¿Es mi hijo un psicópata?

Si creemos que nuestro descendiente tiene rasgos de psicópata no podemos mirar hacia otro lado, sino que debemos facilitarle ayuda para poder mejorar su comportamiento.

¿No empatiza con los demás niños? ¿Manipula a alguien de su entorno? Puede que nuestro hijo sea un psicópata sin que nos demos cuenta de ello. Con actos que, a medida que avance en edad, se irán agravando.

El trastorno de psicopatía infantil se caracteriza por la falta de empatía y la inexistencia del sentimiento de culpa ante un acto que daña o intenta manipular a otra persona.

Este trastorno también es conocido como trastorno antisocial de la personalidad, lo que deja claro que hay un problema en la manera en la que los niños se están relacionando con los demás.

Las causas pueden tener un componente genético,aunque también se ha percibido que determinadas lesiones en el lóbulo frontal del cerebro, así como experiencias traumáticas, pueden derivar en este trastorno.

La psicopatía en la niñez

Es necesario que comprendamos que, aunque la psicopatía en la niñez puede causar una gran preocupación y asustar a los progenitores, tenemos que desquitar la idea de que nuestros hijos se conviertan en asesinos de película.

También, aunque los niños presenten rasgos psicopáticos, es necesario que un profesional realice un seguimiento.

Y es que, en ocasiones, las características que a continuación expondremos pueden no extenderse en el tiempo y resultar ser un falso positivo.

1. Desafía las normas

nina-psicopata

Puede ser nuestro hijo un psicópata si desafía todo tipo de normas y, a pesar de intentar corregir su conducta, no logra aprender a actuar de otra manera.

Descubre: Cómo no sucumbir ante los caprichos de los hijos

Por ejemplo, maltratar a otros niños de su edad, intentos de manipulación a los progenitores, tirar comida al suelo o romper cosas de manera sistemática.

Todo esto puede indicar que nuestro hijo es un psicópata si, a pesar de nuestros esfuerzos, no hay ninguna expectativa de mejora en su conducta.

2. Maltrata a los animales

Para saber si nuestro descendiente es un psicópata tenemos que fijarnos en cómo actúa con los animales, sobre todo con aquellos que no se puede defender.

¿Ha matado a alguno? ¿Los ha mutilado? ¿Les ha hecho daño de manera voluntaria y consciente? Si es así y la conducta vuelve a repetirse, tenemos que buscar ayuda.

A veces, los niños juegan con los animales y les hacen daño o prueban cosas con ellos que terminan muy mal.

Sin embargo, esto no siempre indica psicopatía si logran empatizar y sentirse mal cuando se les explica que los animales no son juguetes, sino seres vivos.

3. No siente remordimientos

Niño remordimiento

Relacionado con lo anterior, lo natural es que, cuando a un niño le decimos que ha hecho algo mal, que aquello que creía que estaba bien no lo estaba tanto, sienta algún tipo de remordimiento.

Los niños no nacen sabiéndolo todo del mundo y, en ocasiones, se equivocan. Por eso, hay que hacerlos conscientes. Pero ¿qué ocurre si no sienten remordimientos? ¿Qué pasa si no logran empatizar con los demás?

Lee: ¿Cómo saber si mi hijo hace bullying?

Entonces puede que nos encontremos ante un rasgo de la psicopatía que tiene que ser analizado por un profesional.

4. Sufre explosiones de violencia

Las explosiones de violencia las sufren tanto los niños como los adultos, debido a una inadecuada gestión de las emociones.

Sin embargo, este rasgo en la niñez puede ser motivo de alerta. ¿En esas explosiones de violencia le causa daño a un animal? ¿Usa la violencia contra otro ser humano? ¿Después de esto no tiene ni pizca de remordimientos?

En estos casos, sin duda alguna, tenemos que poner la situación en manos de un profesional porque es muy importante que esta situación se analice a tiempo.

La importancia de que los progenitores se involucren

Madre con su hijo en el psicólogo

Los progenitores, en ocasiones, no cuentan con el tiempo necesario para analizar la situación y pensar en la posibilidad de que su hijo puede ser un psicópata.

Además, hay que tener en cuenta que los padres siempre tienden a negar cualquier tipo de trastorno o problema que pueda señalar a sus hijos, aunque den muestras de sufrirlo.

Los padres siempre tienden a pensar que su hijo es perfecto.

Sin embargo, una actuación rápida por su parte puede beneficiar mucho al niño. Puede concluir que ha sido una falsa alarma o iniciar un rápido tratamiento de mejora.

Antes de irte no te pierdas: Encerrar a tu hijo en casa no lo protege

Es importante aclarar que, en el caso de que el niño sea diagnosticado con psicopatía, las posibilidades de “curación” son muy relativas.

Actualmente, no se cuenta con un tratamiento efectivo para solucionar este trastorno, sin embargo sí existen herramientas para que este mejore.

¿Crees que es tu hijo un psicópata? No te pongas una venda en los ojos y pide ayuda a un profesional. Es mejor prevenir.