o, simplemente, a los que desean cuidarse todos los días.

Sal marina vs sal de mesa: ¿es buena la sal marina?

En primer lugar, debes saber que la sal “común” pasa por un proceso por el cual son eliminados el magnesio y otros minerales. Además, se destruye el yodo natural durante su refinado y se le añade yoduro de potasio a altos niveles, casi siempre tóxicos. Y se le agrega dextrosa como estabilizador y un agente de blanqueo para que tenga el color con que la conocemos.

La sal de mar o sal marina se seca naturalmente, al sol. No tiene ningún proceso y contiene cantidades microscópicas de vida marina y, por supuesto, de yodo natural.

Te puede interesar: 8 alimentos ricos en yodo para mejorar la salud de la glándula tiroidea

La sal marina es de color menos blanco y ligeramente más húmeda. Tiene un sabor más fuerte, pero se utiliza menos en las recetas de cocina, con los mismos resultados.

Entonces, si comparas entre las características de cada tipo de sal, te darás cuenta por qué la del tipo “marino” es más sana y más adecuada para ingerirla todos los días.

Beneficios de la sal marina en nuestra salud

Al consumir sal marina en nuestra dieta diaria, equilibramos y nutrimos nuestro organismo con minerales esenciales. Algunos de los beneficios que nos ofrece esta sal son:

  • Es buena para la contracción y expansión muscular, estimulación de nervios, buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales y en otros procesos biológicos.
  • Proporciona cloruro, que sirve para producir los ácidos necesarios en la digestión de proteínas, enzimas e hidratos de carbono.
  • Es excelente para las personas que necesitan equilibrar su peso.
  • Al contener magnesio, ayuda en la producción de enzimas, en la transmisión nerviosa, la formación ósea, la resistencia a enfermedades del corazón y la creación del esmalte de los dientes.
  • Debe ser consumida por niños pequeños porque ayuda al desarrollo del cerebro.
  • Ayuda a estabilizar los latidos del corazón y sirve para regular la presión arterial o frenar los niveles altos.
  • Elimina los depósitos de sodio dañinos que están en el cuerpo.
  • Permite un sueño más profundo, relajante y largo (si se toma con agua caliente antes de dormir).
  • Limpia las mucosas, la congestión nasal y los senos nasales.
  • Mantiene los electrolitos en el cuerpo, esenciales para el procesamiento de comunicación de las células del cerebro
  • Combate la retención de agua y ayuda a disolver cálculos renales.

Al contrario de lo que se cree popularmente, la sal no es mala, si se consume la del tipo “marino”. Ayuda a nuestro cuerpo en varios aspectos y es más saludable que la común, la cuál debe soportar varios procesos y elementos químicos. ¿Has probado ya la sal marina?

Te puede gustar