¿Es posible pillar gérmenes en un inodoro público?

27 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Pillar gérmenes en un inodoro público es muy poco probable. Si bien es un lugar con muchas bacterias, las posibilidades de contagio son ínfimas. En este artículo te explicamos por qué no es tan peligroso como parece.

Está difundido el mito de que es posible pillar gérmenes en un inodoro público, sobre todo infecciones de transmisión sexual. La realidad es que eso es muy poco probable.

Siempre se genera escozor por el hecho de tener que utilizar un baño público. La sensación de suciedad es frecuente y saber que otros han pasado por el mismo sitio por el que pasaremos nosotros nos asusta. Sin embargo, deberíamos comprender que no solo un baño compartido está lleno de gérmenes. En realidad, es más probable enfermarse en otros contextos que pillar gérmenes en un inodoro público.

Los sitios que transitamos a diario, en la escuela, en el trabajo, para divertirnos, el aire libre…, todos ellos abundan en bacterias y virus. Gracias a nuestro sistema inmunitario, nos mantenemos sanos sin enfermarnos cada jornada de nuestras vidas.

También dentro de nuestro cuerpo hay gérmenes que conviven con nuestro organismo. Es la flora habitual de la vía digestiva y de ciertas mucosas. Su presencia es inevitable y, en algunos casos, beneficiosa e imprescindible.

Así que, como estamos adelantando, la convivencia con los microorganismos en nuestro organismo es un equilibrio. Un equilibrio que debe sostenerse en lo cotidiano y en el día a día. Ese equilibro determina nuestro proceso de salud-enfermedad cuando hablamos de contagio.

Por supuesto, el equilibrio se rompe cuando nos exponemos de forma inadecuada a patógenos, pero ese no resulta ser el caso de los inodoros públicos. Veamos, entonces, cuál es la particularidad de los baños compartidos.

La dificultad de pillar gérmenes en un inodoro público

Cualquier médico estará de acuerdo en que es poco probable pillar gérmenes en un inodoro público. Se asume que la exposición no es la suficiente para provocar un contagio.

Sabemos que las vías de contagio habituales implican la respiratoria, los fluidos y el ciclo ano-mano-boca. La vía respiratoria no cuenta al sentarse en un inodoro público. Así que nos quedan las otras dos opciones.

En cuanto a los fluidos, la única posibilidad de pillar gérmenes en un inodoro público sería exponiendo una herida, por ejemplo. Pero, además de la herida que habilitaría el contacto de la sangre con un microorganismo, debería conjugarse la casualidad de una bacteria patógena justo en el lugar para ingresar. Aunque posible, es improbable.

Por último, tenemos el ciclo ano-mano-boca. Esta es una vía de contagio común de las enfermedades infecciosas gastrointestinales. Un individuo portador del microorganismo lo expulsa con la materia fecal, ese microorganismo se une a la mano de otra persona que lo lleva a su boca. El microorganismo finalmente ingresa al aparato digestivo del receptor.

Así narrado, el ciclo ano-mano-boca parece una vía lógica de contagio en un inodoro público. Pero debemos decir que el tiempo de exposición es bajo y que, en general, ese contagio no provendría del inodoro, sino de otras partes del baño.

Muchas personas no se higienizan correctamente sus manos en los baños públicos, esparciendo gérmenes en la puerta de entrada, por ejemplo. Es así que el ciclo ano-mano-boca puede suceder por la manilla de la puerta más que por el inodoro en sí.

lavado de manos con agua

Sigue leyendo: La importancia de lavarse las manos

Los gérmenes están en todo el baño

Se han realizado diversos estudios en el mundo, y se siguen realizando, para determinar la probabilidad de pillar gérmenes en un inodoro público. Se mide la concentración de bacterias y su frecuencia de aparición en distintos escenarios.

En general, los resultados detectan presencia de bacterias en toda la superficie de los baños públicos. Inclusive, cuando se descarga el inodoro, las gotas que salpican de la propia descarga contienen gérmenes que se distribuyen por el lugar.

Podemos hallar microorganismos en el suelo, en las puertas, en las manivelas para accionar agua y en las paredes de los baños. El mismo papel higiénico y el sistema que lo sostiene son colonizados.

Debido a esta distribución omnipresente, los estudios han asociado ciertas dermatitis de los niños con los gérmenes del baño público. Sin embargo, hay discusión sobre si la dermatitis se provoca por los microorganismos o por la irritación a causa de las sustancias de limpieza que se emplean en los baños compartidos.

bacterias intestino

Sigue descubriendo: 5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias

Gérmenes que es posible pillar en un inodoro público

Hay dos microorganismos que, dentro de los pocos casos en los que se pueden pillar gérmenes en un inodoro público, son los más frecuentes:

En conclusión

Es un mito que puedes pillar gérmenes en un inodoro público por el mero hecho de utilizarlo. Mucho menos contraerás una infección de transmisión sexual al usar un baño compartido. Pero sí es necesario que te laves las manos cada vez que utilizas el baño, sea privado o público. Esta sola práctica de higiene es capaz de prevenir la gran mayoría de infecciones.

  • Robilotti, Elizabeth, Stan Deresinski, and Benjamin A. Pinsky. "Norovirus." Clinical microbiology reviews 28.1 (2015): 134-164.
  • Breña, Grace Thalia Quispe, and Silvia Salcedo Fernpandez. "Bacterias patógenas en servicios higiénicos de una institución educativa superior." Revista de Investigación Ciencia, Tecnología y Desarrollo 4.2 (2018).
  • Arévalo, J. M., et al. "Guía de utilización de antisépticos." Medicina preventiva 7.1 (2001): 17-23.