Escoliosis en niños: todo lo que debes saber

27 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La escoliosis en niños no es un problema muy frecuente, pero sí constituye una anomalía a la que se le debe prestar la debida atención. ¿Cómo reconocerla? ¿Cuál es su tratamiento? En este espacio lo detallamos.
 

La escoliosis en niños es un problema serio, al que se le debe prestar atención desde un comienzo. Se le llama así a todas las deformaciones de la columna que aparecen en menores y que pueden tener distintos grados de severidad y compromiso.

En general, la escoliosis en niños tiende a agravarse a medida que avanza el crecimiento. Un aspecto engañoso de esta situación es que los niños y adolescentes suelen tolerar muy bien este problema, pero si se deja avanzar puede exigir tratamientos de gran complejidad más adelante.

La forma más común de escoliosis en niños es la llamada “escoliosis idiopática”. Esta se presenta en 4 de cada 1000 personas. De esos casos, aproximadamente el 1 % será severo y exigirá un tratamiento a largo plazo. Los menores deben tener una consulta ortopédica anual como mínimo, en especial cuando llegan a la pubertad.

¿Qué es la escoliosis en niños?

La escoliosis en niños se define como un problema con la curva de la columna vertebral que se presenta en menores. De hecho, la columna tiene una curvatura, pero esta es más pronunciada en algunos pequeños, como si formara una letra “C” o “S”. Dicha anomalía, a veces, causa dolor y dificultad en la respiración.

Cuando hay escoliosis, la columna se desplaza hacia un lado. Este problema puede llevar a que los huesos giren o roten; de ser así, un hombro o uno de los lados de la cadera puede quedar más arriba del otro. Hay varios tipos de escoliosis en los menores de edad:

 
  • Escoliosis en niños. Tiene lugar en los menores de 3 años y puede ser una anormalidad de nacimiento, o congénita, pero en ocasiones es causada por otros trastornos o por causas desconocidas.
  • Escoliosis idiopática adolescente. Es la forma más común y se presenta en niños mayores de 10 años; se desconoce su causa.
  • Escoliosis juvenil. Se presenta en niños entre los 3 y los 10 años y es la modalidad más rara de todas.
¿Qué es la escoliosis en niños?
La escoliosis en niños es una deformidad en la columna vertebral de los menores, la cual puede tener una forma de C o S.

Te puede interesar: Escoliosis: todo lo que debes saber

Causas y factores de riesgo

En la mayoría de los casos, se desconoce cuál es la causa de la escoliosis infantil, aunque sí se sabe que afecta más a las niñas que a los niños. De acuerdo con la causa que la produce, las escoliosis pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Escoliosis congénita. Aparece durante la gestación y comprende varias anomalías como ausencia de vértebras, malformaciones o desarrollo incompleto en las mismas.
  • Idiopática. En estos casos, se desconoce la razón por la que se produce la escoliosis.
 
  • Neuromuscular. Es consecuencia de alguna afección neurológica, como distrofia muscular, parálisis cerebral, espina bífida, tumores de médula, neurofibromatosis o afecciones paralíticas.
  • Otras. En algunos pocos casos la escoliosis en niños es resultado de infecciones, lesiones, tumores, piernas con longitud diferente o enfermedades genéticas.

Síntomas y diagnóstico de la escoliosis en niños

Cada niño puede experimentar los síntomas de la escoliosis de diferente manera. Aun así, hay algunas manifestaciones que aparecen en numerosos casos. Son las siguientes:

  • La cabeza no está ubicada en el centro, con respecto al resto del cuerpo.
  • Cada brazo cuelga de manera diferente, cuando el niño está de pie.
  • Uno de los hombros, o una de las zonas de la cadera se ve más arriba, respecto a la otra.
  • Si el niño se inclina hacia adelante, una zona de la espalda se ve más alta que la otra.

En la mayoría de los casos, la escoliosis no genera dolor ni otros síntomas por el estilo. A menudo, el diagnóstico se hace a partir de la observación clínica, la cual suele complementarse con una resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC).

Médico con modelo de la columna
En la mayoría de los casos, la escoliosis no causa dolor y pasa desapercibida. El médico puede hacer su diagnóstico a partir de la observación clínica.
 

Descubre: ¿Qué es el síndrome de Marfan?

Tratamiento

El tratamiento de la escoliosis en niños depende de la edad, la etapa de crecimiento en la cual se encuentra, la causa del problema, la severidad de la curvatura y el estado de salud del menor. También se toma en cuenta el nivel de tolerancia a los medicamentos y terapias disponibles.

Si la curvatura es leve o el niño está cerca de la adolescencia, por lo general, lo que se hace es un seguimiento para vigilar que la anomalía no se acreciente. En estos casos, o cuando la curvatura es mayor, con frecuencia se elige el uso de corsé. Este impide que la curvatura siga aumentando.

Si la curvatura es muy pronunciada, lo indicado es realizar una intervención quirúrgica para hacer la corrección. Si un caso severo no se trata, podría llevar a la reducción de la capacidad pulmonar y al desarrollo de enfermedades pulmonares. Por lo anterior, es una condición que merece toda la atención.

 
  • Monsalve, C. Y. F., Corena, Z. M. G., & Samudio, M. P. O. (2007). Estudio de caso: terapia manual en una paciente de 18 años con escoliosis juvenil idiopática. Revista Ciencias de la Salud, 5(3), 78-90.
  • Garcia-Barrecheguren, E., Alfonso-Olmos-García, M., & Beguiristain, J. (2001). Defecto vertebral múltiple con otras anomalías acompañantes.
  • Pantoja, T. S., & Chamorro, L. M. (2015). Escoliosis en niños y adolescentes. Revista Médica Clínica Las Condes, 26(1), 99-108.