Espinillas vaginales ¿por qué aparecen?

06 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Las espinillas vaginales son lesiones en la piel de la zona genital femenina que se suelen generar por la depilación. Sin embargo, hay otros orígenes más complicados y menos benignos. Te los contamos.
 

La zona genital femenina es una parte del cuerpo muy sensible y delicada. Es por eso que está recubierta de vello púbico para mantener una correcta temperatura, humedad y evitar el acceso de agentes patógenos. El problema es que, al depilarse, la mujer puede generar espinillas vaginales.

Ya sea con cuchilla, cera o láser, la depilación de la zona vulvar causa irritaciones y alteraciones en los folículos pilosos. Aún con el mayor de los cuidados, siempre se corre el riesgo de inflamación.

¿Qué es el folículo piloso?

El folículo piloso es un anexo de la piel, donde se crea el pelo que crece por un canal a través de la dermis. En un momento determinado, alcanza la superficie corporal y sale por encima de los límites.

Justo antes de la salida, este canal se hace más estrecho, recibiendo el nombre de infundíbulo. Allí abundan glándulas que descargan sus secreciones. Hay un tipo de glándula que siempre acompaña al folículo piloso y tiene una secreción grasa, conocida como sebácea. Responde, en gran medida, a las hormonas.

 

Por otro lado, hay glándulas que se encuentra solo en determinadas regiones anatómicas, como son las ingles, las axilas, el pliegue submamario y pliegue interglúteo. Se llaman apocrinas y presentan una secreción espesa y olorosa.

Depilación y sus cuidados
La depilación es la causa más frecuente de espinillas vaginales

Seguir leyendo: Anatomía y función del folículo piloso

¿Qué son las espinillas vaginales?

Si hay alguna obstrucción en el infundíbulo del folículo piloso, ya sea porque es muy estrecho o porque hay mucha producción de grasa, o se generó inflamación, aparecen pequeños bultos con el pelo atrapado en su interior. Si están en la zona genital femenina son las espinillas vaginales.

El nombre de la ubicación no es correcto en su totalidad. Si bien se tiende a llamar vagina a toda la zona genital femenina, en realidad es solo el espacio virtual extensible que empieza desde la entrada vaginal y termina en el cuello del útero.

 

Este espacio está recubierto de mucosa que no contiene folículos pilosos, por tanto, no pueden formarse espinillas allí dentro. El hecho de hallar lesiones intravaginales debe alertar e incitar a una consulta médica de inmediato.

Recubriendo la entrada de la vagina hay una serie de pliegues, que son los labios mayores y menores, los cuales conforman la vulva. Las espinillas vaginales se forman por alteración del vello púbico entre los labios mayores y hasta el monte de venus y las ingles, que serían los límites superiores de la región.

¿Por qué se forman las espinillas vaginales?

La formación de estas espinillas tiene múltiples causas. Ya sea por la humedad, el calor, las hormonas o incluso el estrés. No obstante, hay una causa que destaca sobre las demás, que es la depilación.

La depilación de la zona vulvar altera el crecimiento sano del pelo púbico. La zona del infundíbulo del folículo piloso se inflama haciendo que la salida del pelo quede obstruida. Además, la depilación acarrea heridas y lesiones en la piel, permitiendo la entrada de bacterias, causando aún más inflamación e infección.

 

Las espinillas también se asocian a dermatitis de contacto, que es una reacción de picazón y alergia en la piel cuando se expone a una sustancia irritante, como jabones, lociones, desodorantes, material de las compresas, tampones, medicamentos e incluso el tejido de la ropa. Cada persona reacciona de manera particular a diferentes partículas.

Quizás te interese: Acerca de la depilación femenina: ¿depilar la zona bikini?

¿Qué problemas pueden causar?

Depilación con cera en el pubis
Se debe tener sumo cuidado con las técnicas depilatorias de la región del pubis, ya que la piel allí es más sensible

En general, las espinillas son inofensivas. Lo mejor para evitarlas es no depilarse con cuchilla o cera, o asistir con un profesional para ver las mejores opciones de depilación y cuidado de la piel de la zona íntima.

Sin embargo, suelen ser molestas, y al intentar quitarlas como se hace con las espinillas de la cara se aumenta el riesgo de incrementar la inflamación. Cabe decir que apretarlas o intentar reventarlas no es lo más apropiado, ya que estamos en una zona delicada.

 

La espinilla puede llegar a crecer más y llenarse de pus si es manipulada. Por otra parte, es importante diferenciar las espinillas vaginales de otras lesiones de la piel que nos puede sugerir problemas más graves, como las siguientes:

  • Molluscum contagiosum: es un virus que transmite de humano a humano. Sucede con más frecuencia entre niños pequeños, pero en adultos es más una infección de transmisión sexual. Aparecen pequeñas pápulas que no presentan picor, pero que son muy contagiosas, con una leve depresión central. Tienden a la involución sin tratamiento.
  • Virus del papiloma humano: genera las famosas verrugas que pueden aparecer en cualquier zona del área genital y son muy contagiosas. Algunos tipos de este virus son peligrosos porque pueden evolucionar hacia cáncer de cuello de útero.
  • Herpes simple: es una enfermedad muy molesta y dolorosa. Consiste en una agrupación de vesículas en el área genital que duelen y pican mucho. Es una infección de transmisión sexual resistente a los tratamientos, ya que el virus nunca se destruye y puede volver aparecer después del primer episodio.
 

No confundir las espinillas vaginales

Hay diversas enfermedades, como las infecciones de transmisión sexual, que pueden aparecer en forma de espinillas. Por lo tanto, cuando lo que creemos que es una espinilla en la zona vulvar comienza a picar, doler o tiene una forma distinta a la esperada, lo mejor es acudir a la ginecóloga.

Por último, recordar que el vello púbico no es antihigiénico para nada. Al contrario, nos protege la piel sensible y actúa como barrera para el asentamiento de microorganismos que resultarían patógenos.

 
  • Restrepo R. Anatomía microscópica del folículo piloso. rev. asoc. colomb. dermatol. cir. dematol. [Internet]. 26 de febrero de 2019 [citado 5 de julio de 2020];18(3):123-38. Disponible en: https://revista.asocolderma.org.co/index.php/asocolderma/article/view/324
  • Granados, Pedro Mauricio Moreno. "Histofisiología del folículo piloso y su importancia para la medicina regenerativa." Morfolia 9.1 (2017).
  • Ferrándiz. Dermatología clínica - 9788491132646 | Elsevier España. (n.d.). Retrieved July 5, 2020, from https://tienda.elsevier.es/ferrandiz-dermatologia-clinica-9788491132646.html
  • Adauy, Arlette, et al. "Quistes vaginales." Revista chilena de obstetricia y ginecología 71.4 (2006): 252-258.
  • Machet, L., L. Martin, and L. Vaillant. "Infecciones bacterianas cutáneas superficiales foliculares y no foliculares." EMC-Dermatología 52.4 (2018): 1-9.
  • Velázquez Mendoza, J. Dolores, et al. "Prevalencia de infección del sitio quirúrgico en pacientes con cirugía abdominal." Cirujano general 33.1 (2011): 32-37.
  • del Tanago, Gómez González, et al. "Infecciones bacterianas de la piel." Panorama actual del medicamento 41.406 (2017): 723-728.