Esclerosis múltiple: 14 signos de alarma que debes conocer

Okairy Zuñiga·
13 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
14 Enero, 2019
Es posible que, antes de recibir un diagnóstico, los pacientes con esclerosis múltiple presenten varios síntomas.
 

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmunitaria, cuyas causas siguen siendo un reto para los investigadores científicos. Es posible que, en algunos casos, la esclerosis múltiple sea difícil de detectar; mientras que, en otros, sus síntomas son tan evidentes que no dan lugar a duda sobre su existencia.

En primer lugar, esta enfermedad se presenta en mayor proporción en mujeres y en personas con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. A continuación, te contamos los signos de alarma relacionados con la esclerosis múltiple que debes conocer.

Principales signos de alarma de la esclerosis múltiple

Antes de nada, observa con cuidado estos síntomas que causan alertas en el aparente desarrollo de la esclerosis múltiple. Aunque cada uno de ellos puede implicar otra afección, cuando se presentan en conjunto es importante acudir al médico a realizarse un chequeo completo. 

1. Debilidad

Mujer apoyada sobre su brazo con cansancio.
 

Generalmente, las personas con esta enfermedad se sienten fatigadas y se desplazan con lentitud, en especial por cansancio en las piernas.

Es importante tener esto en cuenta sobre todo en las personas que comúnmente suelen ser activas, pero de pronto comienzan a sentirse cansadas, sin motivo aparente.

Lee también: ¿Qué diferencia hay entre ELA y esclerosis múltiple?

2. Falta de equilibrio

Este síntoma se presenta con temblores al caminar e inestabilidad para mantenerse de pie. Se presentan como mareos y las personas pierden el equilibrio de forma repentina. Antes de preocuparte, debes asegurarte de que no hay otros factores de salud que lo causen.

3. Coordinación inestable

Se nota torpeza en el dominio y manejo de las extremidades.  Los brazos tienen dificultades para coordinarse, y las piernas comienzan a desobedecer las órdenes del cerebro para realizar movimientos

4. Descontrol en las manos

Si la enfermedad está en sus primeras etapas, es muy notorio el descontrol en las manos. Se puede identificar este problema porque se tiene dificultad para tomar objetos con las manos o para sostenerlos.

 

5. Espasticidad muscular

Es muy probable que los músculos se tensen y causen dolor y calambres. Dado que este síntoma se da también en otro tipo de padecimientos, como la diabetes, es importante que un especialista solicite exámenes de descarte.

De acuerdo con los expertos de Medline Plus, la espasticidad muscular es “la tensión inusual o aumento del tono muscular”.

6. Problemas en la vista

Hombre frente al ordenador con la vista cansada.
El cansancio visual puede deberse a diversos factores, como el uso prolongado de dispositivos electrónicos.

Los problemas en la vista son uno de los síntomas más claros de esta enfermedad. Se presentan como:

  • Neuritis.
  • Visión doble.
  • Visión borrosa.
  • Movimientos oculares involuntarios.
  • Pérdida permanente de la visión en casos muy raros.

7. Alteraciones sensoriales

Aparecen cosquilleos, entumecimiento o sensaciones de quemazón en la piel. Este tipo de alteraciones sensoriales también son usuales en casos de problemas graves de circulación, por lo que debes observar con qué regularidad aparecen y descartar otras causas.

 

8. Alteraciones en el habla

Las personas modulan las palabras con dificultad, como arrastrándolas con una evidente lentitud. De esta manera, se percibe un problema al hablar que antes no padecían. De hecho, les cuesta comunicarse con fluidez y claridad.

9. Cansancio, otro posible síntoma de la esclerosis múltiple

La fatiga es uno de los síntomas que más problemas genera en los pacientes con esclerosis múltiple. Al manifestarse, impide una actitud positiva en caso de que se diagnostique la enfermedad, pues la vida diaria se percibe con un desgano permanente a la hora de realizar las actividades cotidianas que antes no suponían un problema.

10. Incontinencia

El control de los esfínteres se vuelve un reto en las personas que comienzan a desarrollar esta enfermedad. Muchos de los pacientes presentan:

  • Vaciados intestinales y de vejiga incompletos o en instantes no adecuados.
  • El exceso de ganas de orinar. Al igual que la diabetes, provoca una necesidad de micción nocturna muy frecuente.

11. Sexualidad

problemas si el preservativo se queda dentro
 

La esclerosis múltiple puede disminuir el deseo sexual. De hecho, en los hombres, la eyaculación precoz se hace presente. Las mujeres dejan de tener una vida sexual activa debido a la pérdida de sensaciones placenteras, así como una disminución en la lubricación.

12. Alteraciones cognitivas

Se presentan alteraciones cognitivas, como la falta de memoria a corto plazo, de concentración y discernimiento. Así pues, la capacidad de análisis va degradándose poco a poco hasta llegar al punto de no entender en ocasiones situaciones triviales de fácil comprensión.

Lee: Esclerosis múltiple: una enfermedad polifacética

13. Temblor corporal

A veces, se pueden presentar episodios de espasmos musculares sin explicación alguna en los que el cuerpo tiembla como si tuviese frío en ausencia de este.

14. Punzadas en la piel

Aparte de otras sensaciones ya mencionadas, una de las más desagradables y dolorosas es la de agujas o alfileres en la piel. Así pues, quienes padecen esta enfermedad sienten que están siendo atacados con objetos punzantes que causan una terrible sensación.

 

Vigila los síntomas para evitar el avance de la esclerosis múltiple

En definitiva, como se puede ver, la esclerosis múltiple es una enfermedad que genera una gran variedad de síntomas que disminuyen la calidad de vida de las personas.

Aunque, por ahora, no existe forma de prevenirla, los neurólogos recomiendan la exposición solar en horas de la mañana con el objeto de proveer el cuerpo de vitamina DY es que, en muchos casos, se ha detectado en pacientes la deficiencia de esta vitamina.

Ahora que conoces los síntomas, mantente alerta para identificarlos y acude a tu médico ante cualquier sospecha.

 
  • Goldenberg, M. M. (2012). Multiple sclerosis review. Pharmacology & Therapeutics37(3), 175–84. https://doi.org/https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3351877/
  • Maloni, H. (2018). Cognitive Impairment in Multiple Sclerosis. Journal for Nurse Practitioners14(3), 172–177. https://doi.org/10.1016/j.nurpra.2017.11.018
  • Canto, E., & Oksenberg, J. R. (2018). Multiple sclerosis genetics. Multiple Sclerosis24(1), 75–79. https://doi.org/10.1177/1352458517737371
  • Hayes, C. E., & Nashold, F. E. (2017). Vitamin D and Multiple Sclerosis. In Vitamin D: Fourth Edition (Vol. 2, pp. 989–1024). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-809963-6.00107-3
  • Braley, T. J., & Chervin, R. D. (2010). Fatigue in multiple sclerosis: mechanisms, evaluation, and treatment. Sleep, 33(8), 1061–1067. https://doi.org/10.1093/sleep/33.8.1061
  • Cameron MH, Nilsagard Y. Balance, gait, and falls in multiple sclerosis. In: Handbook of Clinical Neurology. 2018.
  • Ziemssen T. Symptom management in patients with multiple sclerosis. J Neurol Sci. 2011;
  • Krishnan V, Jaric S. Hand function in multiple sclerosis: Force coordination in manipulation tasks. Clin Neurophysiol. 2008;
  • Feenaughty, L., Tjaden, K., Benedict, R. H., & Weinstock-Guttman, B. (2013). Speech and pause characteristics in multiple sclerosis: a preliminary study of speakers with high and low neuropsychological test performance. Clinical linguistics & phonetics, 27(2), 134–151. https://doi.org/10.3109/02699206.2012.751624
  • Mathers, S. E., Ingram, D. A., & Swash, M. (1990). Electrophysiology of motor pathways for sphincter control in multiple sclerosis. Journal of neurology, neurosurgery, and psychiatry, 53(11), 955–960. https://doi.org/10.1136/jnnp.53.11.955