¿Es normal pensar en otra persona mientras practicas sexo?

Pensar en otra persona mientras mantenemos relaciones con nuestra pareja no tiene por qué suponer un problema. No obstante, de volverse recurrente, deberíamos reflexionar al respecto

Es inevitable tener cierto sentimiento de culpa cuando pensamos en otra persona mientras tenemos relaciones sexuales con nuestra pareja. Aunque en el momento nos puede resultar muy placentero, luego empezamos a pensar si es correcto o no.

Puede ser una simple fantasía. No obstante, muchas veces nos damos cuenta de que se está volviendo una costumbre y que quizá es un reflejo de las inconformidades que tenemos en nuestra relación.

¿Qué tan normal es esta situación? ¿Es un modo de infidelidad? ¿Es otra forma de disfrutar el sexo? Puede que surjan muchas otras preguntas al respecto.

Sin embargo, a pesar que para muchos está mal, es más común de lo que podemos imaginar.

¿Por qué pienso en otra persona al practicar sexo con mi pareja?

Thoughtful girl don't know what to do.

Tener fantasías con otra persona al practicar sexo con nuestra pareja es algo muy normal. De hecho, me atrevo a tachar de mentiroso a aquel que niegue haber atravesado esta situación, por lo menos, una vez.

El tema nos confunde y preocupa, sobre todo cuando se vuelve recurrente. ¿Por qué nos pasa? Es probable que la mayor parte de las veces sea por la monotonía sexual en la que solemos caer después de un tiempo de relación.

Proyectarnos con otra persona en la cama, imaginar que nos acaricia y nos complace pasa a ser la mejor herramienta para elevar la excitación y alcanzar el orgasmo.

Bajo estos parámetros podemos decir que no está mal fantasear con otra persona. Si bien lo ideal es que nuestra pareja sea la principal fuente de deseo, a veces es sano dejarse llevar por quien calienta la imaginación.

Ver también: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

Puede ser una forma de excitación momentánea

Haciendo a un lado las cuestiones morales y el sentimiento de culpa, hay que considerar que este tipo de pensamientos puede ser una buena estrategia para combatir los problemas de disfunción eréctil o la falta de excitación momentánea.

  • Dejarse llevar por la imaginación cuando se presentan estas situaciones puede “avivar” el momento y despertar esa pasión que tiende a perderse debido a la monotonía sexual.
  • Por supuesto, la situación se convierte en un secreto personal, ya que la otra persona se puede sentir mal o puede empezar a tener inseguridades si se da cuenta.

¿Es un trastorno de pensamiento?

De hecho, no. Es una parafilia conocida como alorgasmia. A pesar de que para muchos representa un problema, no es una alteración del pensamiento ni nada similar.

La cuestión es saber por qué se origina y si requiere alguna atención especial.

  • Si se utiliza en buenos términos, la alorgasmia es como una caja de herramientas para elevar el placer sexual.
  • Puede hacer más candentes los encuentros eróticos, permite innovar el ámbito sexual y, en general, contrarresta esos efectos negativos de la rutina.

¿Cuándo me debo preocupar?

alorgasmia-mujer

Incluso cuando muchas veces la situación se considera normal y sana, es primordial reconocer cuándo se convierte en un problema de pareja y en qué momentos indica algo más profundo.

¿Qué separa la fantasía de la traición? La respuesta para esto está en cada uno. Una cosa es fantasear ocasionalmente con alguien y otra muy distinta es tener una fantasía recurrente con una expareja o alguien cercano.

Sentir un vínculo sentimental con la persona que se nos viene a la mente durante el sexo es algo preocupante. En estos casos lo más apropiado sería acudir a un terapeuta para saber cómo superarlo antes de que afecte la realidad.

Y es que, aunque puede ser inofensivo si la otra persona no se entera, con el tiempo puede causar secuelas tanto en la relación como en las emociones personales.

No poder controlarlo indica inconformidad con la pareja actual o un profundo deseo por ese alguien.

Te recomendamos leer: Alorgasmia: pensar en otra persona durante el sexo

¿Se lo debo contar a mi pareja?

Pareja discutiendo

Algunas personas tienen el valor de hablar del tema con sus parejas. Muchas, inclusive, son tan abiertas con el tema que consiguen sacarle provecho para superar algunos de los bajones que sufren en el ámbito sexual.

Sin embargo, considerando el impacto que puede causar, lo ideal es tratar de superarlo sin que la otra persona lo sepa. Poner en conocimiento esta situación produce un cambio de actitud en el otro y aumenta el grado de desconfianza.

En conclusión, la situación requiere una reflexión personal: es primordial aclarar si es una simple fantasía o si indica que ya no estamos satisfechos con nuestra pareja actual.