¿Es posible vivir 100 años?

Esta pregunta se la hacen miles de personas en todo el mundo. Según diversas investigaciones, es factible llegar a vivir un siglo completo. Claro está que para ello se debe comenzar a llevar hábitos más saludables desde temprana edad. O al menos, puedes extender bastante tu expectativa de vida al ser más sano. En el siguiente artículo responderás a la consulta de es posible vivir 100 años.

Reglas para vivir 100 años (o hasta más)

No se trata de un milagro inexplicable ni de una mentira para vender un fármaco de la vida eterna, simplemente de ciertos hábitos a cumplir para ser más longevos. Quizás no llegues a vivir 100 años pero si más de 80 o 90. Y lo mejor de todo, de manera saludable y disfrutando de cada día. Algunos tips para vivir 100 años son:

Haz un seguimiento detallado del cuerpo

Cada día presta atención a las señales que te brinda el organismo. Anota cómo te sientes en general, si has dormido bien, si sientes algún tipo de dolor o molestia. Para ser más preciso hasta puedes anotar la presión arterial, por ejemplo. Continua durante tres meses, deja pasar tres más y vuelve a empezar. Analiza los resultados. Así, al ir al médico o relatar un dolor que se siente, serás más preciso con las fechas o momentos.

Dormir

Regulariza tu vida

El cuerpo necesita del orden y de los hábitos. Por ejemplo, levantarnos siempre a la misma hora, irnos a la cama todos los días igual, comer en el mismo horario, etc. Esto hace que el estrés físico disminuya y el equilibrio interno se mantenga. El cuerpo valora la regularidad en todas sus actividades, desde la comida al sueño, pasando por el ejercicio o el trabajo. Trata de no hacer horas extras ni quedarte hasta tarde estudiando.

Come natural

Cuánto más naturales, mejores son los alimentos. Pero además, debe cumplir con otros requisitos aquello que llevas a tu boca: frescos, de temporada y locales. Te garantizarás así la ingesta correcta de nutrientes. Prefiere una tienda de tu barrio a las grandes cadenas de supermercados, es más probable conseguir fruta y vegetales de calidad en una feria por ejemplo.

Cómo ocultar las verduras en las comidas para niños

Consume lo que te hace bien

Si sabes que la leche te cae mal, elimínala de a poco de tu vida. Si demasiadas pastas te inflaman el intestino, evítalas. Si las naranjas te producen acidez, tienes muchas más frutas a disposición. Si el médico te indicó una dieta en particular, síguela. Si tienes diabetes, no comas dulces. Si sufres de colesterol, deja de comer grasas, etc. Pero por otra parte, uno de los secretos para poder vivir más tiene que ver con el disfrute en la comida. No lo hagas por obligación o porque es la hora de almorzar. Come lo que te gusta y si no te cae del todo bien, reduce la porción, pero no te quedes con las ganas.

No te saltees el desayuno

Esto bajo ningún punto de vista. Y atención, que no se trata de una simple taza de café mientras te cambias para ir al trabajo. Se aconseja un buen desayuno que incluya cereales, frutas, lácteos y fibra, sentado en la mesa y en lo posible, conversando con tu familia. Nada de televisión de fondo ni de levantarte a cada rato para guardar tus objetos en el bolso o para maquillarte.

Desayuno-saludable

Bebe una copa de vino tinto al día

El consumo moderado de alcohol es bueno para la salud, principalmente vino tinto, ya que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio. Esto se debe a uno de los compuestos de esta bebida, el resveratrol, que ofrece sus maravillosas propiedades neuroprotectoras y antiinflamatorias.

Relájate en el trabajo

Parece algo imposible de lograr, pero no lo es, en lo absoluto. No dejes que los problemas de los demás hagan mella en tu mente y en tu cuerpo. Si tienes un jefe que se lo pasa de aquí para allá, tu puedes hacer que baje una revolución y transmitirle tu tranquilidad. Durante la hora de almuerzo, trata de salir a la calle, dar un paseo, comer en un parque. Ponte de pie mientras estás sentado en el escritorio, respira profundamente, no lleves ropa ajustada, cierra los ojos por unos segundos, no dejes que los nervios de los demás te cambien.

ejercicio-oficina

Mantén un peso adecuado

El sobrepeso aumenta las posibilidades de sufrir diferentes enfermedades, sobre todo las crónicas, desde cardiopatías a artritis, pasando por colesterol a diabetes. Al adelgazar medio kilo de peso le estarás aliviando dos kilos de presión a tus rodillas, por ejemplo.

Mantén una buena postura

Ya sea que trabajas todo el día sentado o parado, tal vez tienes que ir a varios sitios, pero siempre mantén la postura correcta. La espalda erguida, los hombros bajos, el cuello y la cabeza en la misma posición. Una mala postura es sinónimo de dolores musculares, artritis, mala circulación, trastornos respiratorios, dolor de cabeza, fatiga y hasta estreñimiento.
Postura

Muévete

El sedentarismo quita años a tu vida. Pasarte muchas horas sentado frente al ordenador no sólo hace que aumentes de peso, sino que además, influye en los niveles de colesterol, grasa y azúcar en sangre, incrementa la producción de la hormona del apetito, contribuye a la retención de líquidos y a la celulitis. Camina, manténte activo, haz deporte, elige un ejercicio que sea divertido para ti. Al menos 30 minutos al día es lo indicado.

Ten buenas compañías

Está comprobado que la gente que vive sola, no llega a los 100 años. Esto también se puede aplicar al trabajo o a las salidas. Estar en contacto con gente hace que cuidemos más de la salud, la higiene y nos obliguemos a entablar conversaciones. Además, una buena reunión con amigos aumenta la hormona de la felicidad y ni hablar de estar en pareja y dormir de a dos.

Familia unida

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar