¿Es posible prevenir el cáncer colorrectal?

Elena Martínez Blasco · 7 enero, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 14 mayo, 2019
Los alimentos integrales nos aportan fibra que ayudaría a mantener nuestro intestino limpio. Recuerda también beber mucha agua.

El cáncer colorrectal, que es uno de los más habituales, tiene lugar en el intestino grueso y en el recto. Es fundamental conocer sus síntomas para detectarlo y tratarlo con rapidez.

También es importante que cuidemos esta parte de nuestro cuerpo, ya que poco a poco pueden ir formándose pequeños pólipos que a la larga pueden resultar cancerosos, pero que también se pueden prevenir.

Síntomas de cáncer colorrectal

En la web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades se citan los siguientes síntomas como aquellos más representativos del cáncer colorrectal:

  • Problemas intestinales recurrentes y cambios en las heces.
  • Sangre en las heces.
  • Molestias en el abdomen, similares a los cólicos, con gases y dolor.
  • Pérdida de peso sin motivo aparente.
  • Debilidad.

Ante la presencia de estos síntomas, debes acudir a tu médico para que te someta a una exploración y diagnóstico. Recuerda: las posibilidades de tratamiento son mayores cuanto antes se descubre el cáncer.

cáncer colorrectal

Factores de riesgo

En general, el riesgo de padecer cáncer colorrectal aumenta con la edad. Si bien no se sabe a día de hoy exactamente por qué aparece este tipo de cáncer, sí se conocen algunos factores que podrían incrementar el riesgo de padecerlo, entre ellos:

  • Tener más de 50 años.
  • Antecedentes familiares con cáncer colorrectal.
  • Problemas intestinales crónicos.
  • Diabetes.
  • Mala alimentación, con alto contenido en grasas perjudiciales y pobre en alimentos con fibra.
  • Tabaco y alcohol.
  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso.

Alimentación integral

Los alimentos integrales no son una moda. La fibra ayuda a mantener nuestro intestino limpio y saludable. Por eso, deberíamos tratar de escoger siempre alimentos con fibra y lo menos procesados posibles. Encontramos fibra en alimentos como:

  • Frutas frescas y secas.
  • Verduras y hortalizas.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • A base de cereal integral: pan, harinas, grano (arroz, mijo, quinoa, trigo) y pasta.

Cuando aumentamos el consumo de fibra en nuestra dieta es importante aumentar también el consumo de agua entre comidas, ya que sino los primeros días podemos notar un mayor estreñimiento por la falta de líquido. Un estudio de Hepatogastroenterology señala que combinar fibra y agua ayudaría a aumentar los movimientos intestinales.

Beberemos por lo menos 6 a 10 vasos diarios. La cantidad de agua que necesitemos dependerá de nuestra edad, de si realizamos esfuerzos físicos y de la temperatura exterior.

¿Puede prevenirse el cáncer colorrectal?

El primer paso preventivo que puedes dar es realizarte controles periódicos a partir de cumplir los 50 años. Sin dudas esta es la mejor opción para controlar el crecimiento de pólipos que podrían desencadenar la enfermedad.

Por otra parte, algunas investigaciones señalan que modificar la alimentación podría ayudar a prevenirlo. Sin embargo, los datos al respecto no son concluyentes. En líneas generales, se suele recomendar llevar una dieta baja en grasas animales y rica en vegetales, frutas y ganos integrales.

Bajar el consumo de carne procesada y roja a la vez que se aumenta el consumo de verduras, frutas y cereales podría ayudar a reducir también el riesgo de padecer otras enfermedades crónicas, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

Para obtener proteína se recomienda optar mejor por carne de ave ecológica, pescado, huevos y legumbres. Estos alimentos aportarán la energía necesaria para nuestro organismo.

Por supuesto, se aconseja también evitar llevar una vida sedentaria. Se cree que el ejercicio físico también ayudaría a disminuir el riesgo de cáncer de colon y recto, al igual que renunciar (o al menos no abusar) del alcohol y el cigarrillo.

Vitaminas y minerales imprescindibles

Calcio

Este mineral ha demostrado en algunos estudios reducir el riesgo de cáncer del colon y del recto. Lo encontraremos en los siguientes alimentos:

  • Sésamo (en semillas, en tahín, en aceite, en gomasio…).
  • Hoja verde (espinaca, acelga, brócoli…).
  • Salmón.
  • Sardinas.
  • Almendras.

Vitamina D

Vitamina D.

Siempre que hablemos del calcio haremos también referencia a la vitamina D, ya que ésta es imprescindible para asimilarlo bien. La fuente más natural y saludable de vitamina D es el sol. Podemos tomarlo en ratos breves a primera hora del día y al atardecer, exponiendo la piel al sol. También hay algunos alimentos que la contienen:

  • Salmón.
  • Caballa.
  • Sardinas.
  • Huevo.

Ácido fólico

El ácido fólico o vitamina B9 ayuda al organismo a crear células nuevas y, por este motivo se cree que reduciría el riesgo de padecer cáncer de colon. Sin embargo, los estudios existentes hasta el momento no han logrado avalar dicha teoría. Lo encontramos en:

  • Hojas verdes (acelga, brócoli, espinaca).
  • Espárragos.
  • Guisantes.
  • Lentejas.
  • Garbanzos.
  • Fresa.
  • Naranja.
  • Papaya.

Magnesio

Este mineral se utiliza para aliviar problemas digestivos asociados al tránsito intestinal, como el de colon irritable, y también ayudaría a reducir (modestamente) el riesgo de cáncer, según datos publicados en European Journal of Clinical Nutrition. Tomaremos alimentos ricos en magnesio diariamente:

  • Cacao
  • Semillas de calabaza, lino y girasol
  • Almendras
  • Anacardos
  • Nueces de Brasil
  • Judías blancas
  • Guisantes
  • Hoja verde

Selenio

El bajo contenido corporal de selenio podría ser uno de los factores de riesgo del cáncer colorrectal, por este motivo, según algunos estudios el aumento de su ingesta podría ayudar a reducir el riesgo de padecer esta enfermedad.

Se considera que este mineral sería especialmente importante a partir de los 40 años. Podemos tomarlo como suplemento o bien consumiendo diariamente dos cucharaditas de levadura de cerveza mezcladas con agua o un poco de zumo.

En conclusión, la mejor manera de prevenir el cáncer colorrectal es visitar regularmente al médico, sobre todo a partir de los 50 años, y someterse a las pruebas que él considere necesarias, además de llevar hábitos de vida saludable. Recuerda: ante cualquier molestia persistente, debes visitar al especialista.

  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. ¿Qué es el cáncer colorrectal? https://www.cdc.gov/spanish/cancer/colorectal/basic_info/what-is-colorectal-cancer.htm
  • MedlinePlus. Cáncer del colon y del recto. https://medlineplus.gov/spanish/colorectalcancer.html
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer colorrectal? https://www.cdc.gov/spanish/cancer/colorectal/basic_info/symptoms.htm
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. ¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer colorrectal? https://www.cdc.gov/spanish/cancer/colorectal/basic_info/risk_factors.htm
  • Hepatogastroenterology. Hepatogastroenterology. 1998 May-Jun;45(21):727-32. Water supplementation enhances the effect of high-fiber diet on stool frequency and laxative consumption in adult patients with functional constipation. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9684123
  • BMC Cancer. 2015; 15: 966. Published online 2015 Dec 16. Dietary calcium intake and the risk of colorectal cancer: a case control study. doi: 10.1186/s12885-015-1963-9
  • Curr Rheumatol Rep. Author manuscript; available in PMC 2009 Apr 16. Published in final edited form as: Curr Rheumatol Rep. 2008 Apr; 10(2): 110–117. Calcium and Vitamin D: Skeletal and Extraskeletal Health. doi: 10.1007/s11926-008-0020-y
  • Sci Rep. 2015; 5: 12044. Published online 2015 Jul 1. Folic acid supplements and colorectal cancer risk: meta-analysis of randomized controlled trials. doi: 10.1038/srep12044
  • Eur J Clin Nutr. 2012 Nov;66(11):1182-6. Magnesium intake and risk of colorectal cancer: a meta-analysis of prospective studies. doi: 10.1038/ejcn.2012.135. Epub 2012 Oct 3.
  • Nutr Cancer. Author manuscript; available in PMC 2010 Jan 1. Published in final edited form as: Nutr Cancer. 2009; 61(2): 165–178. Selenium, Folate, and Colon Cancer. doi: 10.1080/01635580802404188