¿Es posible alargar el tamaño del pene?

El tamaño del pene es algo que preocupa a muchos hombres, cuando en realidad lo importante es que este se acople bien a la vagina de la pareja

Cada vez que se hace una encuesta para conocer los atributos que las mujeres buscan en los hombres, el tamaño del pene, simplemente, no figura.

El tamaño importa, pero depende de la anatomía de cada hombre y de cada mujer que se unen en un encuentro sexual. Una vagina pequeña y estrecha puede sufrir con un pene grande.

Si no hay sincronía entre los tamaños de pene y vagina, en vez de placer lo que hay es dolor.

Entonces,  ¿porque tantos hombres insisten en buscar soluciones que les garanticen algunos centímetros extras? Esta ansiedad les hace presa fácil de ofertas engañosas y sin escrúpulos. Además, en muchos casos, ponen en riesgo la salud de su apreciado miembro.

La culpa es de…

La culpa

La fascinación por un falo grande no es un tema de hoy. Los antiguos egipcios adoraron a Osiris, los griegos a Baco y los romanos a Priapo, representados por órganos viriles turgentes.

Los antiguos samuráis colocaban peso en sus glandes para alargarlos, así como todavía lo hacen tribus africanas.

El mito del pene grande está asociado a la fecundidad y al placer, pero ninguno de los dos tiene que ver con el largo del miembro.

La fecundidad es responsabilidad de los testículos y el placer que el hombre puede dar a la mujer se relaciona más con la habilidad que con el tamaño.

Te recomendamos leer: ¿El tamaño importa? Bases anatómicas de la penetración

¿Cuánto mide un pene normal?

Cuánto mide el pene normal

En 2015, la revista especializada de urología BJU International, publicó un informe sobre 17 estudios realizados en 15 500 hombres. El objetivo era determinar cuál era el promedio estándar de largo y grosor del órgano viril.

  • Según el informe, el largo promedio de un pene en reposo es de 9,16 centímetros, y el de un falo en reposo estirado es de 13,24 centímetros.
  • El largo promedio de un pene erecto es de 13,12 centímetros. La circunferencia promedio del pene pasa de 9,31 centímetros en reposo, a 11,66 durante la erección.

Desde un punto de vista médico, solo está justificado intervenir a aquellos pacientes cuyo pene en estado de flacidez es inferior a 8 centímetros. Si tu falo en estado de flacidez está sobre los 9 centímetros, no tienes por qué preocuparte.

Otro dato importante: el punto G de la mujer está a tan solo 5 centímetros de la entrada. Es decir, la mayoría de los hombres tiene lo necesario para llegar hasta allí.

Si la vagina se acopla a las dimensiones del órgano viril de su pareja y hay buena “técnica”, el clímax es posible.

Soluciones quirúrgicas

Soluciones quirúrgicas

Existen varias técnicas quirúrgicas para alargar y engrosar el pene, pero todas conllevan riesgos importantes. Antes de someterse a una cirugía, cuyos resultados pueden ser irreversibles, evalúe bien si está en manos de un profesional ético y capacitado.

Marco Oderda y Paolo Gontero, urólogos de la Universidad de Turín (Italia), encontraron que una de las técnicas quirúrgicas de alargamiento peneano más comunes, como es la disección del ligamento disensor, ha dejado inconformes a los que se la practicaron.

Esta cirugía ofrece un aumento de longitud de entre 1,3 y 2,5 centímetros.

  • No obstante, de un grupo 121 hombres que se sometieron a ella, la mayoría declaró no estar a gusto con los resultados.
  • De hecho, manifestaron erecciones en ángulos raros e incluso desmejoras en el desempeño sexual.

Ver también: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

Soluciones no quirúrgicas

Soluciones no quirúrgicas

No hay mayores investigaciones científicas que respalden los resultados de técnicas no quirúrgicas de alargamiento del pene.

Para obtener algún resultado con el uso de pesas o de bombas de vacío de aire se necesita dedicar mucho tiempo y el pene queda expuesto a sufrir daños en su funcionamiento.

Otra medida, sin duda, más segura, es realizar los ejercicios Jelquing o de Kegel. Con frecuencia se dice que pueden alargar la longitud del pene, pero no hay ninguna evidencia que lo demuestre.

Lo que sí es cierto con este tipo de ejercicios son efectivos para controlar la erección y la eyaculación. Esto puede ser muy placentero tanto para el hombre como para su pareja, pero no tienen ninguna incidencia en el tamaño de su miembro.

Ejercicios Jelquing

  • Envuelve el pene con una toalla húmeda y tibia.
  • Utiliza algún lubricante o aceite.
  • Acaricia el pene hasta lograr una erección de un 50 o 75%.
  • Toma el pene desde la base con un agarre en forma de “OK”, con el dedo pulgar hacia arriba.
  • Mueve hacia arriba con una ligera presión y detén el agarre antes de que alcance el glande.
  • Los ejercicios se realizan de pie y no hay límite, lo común son 100 repeticiones, 3 veces al día.

Ver también:

  • Priego Ruíz M.P., C. E. R. (2013). Micropene. Revisión. Vox Paediatrica.
  • Guerid, S., Boucher, F., & Delay, E. (2016). Cirugía estética genital. EMC - Cirugía Plástica Reparadora y Estética. https://doi.org/10.1016/S1634-2143(16)80864-X
  • Palacios, J. R. (2011). Anatomía del Sistema Reproductor Masculino. Editorial Infermeres e Infermers Bacerclona. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004