¿Es normal sudar mientras duermes?

El consumo de determinados medicamentos puede aumentar nuestro ritmo cardíaco y hacer que los vasos sanguíneos de la piel se dilaten. Como consecuencia puede aparecer la sudoración

El sudor es el mecanismo natural de enfriamiento del cuerpo y, por lo general, se activa cuando hace calor o cuando se hace ejercicio. Sin embargo, hay un tiempo y un lugar para ello y mientras la mayoría de las personas esperan comenzar a sudar en el gimnasio, sudar mientras duermes puede ser incómodo y a la vez alarmante. Si bien puede haber muchas razones para sudar en la noche, aprender a reconocer los síntomas y las causas te ayudará a entender esta condición. Entonces, ¿es normal sudar mientras duermes?

¿Por qué sudo cuando duermo?

A nadie le gusta despertar en un charco de sudor en el medio de la noche, y con el fin de averiguar la posible causa de la sudoración nocturna, es importante tener en cuenta todas las posibles variables. La primera y más obvia que hay que tener en cuenta es la temperatura y la comodidad general del entorno de sueño. El calor no es el único factor ambiental que pueda causar sudoración nocturna; la humedad también puede desempeñar un papel significativo. Otros posibles contribuyentes a los sudores nocturnos pueden incluir mantas pesadas o pijamas, un malestar general causado por un colchón viejo o un ambiente ruidoso.

La siguiente cosa a tener en cuenta es tu salud en general. ¿Has cambiado tu dieta? ¿Te has sentido fatigado/a? Algunos síntomas de la gripe incluyen fiebre, que es una respuesta normal a la infección. Los sudores nocturnos pueden resultar de una fiebre asociada con los síntomas del resfriado o de la gripe en una o dos noches, pero más allá de esto, podría ser algo más grave.

Gripe

Una de las causas más comunes de la sudoración nocturna son los sofocos asociados con la menopausia, que resultan de los cambios hormonales en el cuerpo. Una caída repentina en la producción de estrógenos puede causar confusión en el hipotálamo, haciendo que la temperatura de la piel de una mujer aumente hasta en 6 grados de forma casi instantánea [fuente: Breastcancer.org].

Incluso no todos los hombres están exentos. Algunos hombres que tienen deficiencia de testosterona o que están tomando medicamentos que bloquean la testosterona, pueden experimentar efectos similares. La mayoría de los hombres no admitirán que están experimentando bochornos, pero la privación de andrógenos pueden provocar sudoración nocturna [Fuente: Facultad de Medicina de Harvard].

¿Qué otra cosa podría ser lo que me hace sudar?

Sudor excesivo

Muchos de los medicamentos recetados pueden aumentar tu ritmo cardíaco y hacer que los vasos sanguíneos de la piel se dilaten, lo que puede provocar sudoración excesiva. Los antipiréticos o medicamentos para reducir la fiebre son los más comunes. Al experimentar síntomas de gripe, muchas personas toman aspirina, etc., pero a pesar de que estos medicamentos suelen ser eficaces en la reducción de la fiebre, también pueden causar sudores nocturnos. Otros medicamentos que pueden causar sudores nocturnos son los antidepresivos [Fuente: Academia Americana de Médicos de Familia].

Las enfermedades infecciosas, como la tuberculosis y el SIDA, también son conocidos por causar sudores nocturnos. Una fiebre persistente, que suele ir acompañada de sudoración nocturna, suele ser común entre las personas que han dado positivo para el VIH. La enfermedad de Hodgkin, un tipo de linfoma, es otra enfermedad infecciosa que a menudo causa fiebre y sudores nocturnos en los pacientes.

El consumo de alcohol en la noche también es el culpable de que algunas personas suden mientras duermen. Aunque una copa de vino antes de acostarse puede ayudar a conciliar el sueño, los estudios han demostrado que el sueño inducido por el alcohol es menos reparador y que se es más propenso a dolores de cabeza y sudoración nocturna si se bebe antes de irse a dormir. [Fuente: Academia Americana de Médicos de Familia].

Otro posible factor que podría causar sudoración nocturna es la comida picante. A pesar de que puede no darte molestias inmediatas mientras comes, durante la digestión de los alimentos picantes puede aumentar la temperatura de tu piel. Los médicos también han identificado que la cafeína puede exacerbar la sudoración en las personas que ya sudan en exceso [fuente: Emedicine].

Algunas personas también tienen una enfermedad llamada hiperhidrosis, que causa sudoración frecuente y excesiva durante el día y por la noche. Si has descartado todas las otras posibles causas de sudoración nocturna, puedes estar experimentando la hiperhidrosis y deberás programar una cita con tu médico para hablar de ello [Fuente: Mayo Clinic].

Soluciones naturales para los sudores nocturnos

Dormir

La primera y más obvia es buscar el termostato. Aunque la mayoría de los médicos recomiendan una temperatura de entre 18 a 22 grados para dormir, todo el mundo es diferente y debes experimentar para averiguar lo mejor para ti. Si duermes con una pareja que prefiere una temperatura más caliente o más fría, trata de usar varias capas ligeras de ropa de cama [Fuente: WebMD].

La eliminación de las probables causas de estrés y la ansiedad también es una buena idea. El nerviosismo, la ansiedad y el sudor son causas comunes de la sudoración excesiva, tanto de día como de noche. Así que si te vas a casar o tienes una entrevista de trabajo, es de esperar que sudes un poco más de lo habitual. Pero si los sudores nocturnos siguen varias semanas después del gran día, probablemente deberías checarte.

Los hombres que sufren de sudoración nocturna asociada con la andropausia (menopausia masculina), pueden tomar el té cohosh negro o suplementos de cohosh negro. El cohosh negro es una planta nativa que se encuentra en muchas partes de América del Norte, planta medicinal que ha sido utilizada para curar distintos padecimientos. El trébol rojo es otra hierba medicinal que se toma para aliviar la gravedad de los sofocos y los sudores nocturnos, aunque los estudios han mostrado resultados no tan concluyentes como los del cohosh negro [fuente: Pray].

Tanto los hombres como las mujeres han tomado remedios a base de hierbas, como el té de salvia y agripalma para hacer frente a los sudores nocturnos. El té de salvia se utiliza para relajarse y, a menudo, se toma para ayudar a mitigar el estrés y la agripalma, una hierba de la familia de la menta, ayuda a los nervios y el sistema circulatorio, que tanto afectan a los sudores nocturnos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar