¿Es bueno consumir aceite de canola?

Yamila Papa 24 septiembre, 2013
Es fundamental que el aceite de canola o colza que consumamos sea de origen orgánico y no haya sido manipulado genéticamente. De lo contrario su consumo podría ser perjudicial

Se dicen muchas cosas en torno a este aceite de origen vegetal, sobre todo en relación a si es benéfico o no para la salud. Varias investigaciones demuestran sus propiedades y lo recomiendan como una alternativa al aceite de oliva. Entérate por qué es bueno consumir aceite de canola, cuando es orgánico.

Aceite de canola, uno de los aconsejados

Al tratarse de un aceite de origen vegetal, ofrece grasas buenas para el cuerpo humano, que si se incluyen a una dieta balanceada permite realizar todas las actividades que se deseen, padecer menos enfermedades, tener más energía, etc. Los expertos en nutrición recomiendan consumir aceite de girasol, de oliva y de canola, por ser los más sanos que existen.

Estos cuentan con grasas correctas, es decir, con las que no hacen daño, sino todo lo contrario, ayudan a producir hormonas y a absorber las vitaminas A, D, E y K de los alimentos que consumimos. Es bueno entonces, utilizar el aceite de canola para condimentar las ensaladas, para preparar platillos y como una alternativa a otros productos.

canola2

Características del aceite de canola

También conocido en algunos países como “aceite de colza”, es tradicional en Alemania y ofrece una gran cantidad de vitamina E, así como también ácidos erúcicos, linoleicos y linolénicos. En su composición, podemos encontrar también ácidos omega 3 y 6.

Es válido destacar que en algunos sitios se cosecha canola transgénica y esa opción no es buena consumir. Es preferible adquirir el aceite y otros derivados de huertas orgánicas o producciones naturales, para evitar el consumo de un ingrediente manipulado genéticamente. Es necesario prestar mucha atención a este punto.

Propiedades del aceite de canola

canola3

El aceite de colza ayuda a:

  • Disminuir los niveles de colesterol malo o LDL
  • Regular el ritmo cardíaco
  • Prevenir la formación de coágulos sanguíneos
  • Reducir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares
  • Controlar los niveles de glucosa en sangre para diabéticos tipo II
  • Prevenir enfermedades como arteriosclorosis o trombosis
  • Reducir la producción de radicales libres que afectan a las células
  • Disminuir la producción de cálculos biliares.

Imágenes cortesía de Veganbaking.net, ginny y Keegan

Te puede gustar