Espectacular receta de sopa de ajo ¡atrévete a probar!

Te presentamos la receta de esta nutritiva y exquisita sopa de origen español, específicamente, de la región de Castilla y León. Se trata de un platillo de mucha antigüedad y que constituye, en sí, toda una tradición.

La sopa de ajo, también conocida como sopa castellana, es una de aquellas tradicionales e infalibles “recetas de abuela”. A continuación, te enseñamos a hacer una receta de sopa de ajo que te resultará muy exquisita y económica.

Beneficios del ajo para nuestra salud

Si bien estamos acostumbrados a utilizar el ajo por su sabor y aroma, son sus propiedades benéficas las que realmente impresionan. Para incentivarte a probar nuestra deliciosa receta de sopa de ajo, te mostramos los beneficios que esta elaboración ofrece a tu salud.

Muchos nutrientes, pocas calorías

Ajo como remedio de hongos en las uñas.

Además de muy benéfico para la salud, el ajo puede ser un gran aliado de quien busca perder peso. Se trata de un alimento con pocas calorías, que contiene vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo.

Una porción de 28 gramos de ajo contiene apenas 40 calorías y menos de 10 gramos de carbohidratos. No obstante, ofrece un importante aporte de vitaminas C y B6, manganeso, selenio y un pequeño porcentaje de proteínas.  También destacan las cantidades moderadas de calcio, potasio, hierro, fosforo y vitamina B1.

Lee también Cómo obtener vitamina C sin consumir naranjas

Alicina: el “secreto” del ajo

Históricamente, el ajo fue utilizado como un remedio natural para tratar muchas enfermedades y malestares digestivos. Actualmente, se estima que las múltiples propiedades del ajo están asociadas a su alto contenido de una substancia sulfurosa llamada Alicina.

El ajo: un poderoso antioxidante

Hoy en día, los productos antioxidantes son altamente demandados y pueden tener un valor bien elevado. Pero lo que poca gente sabe es que tiene un poderoso y económico antioxidante en su cocina: el ajo.

El ajo contiene vitamina C y flavonoides, que actúan combatiendo los radicales libres y previniendo el daño celular. Su consumo diario ayuda a reducir el desgaste de las estructuras cardiovasculares en los pacientes hipertensos. Además, el efecto antioxidante del ajo permite retardar los síntomas de demencia y un principio de Alzheimer.

Ajo para fortalecer el sistema inmune

Probablemente, todos nosotros hemos escuchado alguna vez que un té de ajo es el mejor remedio para curar un resfriado; el consumo diario de suplementos de ajo puede reducir en hasta un 60% el riesgo de tener un resfriado.

Visita este artículo: Deliciosa receta casera de salsa de ajo

Receta de sopa de ajo: deliciosa, práctica y económica

Ingredientes (para 6 comensales)

  • 10 dientes de ajo (50 g).
  • 6 huevos (opcional) (250 g).
  • 12 rebanadas de pan duro (72 g).
  • 1 pieza de jamón serrano (150 g).
  • 4 cucharadas colmadas de aceite de oliva extra (50 mL).
  • Sal, pimienta y pimentón dulce para condimentar (al gusto).
  • 2 litros y medio de caldo de carne (también se pueden usar caldos de pollo o verdura).
Sopas de ajo.

Preparación

  1. Para empezar a preparar nuestra receta de sopa de ajo, pelamos y cortamos nuestro ingrediente principal: los dientes de ajo. Luego fileteamos uno por uno, cuidando para que los filetes no sean muy finos.
  2. Después de elegir una cazuela suficientemente grande, la llevamos al fuego con el aceite de oliva. Cuando el aceite se caliente, añadimos los ajos y salteamos hasta que se doren levemente. Los ajos suelen dorarse muy rápido, por ello, debemos estar atentos para no quemarlos.
  3. Continuando, agregamos el jamón previamente cortado en trozos pequeños y dejamos que tomen un leve dorado. Una vez más, es importante estar atento para no quemar ni resecar los trozos de jamón.
  4. El próximo paso es añadir 6 rebanadas de pan duro y tostarlas con el rehogado de ajo y jamón.
  5. Cuando las tostadas estén listas, retiramos la cazuela del fuego, agregamos el pimentón dulce y revolvemos bien la preparación. La cantidad de pimentón queda a gusto del cocinero y de sus comensales.
  6. Cuando percibamos que los ingredientes se mezclaron y tomaron el color del pimentón, volvemos con la cazuela al fuego. En este momento, el fuego debe estar bien bajo para no quemar el ajo y el pimentón.
  7. Al observar que los ingredientes se volvieron a calentar, agregamos el caldo caliente. El caldo proporciona un mejor sabor a la preparación que el uso de agua.
  8. A fuego lento, dejamos la preparación cocinarse por 20 a 25 minutos. Lo mejor es no remover la sopa y dejarla cocinar despacio.
  9. Mientras esperamos la cocción, tostamos las otras seis rebanadas de pan en una sartén con un poco de aceite de oliva.
  10. Pasados los 20 minutos, añadimos a la sopa las seis rebanadas previamente tostadas y dejamos que se ablanden. Luego condimentamos con sal y pimienta, y revolvemos.