Esplenomegalia: causas y síntomas

Alicia Romero 31 enero, 2018
La esplenomegalia no constituye una enfermedad por sí misma, sino que se trata de un signo de otra enfermedad.

Se denomina esplenomegalia al aumento del tamaño del bazo. El bazo es un órgano abdominal implicado en procesos relacionados con el sistema inmune y la destrucción de células sanguíneas deterioradas.

Por ello, las infecciones y las enfermedades hematológicas son las principales causas de esplenomegalia. Hay que tener en cuenta que la esplenomegalia no es una enfermedad en sí misma sino un signo que acompaña a una patología.

Funciones y anatomía del bazo

El bazo es un órgano localizado en el abdomen, justo debajo del diafragma en la parte izquierda, detrás del estómago y encima del riñón izquierdo. Esta región abdominal se denomina hipocondrio izquierdo. Tiene forma ovoide y está rodeado por una cápsula. El interior del órgano (parénquima) está formado por dos tipos de tejido:

  • Pulpa blanca: está formada por folículos linfáticos, es decir, acúmulos de células del sistema inmune llamadas linfocitos alrededor de una vaso sanguíneo central llamado arteriola central.
  • Pulpa roja:  rodea a la pulpa blanca y está constituida por una red de fibras y arteriolas. Además esta pulpa roja también presenta células del sistema inmune y células sanguíneas.

Los vasos sanguíneos entran y salen por una estructura llamada hilio esplénico. Por este espacio entra la arteria esplénica, que se divide en el interior del bazo. El retorno venoso de este órgano corre a cargo de la vena esplénica. El bazo interviene en múltiples procesos, por su relación con el sistema inmune se considera un órgano del sistema linfático. 

Las principales funciones de ese órgano son:

  • Hematopoyesis: es el proceso de maduración de las células sanguíneas e inmunológicas a partir de una célula madre. Durante el desarrollo embrionario hay una etapa en la que este proceso tiene lugar en el bazo. En la vida adulta este proceso tiene lugar en la médula ósea, quedando el bazo relegado a un segundo plano.
  • Inmunológica: hemos dicho que el bazo se considera un órgano linfático. Cuando hay agentes patógenos en la sangre, como bacterias o virus, llegan al bazo por la arteria esplénica. Determinadas células del bazo captan estas partículas extrañas y los presentan a los linfocitos de la pulpa blanca, que las reconocen y destruyen.
  • Hemocaterética: la hemocatéresis es el proceso de destrucción de glóbulos rojos. Estas células sanguíneas tienen una vida media de unos 90 días. Una vez pasado este tiempo se deterioran y es en el bazo donde se destruyen. También depura otras células sanguíneas defectuosas.
  • Función de reserva: el bazo es un órgano que acumula sangre y células sanguíneas. En caso de hemorragia puede disminuir esta reserva para compensar las pérdidas.

Lee también: Tips para aumentar los glóbulos rojos naturalmente

Principales causas de esplenomegalia

Enfermedades del hígado

Una vez explicadas las funciones del bazo, vamos a comentar las principales patologías por las que aumenta el tamaño de este órgano:

  • Enfermedades de la médula ósea: en caso de que la médula ósea no pueda llevar a cabo la hematopoyesis, es el bazo quien realiza esta función. En estas circunstancias puede aparecer una esplenomegalia. Algunas enfermedades de estas características son la aplasia medular y la mielofibrosis.
  • Alteraciones hematológicas: una de las funciones del bazo es destruir las células sanguíneas deterioradas. Por lo tanto, en enfermedades que alteran la estructura de las células sanguíneas aumenta su destrucción pudiendo aparecer esplenomegalia. Ocurre en algunos tipos de anemias hemolíticas como la talasemia.
  • Esplenomegalia maligna: los linfomas son proliferaciones anormales de linfocitos. Como el bazo contiene grandes cantidades de linfocitos, puede haber esplenomegalia en patologías como el linfoma de Hodgkin u otros tipos de linfomas.
  • Procesos infecciosos: determinadas infecciones cursan con esplenomegalia. Esto se debe a que las células inmunes del bazo proliferan para combatir la infección, produciendo un aumento del tamaño del órgano. Algunas de estas patologías son la tuberculosis, la endocarditis y la mononucleosis infecciosa.
  • Enfermedades hepáticas: el hígado también es un órgano de reserva sanguínea. Por esta razón, cuando hay una alteración en este órgano pierde la función de reserva. En estas circunstancias, es el bazo quien tiende a compensar la reserva de sangre. En este caso se habla de esplenomegalia congestiva.
  • Enfermedades por depósito: son patologías que cursan con depósitos anormales de distintas moléculas. Pueden acumularse en el bazo y producir un aumento del tamaño del mismo, como la amiloidosis.

Síntomas de la esplenomegalia

Aunque hemos dicho que la esplenomegalia no es una enfermedad sino un signo, puede asociar síntomas que se añadan a la enfermedad de base. Aunque puede cursar de forma asintomática, en ocasiones cursa con:

  • Mayor predisposición a sangrar
  • Cansancio y pérdida de peso
  • Anemia
  • Mayor frecuencia de infecciones

Diagnóstico de la esplenomegalia

4 mascarillas faciales hidratantes

Para que la esplenomegalia pueda palparse en el abdomen el bazo debe haber aumentado dos o tres veces su tamaño original. Por eso, las técnicas de imagen son útiles para observar y diagnosticar aumentos menos acusados de tamaño. Suele utilizarse la ecografía, aunque también son útiles el TAC y la Resonancia Magnética.

Ver también: Dolor en la parte derecha del abdomen ¿A qué se debe?

¿Hay que tratar la esplenomegalia?

bazo

En algunas de las causas que hemos comentado la esplenomegalia revierte al tratar la la enfermedad. En cambio, en algunas patologías como los linfomas esplénicos o algunas anemias hemolíticas puede ser necesaria su extirpación (esplenectomía).

Alicia Romero

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Te puede gustar