¿Es bueno beber agua mientras se come?

Beber agua durante la comida nos ayuda a hacer la digestión. Tomarla antes de comer, además de proteger las paredes del estómago, nos sacia y evita que comamos en exceso

Existen dos posturas contrarias en relación a si es bueno beber agua mientras se come. Es cierto que no podemos vivir sin este líquido y que nuestro cuerpo está formado en gran parte de agua. Consumirla mientras ingerimos alimentos podría interferir en el proceso digestivo.

Entérate de la respuesta a este interrogante en el siguiente artículo.

El agua, ese líquido tan indispensable

Todos conocemos las bondades que tiene beber agua. Además, nuestro cuerpo necesita agua para que nuestros órganos y células puedan funcionar.

Asimismo, beber agua ayuda a eliminar toxinas, hidratar los órganos o transportar minerales hacia las células. Por ello, se recomienda consumir entre dos y dos litros y medio por día.

Desde hace algún tiempo, se ha desatado un debate en relación a si es bueno o no beber agua mientras se come. ¿Sirve para adelgazar? ¿Modifica el proceso de la digestión? ¿Nos hace retener más líquido? Hay muchos mitos en lo que se refiere a este tema y a otros sobre la alimentación.

agua Gabriele Diwald
Para comenzar, el agua no tiene calorías. Si bebemos agua antes del almuerzo o de la cena, el estómago se llenará y eso nos hará comer menos, pero no por ello estaremos adelgazando.

Un estudio de la American Chemical Society de Boston afirmó que aquellos que bebieron dos vasos de agua antes de comer consumieron entre un 75 y un 90% menos de calorías. Esto es así porque el agua sació su hambre o porque a veces creemos que tenemos apetito cuando en realidad es sed.

Otra de las creencias es que si bebemos agua en las comidas nos provocará retención de líquidos. Los expertos indican que esto es falso, porque ocurre todo lo contrario.

Beber agua estimula el funcionamiento renal y nos ayuda a equilibrar los niveles hídricos del cuerpo, sin importar la hora que sea o lo que estemos haciendo.

agua zsoltika

¿Qué pasa en el cuerpo cuando se bebe agua fría al comer?

Beber agua muy fría puede solidificar las grasas que ingerimos y hacer más pesada la digestión. Además, al beber agua muy fría el cuerpo se encarga de regular el cambio de temperatura que se ha producido, en lugar de emplear energía en la digestión.

agua alcalina

El estómago está diseñado para producir ácidos que ayudan a la digestión de los alimentos para que éstos se asimilen correctamente. Todo depende del sistema digestivo de cada persona.

No obstante, cuando ingerimos agua fría, los ácidos se apaciguan, se debilitan y tardan más tiempo en degradar la comida.

¿Es mejor beber agua mientras se come o después?

Lo que se aconseja es beber antes de la comida, para que el líquido proteja las paredes del estómago. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es mejor el agua a temperatura ambiente o tibia que la recién tomada de la nevera o con cubitos de hielo.

¿Ocurre lo mismo si en lugar de agua bebemos zumos o refrescos?

En realidad, el mejor líquido que podemos tomar es el agua. Sin embargo, para hidratar nuestro cuerpo también podemos obtener agua procedente de frutas y verduras.

Beber zumos naturales o infusiones puede ser también una opción saludable para hidratarnos. Pero, hay que tener en cuenta que decantarnos por beber refrescos puede ser la opción más perjudicial para nuestra salud por la gran cantidad de azúcares que contienen.

agua con limon DorteF

¿Cuándo y cómo conviene beber agua?

La cantidad recomendada al día está entre 2 litros y 2 litros y medio. Aunque variará dependiendo de la persona, su edad y sexo. No debemos olvidad que podemos obtener el agua necesaria también de los alimentos. Además, en épocas de calor será necesario hidratarnos más.

El debate acerca de si es bueno beber agua mientras se come o no sigue en pie porque todavía no hay muchos estudios que avalen una u otra teoría.

Entonces, todo dependerá de nuestro organismo y de cómo nos sintamos según el hábito que tengamos. Beber agua mientras se come nos hará sentir más pesados aunque nuestro menú haya sido liviano, quizás sería bueno cambiar de costumbre.

Si en cambio, no bebemos nada y nos damos cuenta de que tardamos en hacer la digestión, entonces, un vaso de agua al finalizar la comida no vendría nada mal.

Algunas personas recomiendan consumir una fruta como puede ser una pera o una naranja una hora antes del almuerzo o la cena, y así, tendremos menos apetito. A la vez que no dejaremos de hidratarnos por el agua que tiene la fruta.