Escalopines de pollo a la cerveza

No te preocupes si tienes niños entre tus comensales, ya que, al cocinarla, la cerveza pierde todo el alcohol, pero conserva y le aporta ese sabor tan delicioso al pollo

La receta de escalopines de pollo a la cerveza es un plato sencillo y delicioso para degustar mientras ves con los tuyos un partido de fútbol o una divertida serie de televisión en casa.

Los escalopines son cortes tipo filete, en este caso de pechugas de pollo, rostizados que van muy bien con salsas y papas fritas o ensaladas de repollo (coleslaw). Si los presentas con una variedad de salsas, tipo entremés, serán una entrada deliciosa y una manera diferente de comer pollo.

La receta de los escalopines no es complicada. Así que si guardas en tu refrigerador pechugas, no dudes en hacerlas. Hoy adobamos estos escalopines con cerveza, bebida que nos da como resultado un plato festivo.

Ingredientes para hacer escalopines de pollo a la cerveza

palitos de pollo con queso

  • Cuatro pechugas de pollo fileteadas
  • Dos dientes de ajo majado
  • Una cerveza (250 ml)
  • Un manojo de hojas de orégano fresco
  • Dos cucharadas de salsa inglesa
  • Un tomate concasse (sin piel ni semillas)
  • Cebolla cortada en juliana
  • Una cucharadita de paprika en polvo
  • Sal y pimienta
  • Una cucharada de almidón de maíz (opcional)

Preparación de los escalopines de pollo a la cerveza

  • Limpia muy bien las pechugas, retira la grasa y la piel del pollo.
  • Corta las pechugas en tiras de tres centímetros de grosor.
  • Marínalas con la cerveza, la cebolla, el ajo, las hojas de orégano, la salsa inglesa, la paprika, sal y pimienta.
  • Deja que las pechugas absorban los jugos del aliño durante cuatro horas aproximadamente.
  • De esta manera, tendrá un sabor más intenso al momento de cocinarla.
  • Toma los tomates, haz un corte en forma de cruz en uno de sus extremos y llévalos a cocción con poca agua durante un minuto aproximadamente, o hasta que comiencen a pelarse.
  • Retira los tomates del fuego, pásalos por agua fría y retira la piel con facilidad. Corta en cuatro pedazos y quita las semillas. Ahora corta en julianas.
  • En una sartén coloca aceite y deja que caliente. Añade los escalopines con el guiso de cerveza y el tomate concasse.
  • Deja cocinar durante 20 minutos.
  • Retira del fuego.
  • Si deseas una salsa espesa, añade el almidón de maíz (paso opcional) al guiso de los escalopines y un poco de mantequilla. Deja cocinar por unos minutos, luego déjalos reposar y por último lleva a la licuadora.
  • Sirve los escalopines acompañados con esta salsa de cerveza y otras salsas como mostaza, salsas de queso azul o tártara.
salsa casera

Otra manera de hacer los escalopines es aliñarlos y luego pasarlos por un empanado (huevos y harina). Llevar a fritura profunda y servir crispy escalopines de pollo a la cerveza.

Mientras tanto, en una olla pequeña, añade el guiso y deja que reduzca junto con el tomate. Retira del fuego, deja reposar y luego licua. Si quieres un sabor más particular, añade un toque de salsa de tomate o un chile picante.

Estos escalopines quedan perfectos con papas francesas, conchas de papa o aros de cebolla, estos últimos son tan fáciles de hacer como tomar la cebolla más grande que haya en tu refrigerador, cortarla en forma de rueda de un centímetro de grosor y pasar por un empanado o tempura.

Los escalopines de pollo a la cerveza son también un complemento para las barbacoas. Imagina realizar este rico guiso de cerveza a las carnes cocinadas a la parilla. Una delicia para consentir a los hombres de la familia.

¡Buen provecho!