Espolón calcáneo, ¿cómo prevenirlo?

Para evitar la aparición de la fascitis plantar es fundamental evitar la obesidad, así como las malas posturas y el uso de calzado inadecuado.

Esta dolencia consiste en una calcificación donde los tendones se unen al hueso Calcáneo en el pie.

Se caracteriza por dificultar el apoyo normal del talón generando las molestias propias de un proceso inflamatorio.

Existen dos tipos de Espolón: de localización posterior inferior (debajo del talón) y de localización posterior superior (donde se inserta el tendón de Aquiles). Siendo más común el primero.

¿Qué causa el espolón calcáneo?

Es causado por el excesivo estiramiento de la fascia plantar (una banda de tejido gruesa que recubre los huesos en la base del pie), provocando su inflamación, denominada fascitis plantar. Se producen pequeños desgarros de los tendones en su unión con el hueso.

El organismo acumula calcio en las zonas dañadas, con el objeto de recuperar los tejidos, y como resultado aparece progresivamente la prominencia ósea.

Esta situación la puede provocar la obesidad, malas posturas, gestos deportivos excesivos, uso de calzado inadecuado, sobrecarga de los tendones, estar largos periodos de tiempo parados.

Puede aparecer también un espolón congénito, que irrita los tendones y provoca la inflamación.

La inflamación de la fascia plantar se encuentra relacionada a la aparición del espolón pero también puede haber fascitis sin espolón.

La fascitis plantar produce dolor intenso en la planta del pie y se dirige hacia el talón.

¿Cómo se diagnostica un espolón?

El espolón se puede evidenciar al realizar un estudio radiográfico, donde se observa una protuberancia puntiaguda orientada hacia los dedos con una longitud de entre uno a cinco milímetros.

Existen personas que lo padecen sin referir ningún síntoma.

¿Qué síntomas se pueden presentar?

En primer lugar debemos mencionar al dolor que se produce por la inflamación al sobrecargar los tendones.

Dolores matutinos luego de dar los primeros pasos. Sensación de pisar un clavo en el talón afectado.

El dolor generalmente disminuye con el reposo pero se vuelve a presentar cuando se apoya el pie.

Cargar objetos pesados puede empeorar los síntomas.

Tratamientos

  • El uso de plantillas ortopédicas (taloneras para espolón) mejora el apoyo del pie y alivian la tensión en los tendones.
  • Terapia física: mediante la aplicación de frío o calor con la finalidad de aliviar el dolor.
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Tratamiento local con ultrasonidos.
  • Ondas de choque: ondas de ultrasonido de alta energía pueden disolver las calcificaciones.
  • Infiltraciones de analgésicos en la zona puntual del dolor.
  • La cirugía se realiza en el último de los casos en que ningún tratamiento conservador ha dado resultado.

Remedios naturales para aliviar los síntomas del espolón

  • Verbena: cocer un puñado de hojas en agua por 15 minutos. Humedecer unas compresas y aplicarlas en la zona del dolor.
  • Ajenjo: aplicar compresas mojadas sobre la zona con molestias.
  • Parietaria: compresa mojada con el líquido resultante de la infusión de un puñado de hojas secas por litro de agua.
  • Equinácea: posee propiedades anti-inflamatorias. Realizar infusión de una cucharada de la planta seca por taza de agua. Beber un par de tazas al día.

Prevención

Por supuesto la mejor manera de prevenir el Espolón calcáneo es evitando sus causantes, como ser la obesidad, esfuerzos excesivos, malas posiciones, uso de calzado inadecuado, entre otros.

Dentro de la alimentación conseguimos evitarlo consumiendo los siguientes:

Los alimentos que contengan magnesio, silicio y zinc nos ayudan a mantener sanos los músculos y tendones.

Se recomienda consumir regularmente frutos secos para mejorar nuestra salud.
Se recomienda consumir regularmente frutos secos para mejorar nuestra salud.
  • Magnesio:
    Moluscos, lechuga, las espinacas, espárragos, cereales, legumbres, frutos secos, son fuentes de este mineral.
  • Silicio
    Harina de avena integral, perejil, ortigas (consultar con un médico naturalista sobre como consumir la ortiga), remolacha, judías verdes.
  • Zinc
    Maní, calabaza y sus semillas, mantequilla y harina de sésamo, germen de trigo, ostras.
  • El omega 3 ayuda a reducir la inflamación
    Lo encontramos en el pescado azul, aceite de pescado, aceite de linaza, de canola, de nuez.
    En vegetales como: pepino, fresas, espinacas, soja, nueces, almendras, lechuga.

Frutas beneficiosas

Dos frutas que nos pueden ayudar son la piña y la papaya por su contenido de bromelina que posee propiedades anti-inflamatorias. Se recomienda comerlas juntas para potenciar los efectos.

Una alimentación saludable y balanceada nos ayudará a prevenir molestias o enfermedades como en este caso el Espolón calcáneo.

Te puede gustar