La espirulina: propiedades curativas y tres recetas protectoras

Entre los múltiples beneficios de la espirulina destacan sus propiedades para mejorar los estados depresivos. También fortalece nuestras defensas y nos protege de las enfermedades cardiovasculares

Hemos oído hablar mucho de los beneficios de la espirulina, por ejemplo para subir las defensas, mejorar los trastornos cardiovasculares o prevenir múltiples enfermedades como el cáncer, pero lo cierto es que a pesar de sus múltiples propiedades todavía es una desconocida.

A continuación te explicamos qué es la espirulina, por qué conviene tomar diariamente esta alga y compartimos tres recetas verdes, terapéuticas y muy originales para incluirla en nuestra dieta sin apenas darnos cuenta.

¿Qué es la espirulina?

La espirulina es una alga de agua dulce considerada un superalimento gracias a sus excelentes aportes nutricionales, ya que es rica en:

  • Proteínas
  • Enzimas
  • Clorofila
  • Ácidos grasos esenciales
  • Vitaminas (A, B, E y H)
  • Minerales (hierro, calcio, fósforo, magnesio…)

Es consumida desde la antigüedad por múltiples culturas y se recomienda especialmente a mujeres embarazadas, niños, deportistas y a todo el que quiera tomar un suplemento natural completo y sin contraindicaciones.

Beneficios para la salud

Explicamos todos aquellos problemas de salud que la espirulina puede mejorar si la consumimos diariamente:

  • Mejora nuestras defensas
  • Ayuda a adelgazar gracias a su poder saciante
  • Ayuda a prevenir el cáncer debido a su alto poder antioxidante
  • Regula los niveles del páncreas y por lo tanto mejora la diabetes
  • Previene las enfermedades cardiovasculares (hipertensión, colesterol, problemas cardiacos, etc.)
  • Aumenta la vitalidad y se recomienda para la fatiga y en convalescencias
  • Combate la artritis y la osteoporosis
  • Es un remedio antienvejecimiento
  • Mejora la anemia, ya que contiene hierro y vitamina B12.
  • Su contenido en triptófano mejora estados de ánimo de depresión y ansiedad

Podemos consumir la espirulina en comprimidos, cápsulas o en polvo. Algunas personas la han dejado de tomar en polvo debido a su sabor, pero a continuación detallamos tres recetas para incluirla en nuestra dieta de manera original y multiplicando así los beneficios de estos alimentos.

Empieza el día con un batido verde

Los batidos verdes son famosos entre las personas que se alimentan principalmente a base de vegetales crudos. Aunque por su aspecto puede causar rechazo, ya que no estamos acostumbrados a un batido dulce de color verde, lo cierto es que tiene un sabor delicioso y es una manera muy energética y saludable de empezar el día.

Con un batido diario nos aseguramos ya de buena mañana una buena dosis de vitaminas y minerales y además en poco tiempo podemos notar una gran mejora en cuestiones de salud y belleza.

¿Qué ingredientes usaremos para 2 o 3 personas?

  • Una cucharada sopera de espirulina en polvo
  • Un puñado de espinacas crudas
  • Dos piezas de fruta: manzana, pera, fresa, plátano, etc
  • Frutos secos molidos: almendra, avellana
  • Frutas secas: dátiles, higos, orejones, coco.
  • Un vaso de líquido: zumo de naranja, agua, bebida vegetal
  • Endulzante natural al gusto: sirope de agave, estevia, miel
  • Una cucharada de aceite de lino o de sésamo

Trituraremos bien los ingredientes hasta que quede un batido de textura homogénea, y a medida que vayamos tomando los batidos nos sorprenderá lo deliciosos que pueden ser con nuevos ingredientes. Idealmente deberíamos quitar cada vez más el endulzante e incrementar el vegetal verde.

jugo lornagrl

Disfruta una sopa verde de cebolla

La sopa de cebolla es un alimento tradicional con muchas propiedades, un remedio perfecto para resfriados, gripes, etc.

Sofreímos cebolla con aceite de oliva, ajos, una pizca de comino, una pizca de ají o cayena y sal al gusto. Cuando esté dorado le añadimos un caldo casero o comprado y lo dejamos hervir 15 minutos. Cuando esté a punto de finalizar le añadimos clara de huevo y vamos revolviendo bien.

Antes de servir, para que no pierda sus propiedades con el calor, añadimos la espirulina en polvo. También podemos añadir algunos trozos de pan tostado y frito.

sopa samuel gardiner

Prepara una tortilla verde sin huevo

Hacer una tortilla sin huevo es posible, y la recomendamos especialmente para aquellos que no pueden comerlo. Sustituiremos el huevo por harina de garbanzo y de maíz a partes iguales que iremos batiendo con agua hasta conseguir una textura similar a la del huevo batido. A esta tortilla le añadiremos espirulina en polvo y un sofrito de verduras al gusto.

  • Miranda, M. S., Cintra, R. G., Barros, S. B. M., & Mancini-Filho, J. (1998). Antioxidant activity of the microalga Spirulina maxima. Brazilian Journal of Medical and Biological Research. https://doi.org/10.1590/S0100-879X1998000800007
  • Soni, R. A., Sudhakar, K., & Rana, R. S. (2017). Spirulina – From growth to nutritional product: A review. Trends in Food Science and Technology. https://doi.org/10.1016/j.tifs.2017.09.010
  • Finamore, A., Palmery, M., Bensehaila, S., & Peluso, I. (2017). Antioxidant, Immunomodulating, and Microbial-Modulating Activities of the Sustainable and Ecofriendly Spirulina. Oxidative Medicine and Cellular Longevity. https://doi.org/10.1155/2017/3247528