¿Es bueno dormir en el suelo?

A pesar de que en Occidente se tiene de ver esta práctica como algo incómodo, en realidad no lo es. Incluso, aporta muchos beneficios.

En los países asiáticos dormir en el suelo es un hábito que forma parte de la cultura ancestral. Se trata de una costumbre que tiene muchos más beneficios de los que se pueda creer y que no debe subestimarse.

Dormir en el suelo como los japoneses

La cultura nipona es realmente fascinante. No solo porque resulta muy diferente a la nuestra sino porque se distingue distinta de otros países conquistados por los mongoles en los cuales se adoptaron muchas de sus costumbres. En el caso de Japón, sus habitantes se mantuvieron firmes y no modificaron la mayoría de sus tradiciones entre las cuales se encuentra el dormir en el suelo.

Los japoneses utilizan un futón o tatami, que consiste en una estera rellena de paja de arroz y con tejidos verdes en los bordes, para dormir en el suelo. Con lo cual, el futón adquiere la función de una cama así como otros muebles “bajos”, como por ejemplo, los cojines.

Tradicionalmente, las viviendas japonesas se construyen sobre cimientos a escasos centímetros por encima del suelo, por lo tanto, tienen como característica principal el ser aislantes tanto para el frío como para el calor.

Para los japoneses, el suelo es un espacio “sagrado” y, por ende, el dormir, comer o descansar cerca de él resultan prácticas espirituales

Si bien las nuevas generaciones japonesas están dejando de lado el hábito de dormir en el suelo, por otro lado, este hábito resulta cada vez más recurrente en la cultura occidental debido a los beneficios que aporta.

Lee también: Los momentos antes de irse a dormir condicionan tu sueño

Ventajas de dormir en el suelo

Los beneficios de dormir en el suelo están relacionados con la salud del cuerpo y, al mismo tiempo, con la convivencia y la armonía del hogar. Y es que el hecho de sacar del armario un futón hecho un rollo y extenderlo en el piso a la hora de dormir puede ser muy bueno en varios aspectos:

1. Propicia la relajación

Propicia la relajación

Cuando nos acostamos en un colchón el cuerpo suele “hundirse” y eso genera tensiones y contracturas musculares. Por el contrario, al estar en un sitio plano el descanso es superior, ya que los huesos y los músculos no tienen que “preocuparse” por mantener la estabilidad. La superficie lisa y dura del tatami evitará que por la mañana te sientas como un robot dolorido.

2. Se cuenta con más espacio

Las camas occidentales son grandes y en muchos casos ocupan una buena parte de la habitación sobre todo si vivimos en un piso pequeño. En Japón, las viviendas también son diminutas por lo tanto podemos tomar su ejemplo.

El futón se puede guardar en cualquier mueble durante el día y solo usar por la noche. El resto del tiempo, el ambiente estará libre para otras actividades. Por otra parte, los tatamis tienen una gran facilidad de cambio y traslado.

3. Es más económico

Es más económico

Comprar una estera como la que usan los japoneses es mucho más económico que adquirir una cama. Además no se necesita colchón y sólo alguna ropa de cama. Ideal para presupuestos ajustados si nos mudamos solos por ejemplo.

4. Ocupa menos espacio en el hogar

Si por ejemplo vienen tus familiares o amigos de visita y se hace tarde para que regresen a sus casas lo más frecuente es que duerman en el sofá de la sala. Si tenemos tatamis adicionales, estos se pueden desplegar en cualquier lugar de la casa (por ejemplo, en el estudio) con más privacidad.

5. Alinea las caderas

Dormir

Si eres una persona que suele dormir de costado es probable que tus caderas se encuentren desbalanceadas. Esto a su vez provoca desequilibrios a nivel muscular y mala postura por lo cual es probable que te duela la espalda o la nuca durante el día. Incluso durmiendo de lado en una estera en el suelo notarás cómo tu cuerpo está más alineado y no sufres tantas contracturas.

6. Equilibra los hombros

Suelo

Sucede lo mismo que con las caderas ya que se producen por dormir de lado. Al dormir en el suelo se corrigen las malas posturas y los se evitan dolores musculares, contracturas y tensiones. También puede derivar en cefaleas o desviaciones óseas crónicas. Nada mejor que dormir en el suelo para revertir esta situación.

7. Combate el lumbago

El lumbago y las molestias de la espalda son uno de los principales problemas más comunes hoy en día. Dado que pasamos muchas horas en el escritorio frente al ordenador o porque no dormimos como corresponde. Si optamos por el estilo japonés para descansar la espina dorsal estará más recta y distendida, por lo tanto, se reducirán los dolores sobre todo en la espalda baja.

Ver también: Consejos para despejar la mente y dormir mejor

8. Cuida la postura

El suelo es recto, sin ondulaciones como un colchón “común”. Con el paso del tiempo las camas occidentales toman la forma del cuerpo de quien las usa. En cambio en el suelo siempre quedarás derecho y alineado. Cuando esto sucede descansas mucho mejor y no solo eso sino que además no adoptas posturas que luego te dolerán todo el día.

9. Duerme lo suficiente

Apenas escuches el despertador “saltarás” del futón con todas las energías recargadas para comenzar la jornada de la mejor manera. No es porque estabas incómodo (quizás al principio si pero sólo hasta que te acostumbres) sino porque en esas horas de sueño has descansado correctamente. Haz la prueba de dormir en el suelo unos días y notarás muchos cambios.

Te puede gustar