Estas son las consecuencias de dormir menos de 8 horas al día

Carolina Betancourth·
10 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
08 Mayo, 2019
¿Sabías que la falta de sueño puede afectar directamente a tu cutis? Al dormir bien favorecemos la regeneración celular y también producimos más hormonas que le aportan elasticidad a la piel

¿Tienes dificultades para dormir? ¿Acostumbras a dormir menos de 8 horas? Si tienes respuesta afirmativa para estos interrogantes debes saber que tu salud está en riesgo. Incluso es probable que sufras las consecuencias a corto y largo plazo.

Desde hace cientos de años se sabe que el sueño y su calidad tienen mucho que ver con diferentes aspectos de la salud. Es al descansar cuando el cuerpo inicia determinados trabajos que no puede hacer durante el día.

Las consecuencias físicas se notan casi de inmediato. Pero también pueden darse efectos emocionales de la falta de sueño que pueden llegar a afectar a la persona cuando no se les da un control adecuado.

Tener un sueño placentero y sin interrupciones equilibra el estado emocional y físico. Cuando alguien no duerme el tiempo aconsejado, lo más seguro es que sus efectos se reflejen en una disminución de calidad de vida.

¿Conoces las consecuencias de no dormir bien? Estos son algunos de los riesgos que corre tu salud si no descansas como deberías.

Dormir menos de ocho horas al día puede resultar en un aumento de la presión arterial

Médico tomando la presión arterial a paciente

No dormir, dormir menos de lo necesario o tener dificultades para conciliar el sueño influyen de forma directa sobre la presión arterial. Disfrutar de menos de 8 horas de sueño puede incrementar los niveles de presión arterial sistólica. Así lo confirman investigaciones como la llevada a cabo por la Clínica Mayo.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo bajar la presión arterial sin usar medicamentos

Dificultades en el páncreas

La falta de descanso tiene una repercusión importante en la habilidad para procesar la glucosa. Esto lleva a padecer altos niveles de azúcar en la sangre. Así, aumenta el riesgo de sufrir de diabetes tipo 2. Así lo confirman investigaciones como la publicada en 2018 en la revista Metabolism: Clinical and Experimental.

Incremento del apetito

La disminución del periodo de sueño está asociada con el incremento de índice de masa corporal (IMC). No dormir el tiempo adecuado disminuye los niveles de leptina (reductora del apetito). Por otra parte, los niveles de grelina (estimulante del apetito) aumentan.

Por este efecto, se está relacionando la privación de sueño con el riesgo de padecer obesidad. Todo esto se debe a que el deseo de ingerir carbohidratos y calorías aumenta, creando a su vez una ansiedad por la comida.

Dormir menos implica un menor gasto de energía

Las personas que no duermen de forma adecuada suelen ser menos activos físicamente. Esto, lógicamente, deriva un menor gasto energético y, por ende, mayor acumulación de calorías.

Si a la reducción de la actividad física se le une el aumento del apetito y el deseo por ingerir alimentos poco saludables, es más que evidente que este tipo de alteraciones desempeñan un papel esencial en el peso corporal.

Efectos en el cerebro

Imagen de un cerebro

El cerebro es uno de los órganos al que más afecta no dormir la cantidad de tiempo adecuada. Los efectos sobre este son inmediatos. Tras no dormir bien o tener una mala noche, es difícil que la persona logre rendir cognitivamente y concentrarse en sus actividades.

Pero, además, a largo plazo, el cerebro disminuye su capacidad para limpiar las proteínas formadoras de placas que, más tarde, dan lugar a la demencia o la enfermedad de Alzheimer.

Sistema inmunitario débil

El agotamiento físico provocado por una mala calidad del sueño compromete al sistema inmunitario. Lo que ocurre al dormir menos de lo necesario es que se genera un déficit de anticuerpos y se incrementa el riesgo de padecer enfermedades e infecciones, tal como indican estudios como el publicado en 2007 en la Revista ecuatoriana de Neurología.

Estrés

Las consecuencias sobre el estado de ánimo son inmediatas. Casi siempre se manifiestan con emociones de irritabilidad, estrés, ansiedad o depresión. Después de tener una mala noche o no dormir lo suficiente, existe un mayor riesgo de padecer estrés.

Dolencias que pueden darse al dormir menos de ocho horas al día

Tener menos de 8 horas de sueño al día implica un mayor riesgo de padecer dolencias musculares y fuertes dolores de cabeza durante el día.

Envejecimiento prematuro

Envejecimiento-prematuro

El desvelo, junto con el tabaco y el sol, es de las principales causas de envejecimiento prematuro. Así lo confirman investigaciones como la publicada en 2005 en la Revista Colombiana de Psicología.

Además, un buen descanso contribuye a la regeneración celular. También disminuye el impacto de los radicales libres sobre los tejidos de la piel.

No olvides leer: Combinación natural que te ayudará a retrasar el envejecimiento

Debilita los músculos

De nada sirve entrenar horas para fortalecer los músculos si no por la noche se tiene un descanso adecuado. Durante el sueño el organismo libera hormonas que regulan funciones principales, entre las que están las del crecimiento.

Por esto, quienes duermen poco difícilmente desarrollarán sus músculos de manera adecuada. Es más, resulta muy probable que sientan mayor desgaste físico. Así lo confirman investigaciones como la llevada a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia.

Como ves, dormir menos de lo que el organismo necesita o tener una mala calidad del sueño tiene consecuencias negativas a nivel físico y emocional. No dudes en poner remedio de inmediato o acudir a un especialista si tienes problemas para dormir.

  • Roth, T. (2007). Insomnia: Definition, prevalence, etiology, and consequences. Journal of Clinical Sleep Medicine. https://doi.org/10.1378/chest.14-0970
  • Welburn, S. C., Maudlin, I., & Simarro, P. P. (2009). Controlling sleeping sickness – A review. Parasitology. https://doi.org/10.1017/S0031182009006416
  • Wade, A. G. (2011). The societal costs of insomnia. Neuropsychiatric Disease and Treatment. https://doi.org/10.2147/NDT.S15123