Escarlatina o fiebre escarlata

Edith Sánchez 2 noviembre, 2017
A veces se cree que la escarlatina es una enfermedad del pasado, pero esto es falso. En la actualidad siguen apareciendo nuevos casos

La escarlatina también se conoce con el nombre de fiebre escarlata. Es una enfermedad que afecta principalmente a los niños que están en un rango de edad de entre 5 y 12 años. Sin embargo, cualquier persona puede contraerla a edad adulta.

Se trata de una infección que está causada por las bacterias estreptococos del grupo A. Estas se encuentran frecuentemente en la piel, en la nariz y en la garganta. Son las mismas bacterias que dan origen a la faringitis estreptocócica.

La escarlatina no es considerada grave por sí misma, pero sí existe la posibilidad de que presente complicaciones. Por lo tanto, requiere de pronta atención médica. En la actualidad se puede curar con relativa facilidad, si se trata a tiempo.

Causas de la enfermedad

Bacteria que causa la fiebre escarlata.

  • La escarlatina se contrae por contagio. Usualmente se transmite cuando un niño entra en contacto con un otro infectado, específicamente con las gotas que salen de su nariz o garganta. Esto ocurre cuando esa persona tose o estornuda, por ejemplo. Incluso puede suceder cuando habla y expide saliva al hacerlo.
  • También se produce el contagio cuando un niño come en los mismos recipientes que en los que lo ha hecho alguien infectado con el estreptococos del grupo A. De igual modo, la escarlatina se transmite al entrar en contacto con las llagas que aparecen en la piel, producto de la enfermedad.

Como es una enfermedad frecuente entre los niños, lo más usual que se contagien en el colegio. Los niños no son muy escrupulosos con las medidas de higiene y no es raro que coman en los mismos platos que otros niños o que compartan alimentos que recién ha mordido el compañero enfermo.

Lee también: Señales de salud o enfermedad en la lengua

Síntomas de la escarlatina

Sintomas de la escarlatina

El tiempo que transcurre entre el momento del contagio y la aparición de los primeros síntomas es muy corto. Por lo general, solo tardan en manifestarse entre 1 y 2 días. Lo primero que se experimenta es fiebre alta y dolor de garganta.

Después de esto, las bacterias liberan una toxina. Como efecto de ello comienzan a aparecer erupciones en la piel. Estas son de color rojizo y se manifiestan inicialmente en el cuello y el tórax. Después se diseminan por todo el cuerpo, durante un tiempo aproximado de una semana.

La erupción es un sarpullido de color rojo, que tiene una textura al tacto similar a la de un papel de lija común.

Además de las llagas como tal, también se produce un enrojecimiento en los pliegues de la piel, tales como axilas, codos, ingle, etc. La lengua se vuelve más roja y se inflama, pero presenta un revestimiento de color blancuzco. También es frecuente que haya escalofríos, dolor abdominal, vómitos, dolor muscular y malestar general.

Es importante tomar en cuenta que un paciente con escarlatina va a tener dificultades para comer, debido al estado de la lengua y la garganta, por lo que se recomienda darle alimentos tanto blandos como líquidos en cantidad. Por otra parte, también se recomienda tener al niño en un ambiente fresco.

Visita este artículo: 6 remedios caseros para curar las llagas de la lengua

Diagnóstico y pronóstico

La escarlatina tiene como primer síntoma la fiebre.

La escarlatina se diagnostica a través de unexamen físico que casi siempre se acompaña de una prueba estreptocócica. Esta determina cuál es el tipo de bacterias que hay en la garganta y permite confirmar la presencia de escarlatina. Se realiza a través de un cultivo o hisopado de garganta. En ocasiones también se lleva a cabo una prueba de sangre.

Con el tratamiento adecuado, la escarlatina debe curarse rápidamente. Podrían pasar dos o tres semanas antes de que los síntomas desaparezcan por completo. Habitualmente hay una descamación de la piel cuando las llagas comienzan a desvanecerse. Esto sucede principalmente en las puntas de los dedos de las manos y los pies y en la ingle. Es un proceso que puede durar varias semanas.

Aunque no es frecuente, la escarlatina podría dar lugar a problemas de salud a largo plazo. Algunos de estos podrían ser graves. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Fiebre reumática.
  • Enfermedad renal, en particular glomerulonefritis posestreptocócica que es una modalidad de inflamación en los riñones.
  • Otitis media.
  • Infecciones en la piel.
  • Abscesos en la garganta, que se manifiestan como sacos de pus.
  • Artritis.
  • Neumonía.
  • Daño hepático.
  • Inflamación de los ganglios.
  • Infección sinusal.

Lo más importante es proporcionar la atención oportuna para evitar cualquiera de estas complicaciones. El tratamiento habitual es la administración de antibióticos, que casi siempre surten efecto rápidamente.

Te puede gustar