¿Es malo beber agua fría? Descúbrelo en este artículo

El agua fría nos ayuda a regular la temperatura del cuerpo después de haber hecho ejercicio. También nos hidrata más rápido, ya que el torrente sanguíneo la absorbe más fácilmente

¿Es bueno o malo beber agua fría durante el ejercicio? ¿Nos facilita recuperar nuestra temperatura corporal o nos perjudicaría? ¿Nos puede ayudar a perder peso? ¿Y cuando tenemos fiebre? Por otro lado, ¿cuánta agua debemos tomar al día? ¿Cómo podemos saber si bebemos lo suficiente?

Descubre las respuestas a estas inquietudes en este artículo para no perjudicar a tu salud. A continuación explicamos la verdad sobre este hábito tan sencillo y natural que tanto nos puede beneficiar.

¿Nos beneficia beber agua fría?

Para empezar, hay médicos especialistas que recomiendan el consumo de agua fría sobre todo después de hacer ejercicio. La explicación es que regulariza la temperatura corporal. Otros médicos que afirman que el consumo de agua fría obliga al cuerpo a gastar energía para calentarse. Como consecuencia, se produce una pérdida de esa misma agua.

Hay otros momentos en los que se suele usar agua fría, y en este caso, sí de forma errónea. Por ejemplo, cuando sube la fiebre, tendemos a sumergir el cuerpo en agua fría. En cambio, lo adecuado sería agua tibia o un poco caliente.

De lo contrario, el agua fría puede provocar escalofríos y subida de temperatura como reacción defensiva del cuerpo. En este caso beberla provoca el mismo resultado negativo.

No obstante, también debemos señalar que, a día de hoy, se siguen realizando investigaciones en este sentido. A menudo, los resultados pueden variar, ya que hay muchos factores condicionantes, como el clima o la genética de cada persona. Por este motivo, también es fundamental escuchar siempre al propio cuerpo y ver cómo reacciona.

Agua fría

Pero, ¿qué cantidad de agua?

Hemos escuchado bastantes veces que debemos consumir suficiente cantidad de agua. La medida recomendada, por regla general, es de dos litros al día.

Si nos pasamos de esa medida o nos quedamos cortos, entonces si seremos susceptibles a presentar ciertos problemas de salud. No obstante, como cada persona es distinta, el mejor indicador de si se consume la cantidad suficiente de agua es la orina.

¿Qué nos dice la orina?

  • Si esta es oscura, estás consumiendo poca agua.
  • Si es de color claro, estás consumiendo suficiente.
  • Hay que tener en cuenta que la orina de la mañana (recién levantados) es algo más oscura.

La sed como indicador

Otra forma de detectarlo es la sed. Cuando el cuerpo dice que tiene sed, ya casi podemos decir que es tarde, que estamos deshidratados. En ese momento hay que beber, y no importa si el agua es fría o caliente.

El aspecto que realmente influye en nuestra salud es la cantidad y calidad de agua. La mayoría del agua que consumimos debe ser natural, sin saborizantes artificiales (están permitidos aditivos como hojas de menta, rebanadas de limón, etc.). Y, por supuesto, sin endulzantes.

Los jugos e infusiones deberían considerarse a parte de la cantidad diaria recomendada. Son un buen complemento para mantenernos hidratados, en especial, en épocas de calor.

Los beneficios de beber agua fría

Beber-agua-saciedad

Para empezar, la principal ventaja a la hora de consumir cualquier líquido es la hidratación. Pero más en particular, beber agua fría nos aporta unos beneficios específicos de su temperatura:

  • Ayuda a perder peso: El cuerpo siempre mantiene una temperatura estable. Por eso, al consumir agua fría, esta temperatura disminuye y el cuerpo gasta calorías para volver a estabilizarla.
  • Baja la temperatura del cuerpo: Después de hacer ejercicio, la temperatura del cuerpo sube y beber agua fría ayuda a estabilizarla, tal y como hemos dicho en el primer punto.
  • Hidrata más rápido: Después de hacer ejercicio, el cuerpo necesita hidratarse con rapidez. El agua fría se absorbe antes por el torrente sanguíneo, lo cual agiliza esta acción.
  • Lee, J. K. W., & Shirreffs, S. M. (2007). The influence of drink temperature on thermoregulatory responses during prolonged exercise in a moderate environment. Journal of Sports Sciences. https://doi.org/10.1080/02640410600959947
  • Girona, M., Grasser, E. K., Dulloo, A. G., & Montani, J. P. (2014). Cardiovascular and metabolic responses to tap water ingestion in young humans: Does the water temperature matter? Acta Physiologica. https://doi.org/10.1111/apha.12290
  • Burdon, C. A., O’Connor, H. T., Gifford, J. A., & Shirreffs, S. M. (2010). Influence of beverage temperature on exercise performance in the heat: A systematic review. International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism. https://doi.org/10.1123/ijsnem.20.2.166