¿Te has planteado si es malo para los oídos usar auriculares?

Siempre y cuando sigamos unas sencillas pautas no tienen por qué ser perjudiciales. Deberemos hacer descansos de 5 minutos cada hora y no superar el 60% del volumen máximo

La audición forma parte de los cinco sentidos que nos permiten relacionarnos con nuestro entorno. Imagina… ¿cuán difícil sería vivir sin alguno de ellos? El siguiente artículo está orientado al uso cada vez más común de los auriculares.

¿Cuáles son sus efectos perjudiciales para la salud si no aprendemos a usarlos de manera correcta? ¡Sigue leyendo!

El uso de auriculares

Para empezar, es importante aprender a valorar el sentido de la audición. Una simple costumbre que se ha hecho moda en los últimos tiempos puede ocasionar pérdida paulatina y permanente de la capacidad auditiva.

Los volúmenes altos nos perjudican porque nuestros oídos no están preparados para soportarlos. En concreto, a más de 80 decibelios empiezan los daños.

Un hábito común, sobre todo entre los jóvenes de hoy día, consiste en escuchar música a intenso volumen. Se suele hacer a través de auriculares conectados a celulares o reproductores de música en el momento de realizar ejercicios, caminatas, u otras actividades.

El uso de auriculares

Consejos para el uso de auriculares

Para que el auricular no dañe nuestros oídos, nuestra audición debemos llevar en cuenta ciertos consejos. Son los siguientes:

  • En primer lugar debemos saber que los auriculares en forma de orejeras son mucho mejores que los que se insertan en el oído. Al introducirlos en el canal auditivo el impacto del sonido es mayor.
  • No debes escuchar música por más de una hora seguida. En caso de hacerlo descansa al menos 5 minutos por cada hora para evitar daños posteriores.
  • El volumen no debe superar el 60 % del máximo.
  • Si te encuentras en el bus te sentirás en la necesidad de aumentar el volumen de la música debido al ambiente ruidoso. No obstante, eso no es recomendable.
  • Evita compartirlos con otra persona. Los auriculares guardan bacterias en su interior que pueden causarte infecciones peligrosas y dolorosas. Si los compartes asegúrate de desinfectarlos por medio de alcohol y un paño de tela.
  • No te acostumbres a usar los audífonos todo el tiempo y por largos periodos. Limítate a hacerlo cuando sea de verdad necesario. Recuerda que la audición en muy importante en nuestra vida como para perderla de manera gradual.

¿Qué es la fatiga auditiva?

Debes cuidar tus oídos de la manera en que se merecen. Si no, puedes exponerte a daños irreversibles como la pérdida auditiva a causa del exceso en tiempo y volumen al usar los auriculares.

Debe llamar tu atención si luego que sacarte los auriculares sientes como zumbidos (acúfenos). Esta situación es una señal de estar sufriendo fatiga auditiva.

Se denomina así a una disminución temporal de la audición que aparece tras la exposición prolongada a ruido intenso. En este caso no se produce lesión auditiva permanente. La persona se recupera del todo entre 2 y 16 horas después de la exposición.

Una fatiga prolongada no permite la recuperación total. Además, se puede producir hipoacusia (pérdida de sensibilidad auditiva) permanente.

Los auriculares y la fatiga auditiva

Atención a los padres

Las consultas a causa de pérdida de audición son cada vez mayores y en personas más jóvenes. La moda y los avances de la tecnología día a día imponen hábitos que no son del todo saludables.

Se insta a los padres de adolescentes a prestar atención a las horas que sus hijos pasan frente al ordenador, escuchando música a través de auriculares. Los perjuicios pueden afectar la vida familiar, social y por supuesto las actividades educativas.

Un niño o joven puede ver afectado su rendimiento académico a causa de problemas auditivos. Aparte de pérdida de sensibilidad auditiva el hecho de estar expuestos a volúmenes muy altos puede generar náuseas, vómitos, estrés, migrañas, mareos, depresión, entre otros.

Debes consultar con tu médico en caso de sufrir fatiga auditiva de manera frecuente. Recuerda que puedes terminar con lesiones auditivas permanentes.

  • Santos, I. dos, Colella-Santos, M. F., & Couto, C. M. do. (2014). Sound pressure level generated by individual portable sound equipment. Brazilian Journal of Otorhinolaryngology. https://doi.org/10.5935/1808-8694.20140010
  • Vogel, I., Brug, J., van der Ploeg, C. P. B., & Raat, H. (2009). Strategies for the Prevention of MP3-Induced Hearing Loss Among Adolescents: Expert Opinions From a Delphi Study. PEDIATRICS. https://doi.org/10.1542/peds.2008-2291
  • Knobel, K. B., & Lima, M. C. P. (2014). Influences of age, gender, and parents′ educational level in knowledge, behavior and preferences regarding noise, from childhood to adolescence. Noise and Health. https://doi.org/10.4103/1463-1741.144400