Esprúe o estomatitis tropical

Edith Sánchez · 14 febrero, 2018 · Última actualización: 22 enero, 2019 22 enero, 2019
La causa concreta de esta enfermedad se desconoce. Sin embargo, en base a sus características se sospecha que es una enfermedad infecciosa

El esprúe o estomatitis tropical es un trastorno poco frecuente, de cual se desconocen las causas específicas. Lo que sí se sabe es que afecta a personas que habitan o visitan por largos períodos las zonas tropicales o subtropicales. De ahí el nombre de la enfermedad.

Las sospechas apuntan a que se trata de una enfermedad infecciosa, aunque aún no se ha confirmado. Lo más comúnmente aceptado es que en esta enfermedad se combinan factores inmunológicos y ambientales. En lo que sí se ha avanzado es en la definición de sus síntomas y el establecimiento de mecanismos para formular el diagnóstico.

El esprúe o estomatitis tropical está presente especialmente en la zona del Caribe, el sudeste de Asia y el sur de la India. Todas las personas que habitan o que viajan allí y permanecen por más de un mes, tienen el riesgo de contraer la enfermedad. Es muy raro que afecte a los niños. Sin embargo, durante las últimas décadas la incidencia de este mal ha ido disminuyendo.

Generalidades de la enfermedad

El esprúe es una enfermedad que se conoce desde hace unos 2000 años aproximadamente. No obstante, fue solo en 1759 cuando Wiliam Hillary la describió en Barbados. Sin embargo, solo se diferenció de la enfermedad celíaca hasta bien entrado el siglo XX. De hecho, aún hoy en día se desconocen muchos aspectos de esta enfermedad.

El esprúe se define como un SAID, es decir, como un Síndrome de Absorción Intestinal Deficiente. Lo que caracteriza a esta enfermedad es que provoca un aplanamiento de las vellosidades intestinales. También genera inflamación en el revestimiento del intestino delgado. Todo esto hace que se altere la absorción de nutrientes en el intestino.

Lo más problemático de esta enfermedad es que impide la absorción correcta de elementos fundamentales como el ácido fólico y la vitamina B12. Esto lleva a que se produzcan condiciones de salud como la anemia megalobástica o la ferropénica. Cabe decir que la definición general del esprúe no está universalmente aceptada.

Lee también: 6 signos de que tu intestino está enfermo

Mujer tocándose el estómago con cara de dolor como consecuencia del esprúe

Causas y síntomas del esprúe

Se desconoce la causa exacta, pero hay motivos para pensar que es de tipo infeccioso. En muchos de los pacientes que presentan esta enfermedad se han encontrado bacterias productoras de toxinas como Klebsiella  pneumoniaeE. Coli  y E. Cloacae. Además, muchos enfermos mejoran cuando se les administran antibióticos.

Se sospecha también que podría ser una secuela de la diarrea infecciosa aguda. Esta daría origen a la contaminación del intestino y a la aparición del esprúe. La imprecisión de todos estos datos es lo que lleva a definir el esprúe como un síndrome.

Los síntomas típicos del esprúe incluyen:

  • Heces de color claro, blandas, abundantes y grasientas
  • Fiebre y malestar general
  • Anorexia, gases y cólicos abdominales
  • Hinchazón en las piernas
  • Ceguera nocturna en algunos casos
  • Pérdida de peso

La mala absorción de nutrientes hace que en muchos casos se presente anemia asociada, por lo que aparecen nuevos síntomas como llagas en la lengua o debilidad al haber déficit de folato o vitamina B12. Asimismo es posible que aparezca glositis, estomatitis y edema periférico.

Visita este artículo: El papel de las heces en el diagnostico clínico

Mujer mirando el termómetro y tocándose la frente por la fiebre que sufre

Diagnóstico y pronóstico

Cuando una persona ha visitado alguna de las zonas de riesgo y presenta anemia o mala absorción de nutrientes, el médico considerará un diagnóstico de esprúe tropical. El método más frecuente y confiable para corroborar la sospecha es una biopsia. De esta forma, se extrae una muestra de tejido del intestino delgado.

Por lo general, también se realizan exámenes de sangre y análisis de heces. El primero permite determinar si hay desnutrición y cuáles son los efectos precisos de la mala absorción de nutrientes. La prueba de heces permite descartar o corroborar la presencia de parásitos y otros microorganismos.

El pronóstico del esprúe es alentador. Por lo general, remite sin problemas cuando se aplica el tratamiento. Aunque rara vez se presenta en niños, de llegar a hacerlo podría provocar retraso en el crecimiento y en la maduración de los huesos.

Cámara grabando el interior del intestino

Ya conoces un poco más sobre esta enfermedad tan peculiar. Así que ya sabes. Si has estado viviendo un período de tiempo en una zona de riesgo y notas estos síntomas, no dudes en acudir al médico para que haga el diagnóstico pertinente.

  • Gomollón, F. Síndrome de malabsorción: fisiología y fisiopatología. Asociación Española de Gastroenterología. 22: 315 - 329.
  • MedlinePlus. [Internet]. Esprúe tropical. 2017. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000275.htm
  • Ramakrishna, B.S., Venkataraman, S., & Mukhopadhya, A. (2006). Tropical malabsorption. Postgraduate Medical Journal. https://doi.org/10.1136/pgmj.2006.048579
  • Salazar, E.W. y Araya Umaña, L. Enfermedad celíaca o esprúe tropical. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica LXXIII, 2016; (620): 669 - 672.
  • Westergaard, H. (2004). Tropical sprue. Current Treatment Options in Gastroenterology. https://doi.org/10.1007/s11938-004-0020-6