Esquistosomiasis: qué es y cómo se contrae

Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
3 julio, 2019
La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria muy común en el mundo. Se encuentra asociada a zonas geográficas tropicales, de bajos recursos y con deficiencias en la accesibilidad al agua potable. Aquí te contamos algunos datos sobre la enfermedad.

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria causada por el Schistosoma. También se conoce con el nombre de ‘bilharziasis’. Dentro de la clasificación biológica, el parásito en cuestión es un trematodo, una clase de gusano.

Los datos mundiales sobre la distribución de la enfermedad son llamativos. Principalmente, se localiza en África, Brasil y Asia. Los países que han certificado transmisión dentro de su territorio son setenta y ocho. Doscientos millones de personas están infectadas y ochocientos millones con posibilidad de contagio.

El último dato relativamente fehaciente del cálculo de muertes que genera la patología es del año 2000. Para esa época, la Organización Mundial de la Salud estimó en doscientas mil muertes anuales. Se asume que esa cifra ha disminuido debido al uso más masivo de los antiparasitarios.

Esquistosomiasis: enfermedad parasitaria

El parásito en cuestión es el único de su familia biológica capaz de penetrar la piel. Ese es su recurso para contagiar. La esquistosomiasis, como enfermedad parasitaria que es, requiere huéspedes. Y los huéspedes que la alojan son dos: el ser humano y el caracol de agua dulce.

El caracol de agua dulce funciona, en el ciclo de contagio, como un huésped intermediario. Dentro del animal, el Schistosoma cumple parte de su crecimiento para luego nadar y alojarse en el humano.

Para saber más: Los parásitos gastrointestinales

Si tuviésemos que resumir el ciclo de vida de manera escueta, podríamos describir las siguientes etapas:

  • Dentro de un ser humano contagiado previamente, los huevos del parásito salen por las heces o por la orina y llegan a cursos de agua.
  • En el agua, los huevos liberan al parásito en un estadio denominado ‘miracidio’.
  • Los miracidios penetran la piel del caracol de agua dulce.
  • El parásito, dentro del caracol, crece y llega a un estadio llamado ‘cercaria’.
  • Las cercarias abandonan el cuerpo del caracol y nadan en cursos de agua dulce hasta toparse con algún ser humano. En ese momento penetran en la piel del mismo.
  • Dentro del ser humano, el Schistosoma llega a los vasos sanguíneos y migra hacia el hígado. En el hígado madura para convertirse en un parásito adulto.
  • Los adultos, dentro del torrente sanguíneo humano, se distribuyen y reproducen poniendo huevos. Pueden reiniciar el ciclo cuando el humano elimina los huevos por las heces o la orina, o pueden alojarse en diferentes órganos produciendo cuadros clínicos.
La esquistosomiasis se distribuye por el torrente sanguíneo

Los síntomas de la esquistosomiasis

El primer signo de la esquistosomiasis, como enfermedad parasitaria, es la lesión que se produce en el sitio por donde ingresó el Schistosoma. En dicha zona de la piel suele aparecer una erupción con cambio en la coloración. La erupción, en algunos casos, puede aparecer hasta una semana después de la penetración.

Lo que sigue es conocido como Síndrome de Katayama; se trata de la reacción del cuerpo ante los huevos de los adultos parasitarios que se han reproducido dentro del ser humano. Aparece:

A partir de aquí, la infección puede cronificarse, pasando a las formas persistentes de la parasitosis. Las formas crónicas más comunes de la enfermedad son:

  • Gastrointestinal: los huevos se instalan en la pared del intestino. Hay diarrea alternada con constipación y sangre en las heces. En las formas graves se puede obstruir el tránsito intestinal.
  • Hepática: los huevos quedan en el hígado, provocando su inflamación y aumento de tamaño. Pueden causar obstrucción de los vasos sanguíneos hepáticos llevando a la hipertensión portal.
  • Genitourinaria: los huevos se depositan en las vías urinarias y aparece sangre en la orina. Si avanza, es posible que se llegue a un síndrome nefrótico, donde el riñón elimina las proteínas. La forma más letal es la insuficiencia renal, cuando el órgano ya no puede cumplir su función.

Te puede interesar: Ascaridiasis: parásito intestinal

Tratamiento para la esquistosomiasis

Una vez diagnosticada la enfermedad parasitaria, el medicamento de elección para la esquistosomiasis es un antiparasitario. Al diagnóstico se llega a través de un examen microscópico de las heces o de la orina.

En el microscopio se pueden detectar fácilmente los huevos del Schistosoma, que poseen una forma característica. En algunos casos, los huevos no son visibles hasta al menos dos meses después de la penetración de la piel por parte del parásito.

Pastillas de un medicamento

El antiparasitario praziquantel es el medicamento de elección, los estudios científicos avalan su uso. La Organización Mundial de la Salud lo distribuye gratuitamente.

Se plantearon alternativas, con ivermectina por ejemplo, pero hasta ahora ningún ensayo científico ha demostrado mayor eficacia.

Como la infección está asociada a actividades vinculadas a los cursos de agua dulce, sobre todo cuando la permanencia en los mismos es mayor a los treinta minutos, las recomendaciones preventivas apuntan allí.

En zonas donde la enfermedad es endémica, como sucede en África o zonas de Brasil, los recaudos deben tomarse en los cursos de agua, donde las personas nadan, se bañan, practican la pesca o el lavado de ropa. También es importante el control sobre las aguas dulces que se utilizan para la agricultura.

  • Gray DJ, Allen G, Yue-Sheng, McManus DP. Esquistosomiasis: diagnóstico y manejo clinic. BMJ 2011;342:2651-2651
  • King CH, Dangerfield-Cha M. The unacknowledged impact of chronic schistosomiasis. Chronic Illness 2008;4:65-79
  • Doenhoff MJ, Cioli D, Utzinger J. Praziquantel: mechanisms of action, resistance and new derivatives for schistosomiasis. Curr Opin Infect Dis 2008;21:659-67.