¿Es malo dormir cerca del móvil?

Si no quieres apagar el móvil por la noche, al menos procura apagar la conexión a internet y dejarlo a un metro de la cama

En la época en la que vivimos, es cada vez más imprescindible el móvil. Tal es así que no nos alejamos de él ni para dormir. Sin embargo, lo que la mayoría de la gente no sabe es que, dormir cerca del móvil es malo.

El móvil ha experimentado una evolución vertiginosa en los últimos años y, como consecuencia, nosotros nos hemos vuelto cada vez más dependientes a este aparato. Es cierto que, normalmente, nos hace la vida más sencilla, más cómoda y más entretenida. Sin embargo, ¿hasta qué punto es bueno para nuestra salud tener el móvil pegado todo el rato?

dormir cerca del móvil

Algunas curiosidades del móvil

Si eres de las persona de las que necesitan dormir cerca de móvil o, simplemente lo hacen sin conocimiento de los peligros que este hábito puede traer a tu salud, te recomendamos que eches un vistazo a la información compartida en este artículo.

Las radiaciones que tienen los smartphones son realmente peligrosas y para nada aconsejables. Estos aparatos emiten las radiaciones durante todo el día.

Una investigación en Australia demostró que hay una relación importante entre el uso de los smartphones y la esterilidad en los hombres. Además, también pueden provocar una reducción de la calidad del esperma.

Se recomienda apagar el móvil si vas a dormir con él cerca. Aunque no estés utilizando el dispositivo, éste emite ondas igualmente.

5 Peligros de dormir cerca del móvil

Las radiaciones de los aparatos electrónicos, en este caso de los teléfonos móviles, pueden provocar estas situaciones en las personas que duermen cerca del mismo.

Quizás te interese leer: Qué problemas de salud causa el uso del móvil

1. Cambios en el ciclo del sueño

Que las radiaciones que emiten los teléfonos móviles no las veamos, no significa que no existan. Los órganos funcionan por impulsos nerviosos enviados desde el cerebro. Por ello, cuando tienen que enfrentarse a estas ondas radioactivas, el funcionamiento de los mismo puede variar.

Además, estas ondas pueden alterar también el ciclo de nuestro reloj biológico. Esto que se traduce en una alteración del sueño. Pueden producir que nos desvelemos en varias ocasiones durante la noche, que nuestro descanso no sea de calidad o que tengamos más pesadillas de lo normal.

2. Aumenta el riesgo de cáncer

Tubos de ensayo sobre un diagnóstico de cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los aparatos electrónicos, en general, son malos para el organismo. A su vez, pueden aumentar las posibilidades de padecer cáncer.

3. Puede quemar la piel

Si, además de dormir cerca del móvil, lo pones a cargar, las consecuencias negativas aumentan. Cargar el móvil por la noche es el peor momento del día para hacerlo, sobre todo si eres de los que lo colocan por debajo de la almohada para dormir.

Cuando el móvil está cargando suele calentarse bastante y el material del que suelen estar fabricadas las almohadas es muy inflamable. Por lo tanto, las almohadas no pueden soportar este tipo de temperaturas.

Por esta razón, una sobrecarga del teléfono puede traducirse en una quemadura en la piel mientras dormimos con él debajo de la almohada.

4. Insomnio tecnológico

Otro efecto negativo que tiene dormir cerca del móvil es la posibilidad que tienen las ondas emitidas por él de afectar a tu sistema nervioso.

Tanto las notificaciones luminosas como las vibraciones emitidas por el aparato afectan al funcionamiento de la hormona encargada de regular el sueño. La producción de esta sustancia se ve disminuida por lo que nos cuesta mucho más conciliar el sueño.

Lee: Cómo combatir el insomnio con 5 tipos de ejercicios

Cuando esta situación se desarrolla, se le denomina insomnio tecnológico. Puede llegar a ser tan grave que algunas personas no consiguen descansar bien porque se despiertan cada poco para mirar el móvil.

5. Estrés y dolor de cabeza

Estrés y ansiedad.

Otra consecuencia negativa de este hábito tan común en nuestra sociedad es la aparición de estrés y dolor de cabeza. Esto se debe a que al usar el móvil antes de acostarnos y dejarlo en la mesita de noche o en otro lugar cercano a donde durmamos, lo único que estamos haciendo es excitar al cerebro.

A largo plazo, el no descansar bien este órgano puede traducirse en dolores de cabeza, mal humor permanente y una adicción al móvil.